Una mierda de ley

Callen las calles, brote la nada, hagamos la autopista de los ladrones, sin bandas sonoras, sin peajes. Silencio, se roba.

No es un tibio escarnio ni una ligera capada de gónadas democráticas tener pavor al gobierno salido de las urnas y sentir la impotencia y el desamparo que destilan sus decisiones. La impotencia, bien argumentada por los hechos, de tener que tragar sin consuelo en medio del pasotismo, social y general, y con sólo cuatro protestas aireadas por los últimos despojos combativos, hoy diluidos en su mayoría por otras preocupaciones, sin duda, pero también porque el esfínter ha dado de sí cuarto y mitad, a base de darle lo suyo, y ya apenas escuece. Y si escuece, a aguantarse toca, y ¡vivan las libertades!, grito socorrido donde los haya y de imposible traducción: lo mismo sirve para tirios que troyanos, rotos y descosidos, democracias y dictaduras, nobles y villanos. Que vivan las libertades, que vivan cada vez más lejos en una democracia encogida como un mal jersey de imitación.

Una semana más, el goteo de sinvergüenzas ha sido un chorro imparable, que ni los puentes respetan. Pero en este país, para uno que está hasta los cojones, y lo dice, hay nueve que otorgan y, por si la bestia despierta, el nuevo corsé ya está en máquinas, presto a ceñir gargantas y acallar la calle. Vía libre a las cuentas en Suiza de los cabrones, al corporativismo de los políticos ladrones -más de 3.000 imputados, 3.000- y demás ralea colateral, banqueros incluidos. Manga ancha, hasta el punto de que siguen robando, fugando capitales, escándalo tras escándalo, y no se les ocurre poner coto (ponerse, sería lo correcto) a tanta rufianería, sino que idean leyes para que no les toquen los huevos con gritos destemplados. Ya ni se menciona el arrepentimiento ni mucho menos el pago penal por los desfalcos, no…, hemos llegado al punto de nieve de la soberbia y la prepotencia, y les molesta hasta la queja de los cuatro concienciados que restan…, y quieren acabar con ello, para que no haya ruido, para que robar sea todavía más silencioso, mucho más alevoso. Putas alimañas.

¿Dónde está la ley que protege a los ciudadanos de las constantes tropelías, atropellos que al final -es la economía, imbécil- pagarán ellos por la vía de los impuestos o de los recortes? Vean esa Hacienda, que esta misma semana y en medio de su particular guirigay, aceptaba facturas falsas para salvar el culo de la infanta; esos banqueros posando de tres en ringle y pasándonos por el morro la usura de haber ganado un 80% más, merced a las inyecciones de dinero público, y sin conceder créditos porque en grifos cerrados no entran moscas (cojoneras, desde luego); esa patronal salpìcada; esos sindicatos desahogados, los cortesanos, ex presidentes autonómicos, dirigentes del deporte…., todos hasta el cuello de la mierda que ellos mismos fabrican…, somos el número dos mundial en la percepción del crecimiento de la corrupción, por detrás de Siria, y tienen la poca vergüenza de venirnos ahora con una ley de supuesta seguridad ciudadana que persigue pararnos los pies a los ciudadanos, a los que sufren sus desmanes y se los deben comer enteritos cuando los leen en la prensa cada día, a los que esperan inútilmente que cesen los robos, que haya controles a los partidos y sus financiaciones ilegales -con la bandera enhiesta de las fundaciones, faltaría más-, a los que ven brotar nuevas islas del tesoro para tesoreros…, a quienes observan cómo el país se va a la mierda…

Pues, mierda sobre mierda, he aquí una ley de mierda.

 (No es ésta la rabieta de un bloguero de mierda: El Consejo de Europa, la institución encargada de velar por el respeto a los derechos humanos en el continente, ha calificado de altamente problemática la propuesta de Ley de Seguridad Ciudadana presentada por el Gobierno español. Terminarán por maquillarla, pero miren fijamente a una mierda y digan cómo puede mejorarse).

 (Gracias por la visita. Regreso el domingo, día 15)

En Twitter: @PZudaire

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Una mierda de ley

  1. Roberto dijo:

    No se puede decir más claro. Gracias por poner en palabras los pensamientos de muchos, entre ellos los míos.
    Que no se termine este punto de rabia para que no pensemos: “ahora ya me he desahogado, ya puedo seguir tranquilamente”. Pues no, sigamos quejándonos de todo lo injusto que nos están imponiendo y ¡¡¡REACCIONEMOS!!!
    Para un próximo post, me gustaría que opinaras sobre otro pisoteo que estamos sufriendo, la supuesta investigación a los profesionales del modelo D por el simple hecho de desarrollar su labor ahí y el absoluto desamparo por parte del consejero, pese a sus palabras queriendo decir lo contrario.
    Gracias por todo, un saludo de corazón.

  2. Elías Napal dijo:

    Y que sugieres que hagamos los de a pie. Una revolución a la francesa? Una desobediencia civil dejando de pagar impuestos? En las próximas elecciones votamos a los partidos más radicales tanto de un lado como de otro para que se jodan los de siempre? Anda que no está difícil la cosa. Y pensar que cuando vaya la cosa a mejor y haya más para repartir volverán los oscuros buitres en tu balcón sus nidos a colgar. Mientras el sistema no cambie poco o nada se podrá hacer. Supongo que las próximas generaciones se lo tomarán más en serio. Me ha gustado el blog.

  3. Mar dijo:

    Claro y conciso, toda esta situación nos tiene a muchos en estado de sock, es increíble que el poder en este país se lo estemos dando a una casta política que juega a creerse Dios, igual da, nos están dando por todos los lados, cada día nos dan una “nueva alegría” …. ¡ESPABILEMOS!

  4. Sara dijo:

    Es posible que tengas razón en cuanto al contenido del artículo.
    Pero eran necesario usar un lenguaje tan soez y ordinario?

    • Carlos dijo:

      Perdón. ¿A qué llamas tú lenguaje soez y ordinario?. Ante las “agresiones” tan brutales que estamos padeciendo, me parece correcto usar un lenguaje crudo como el que usa Francisco Javier. Es más, creo que la situación se merece unas definiciones más despiadadas.
      Gracias Francisco, por hablar tan claro y conciso.
      ¡Ahora ya, es momento de actuar para eliminar esta podredumbre!
      ¡Actuemos!

  5. maria dijo:

    Zudaire ¿y que dices de los que dicenque se puede vivir con 450 a 800 e una familia?
    Cuando quieran que nos inviten a sus casas y lo demuestren con lo que vivien ellos

    • Francisco Javier Zudaire dijo:

      Digo que la dignidad de las personas exige unos ingresos, a los que todo el mundo debería llegar, que la hagan posible. Saludos

      • maria dijo:

        hola otra vez ,por favor recopile todos los buenos articulos que escribe y editelos en un libro,y si en cada trabajo suyo coperase su compañero oroz seria estupendo se uniria critica y humor del bueno ,saludos

        un saludo

  6. VICENTE dijo:

    HE VIVIDO 36 AÑOS EN PAMPLONA, Y SIEMPRE ME HAN GUSTADO TUS ARTÍCULOS, SOY ADMIRADOR TUYO, DESDE SIEMPRE; AHORA DESDE CASTILLA LA MANCHA VÍA INTERNET TE SIGO LEYENDO.- MUCHO ÁNIMO FRANCISCO JAVIER, TIENES UNA LEGIÓN DE LECTORES.- SALUDOS.-

  7. FERNANDO IRIARTEfiriarted@gmail.com dijo:

    Increible el articulo de Fcº. Javier Zudaire.Es de lo mejor que he leido en
    tiempos actuales.Increible tambien que D.N. lo haya publicado.-
    Os agradezco esta lecciòn de democracia en esta situaciòn de retroceso
    a las cavernas que,todos somos culpables por cierto. a que hemos llegado.
    Polìticos actuales, por favor, retiraros si teneis la mìnima verguenza exi-
    gible.FID.

  8. Aser Aguado Lizaldre dijo:

    Muchas gracias Francisco por expresar lo que muchos pensamos y no hay reacción alguna por parte de los dirigentes. Más claro no se puede hablar, somos la vergüenza de Europa y no me siento nada orgulloso de mi país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *