Precipitación acompañada de barro

El pasado viernes disfrutamos en Navarra de cielos soleados, que estuvieron acompañados de calima o polvo en suspensión. Este fenómeno se produce cuando en niveles medios de la atmósfera tenemos una irrupción de vientos procedentes del sur hasta nuestra tierra. A lo largo de la tarde del viernes se formó nubosidad de evolución diurna, que en algunos puntos de Navarra, como en Pamplona, dejaron algunos chubascos de muy poca importancia. Precisamente porque llovió muy poco, se puedo apreciar claramente sobre los coches la cantidad de barro que llegó a desprenderse desde la atmósfera acompañando a la lluvia. Se trata de un fenómeno más propio de África o del sur y este de España, pero que en ocasiones, cuando el viento del sur tiene la suficiente fuerza, consigue también llegar hasta el norte del país.

Durante la tarde del viernes, y antes de que entrará el viento del norte barriendo toda esa calima y todo el calor que teníamos acumulado, daba la sensación de que en vez de estar en Navarra estuviéramos en pleno desierto.

La previsión para lo que queda de domingo es que tengamos un día soleado en toda Navarra. La nubosidad de tipo bajo que está presente en puntos del norte y oeste de Navarra irá desapareciendo con el paso del día. Las temperaturas máximas suben rondando los 29/34 grados de media. La más altas se darán en la Ribera y en Pamplona rondarán los 32 grados. Los vientos flojos, predominando los del norte.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *