Cuándo cambiar las zapatillas de correr

Fin de vacaciones y vuelta al cole. Muchos runners vuelven a calzarse sus zapatillas, yo retomo el blog.

Y con la vuelta al zapatero surge la primera duda de la nueva temporada, ¿mi zapatilla sigue “en forma” para seguir tragando kilómetros o es hora de jubilarla? De eso os vengo a hablar en esta ocasión, de cómo saber cuándo cambiar las zapatillas de correr.

Como ya comenté, un mal uso de tus zapatillas puede acabar desembocando en la temida lesión. Y dentro del mal uso se incluye “estirar” demasiado su vida útil.

El principal motivo por el que un runner suele decidir retirar una zapatilla es por un desgaste excesivo de la suela. Y con razón. ¿Acaso creéis que un desgaste de la suela como el de la zapatilla de la foto no “invita” a una peor pisada?

zapatillas-running-suela-desgastada

La rotura del upper es otro clásico. Una pequeña rotura no deja de ser una vía de entrada de piedrecitas, tierra, etc. dentro de la zapatilla. Es decir, una vía de entrada a la incomodidad. Pero es que además la rotura del upper conlleva empeoramiento del ajuste al pie que puede desembocar, como poco, en ampollas y rozaduras por el movimiento del pie dentro de la propia zapatilla.

Aunque la suela y el upper no den signos de desgaste materiales como el de la mediasuela pueden ir perdiendo propiedades. Y la mediasuela es clave en la protección y estabilidad.

Para detectar el deterioro de la mediasuela las sensaciones son importantes. Todos notamos cuando una zapatilla va perdiendo amortiguación. Si no habéis cambiado vuestras rutinas de entrenamiento y empezáis a notar molestias en algunos músculos también puede ser una señal de la que la protección de la zapatilla ya no es la misma.

Al margen de las sensaciones la otra opción es aplicar la regla que dice que la mayoría de los modelos de gama alta rinden bien entre los 700 y los 1.000 kilómetros. Depende de muchos factores (peso del corredor, técnica de carrera, superficie por la que se corra mayoritariamente…) pero esa es la referencia.

Los tiempos no están para cambiar de zapatillas alegremente… pero eso no es excusa para machacar en exceso tus zapatillas. Porque una lesión es lo peor que le puede pasar al corredor. Si la economía no acompaña, mi consejo es que, mejor optar por modelos algo más económicos (que además suele doler menos tirarlos a la basura).

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuándo cambiar las zapatillas de correr

  1. Mario dijo:

    Para hacer una buena carrera y de forma saludable, hay que utilizar buenas zapatillas, es algo que hay que invertir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *