La pelota de ayer

El pasado fin de semana encontré un hueco para oxigenarme de la actualidad deportiva, de la tiranía del mando a distancia y los transistores, y fui al cine a ver ‘El Gran Gatsby’, que quizá no es una mala opción para un domingo libre después de todo. No voy a destripar la película, aviso. Pero la última de Di Caprio y del director de Moulin Rouge me entretuvo un rato entre las coreografías, la banda sonora, el vestuario y la reconstrucción digital del Nueva York de los años 20. Eso sí, a la hora de emocionar, de hacerme revivir la tragedia que tejió Scott Fitzgerald en su novela, la historia no… como que no funcionó.

Entiendo que la película haya recibido críticas contrapuestas: para unos es un espectáculo fastuoso, mientras que otros, cariñosos ellos, la tachan de asesinato al texto original. Yo no diría tanto, pero sí que es una muestra de lo complicado que resulta trasladar la literatura al cine. En definitiva, son lenguajes distintos y espectadores diferentes, incluso aunque el que vaya con un barril de palomitas a ver una película y el que se siente en el sofá a leer tengan el mismo DNI.

Hablando ya de pelota, creo que hay que tener en cuenta lo dicho para el cine y la literatura a la hora de comparar el Manomanista que tenemos hoy con los de antaño. Y al decir antaño me refiero a los anteriores al traumático boom de este deporte en televisión que, a principios de los 90, lo metió de lleno en la modernidad y aumentó exponencialmente su número de seguidores, pero se cobró su precio. El frontón se tiñó de verde y el cuero de blanco, el material se aligeró para que el juego ganara en viveza y fuera más rápido, espectacular, y todo ello funcionó con el heterodoxo Titín III como abanderado de aquella revolución. La pelota hizo lo que debía para adaptarse a un nuevo lenguaje: el de la televisión.

Antes, en unos partidos que recuerdo a duras penas, pero que son los que me inocularon la afición, los pelotaris huían de las prisas, del juego de aire y maduraban al contrario hasta agotarlo físicamente. La pared izquierda, mucho más protagonista que en la actualidad, era aliada y enemiga a partes iguales, el ingrediente que daba sentido a cada pelotazo y convertía la pelea en un deporte de precisión, no sólo de fuerza.

Desde luego que a finales de los 80 había precursores del juego rápido, pero no se acercaban ni de lejos al estilo actual. Irazola irrumpió en el Manomanista con el saque-remate como arma y a Joxean Tolosa y Fernando Arretxe se les consideraba pelotaris diferentes, únicos, por su dominio del sotamano. Sin embargo, lo ejecutaban un número de veces por partido que hoy resulta irrisorio. Cuando hace veinte años, el 21 de mayo de 1993, ambos se enfrentaron en cuartos de final del Manomanista, la crónica publicada en Diario de Navarra reflejó el dato por llamativo: “Las cuentas de los sotamanos fueron largas: 9 para Arreche y 12 para Tolosa”. Aquel día se dieron 224 pelotazos a buena en la victoria del navarro por 22-10.

En la siguiente ronda, Arretxe perdió con Julián Retegi en un choque que anunciaba la entrada de nuevos aires en la pelota, como describió el añorado Javier Hernández: “Fue la victoria de la imaginación sobre el poder. Le pudo la maña a la fuerza, el temple a la velocidad. El Manomanista fue ayer un traductor exacto y explícito de dos estilos distintos”. A continuación, los dos gigantes del estilo antiguo que ya declinaba, Julián Retegi y Ladis Galarza, disputaron la final, la última entre ellos: y a pesar de que no eran precisamente unos jovencitos se cruzaron 343 pelotazos hasta llegar al 22-19 definitivo a favor del de Erasun.

Hoy, alcanzar este número de pelotazos en un partido individual es noticia. Sin ir más lejos, el pasado domingo lo fue la victoria de Urrutikoetxea frente a Idoate por irse hasta los 381, cifra que no se alcanzaba desde hace 8 años. Los otros dos partidos de la jornada se quedaron en 162 (Bengoetxea VI, 22; Jaunarena, 10) y 138 (Irujo, 22; Beroiz, 6).

Quizá he escrito todo esto porque hace unos días mi amigo Iosu me comentó que había escuchado a su padre, veterano aficionado, discutir sobre si los pelotaris de ahora aguantarían un partido a los de antes o no. Simplemente, no se pueden comparar. Los de antes jugaban a una cosa y los de ahora, a otra diferente. Aquellos hacían literatura; estos, cine. Y cada arte tiene su tiempo, su ritmo y su lenguaje. Por eso si a la Gioconda le echamos un vistazo distraído nos puede parecer el sencillo retrato de una mujer de dudosa belleza o las obras de Shakespeare, en manos de un mal director de cine, recuerdan demasiado a los dramones de sobremesa de Antena 3.

Si tuviera que mojarme, y descontando las diferencias en cuanto a la preparación física, diría que algunos de los pelotaris actuales poseen recursos ofensivos y, sobre todo, defensivos con los que seguramente ni soñaron los de hace tres décadas. Pero del mismo modo que prefiero disfrutar de la tragedia de Jay Gatsby en el parsimonioso papel antes que en la frenética pantalla de cine, como espectador paladeo más los partidos de antaño, algunos disponibles incluso en Youtube, que los de ahora.

Para mí un buen partido no es una atropellada competición de ganchos, por mucho que estos estén perfectamente dibujados, sino un duelo que transmita temple y sentido, el mismo que destilaban los párrafos deliciosos, literarios, de Javier Hernández, como este que brindó a sus lectores de Diario de Navarra en la crónica de la final del Manomanista de 1993: “Tiró de enciclopedia y dirigió la pelota y el partido con una zurda prodigiosa, que más parecía guante que mano, seda que esparto. No se puede colocar la pelota con más exactitud, cruzando, arrimando, obligando…”.

Tres líneas bastan y sobran para adivinar que está hablando de Julián Retegi, del once veces campeón manomanista, y de una pelota que, desgraciadamente, ya no existe. De la pelota de ayer.

Julián Retegui

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a La pelota de ayer

  1. Pelotazale dijo:

    Efectivamente:los tiempos han cambiado y hay que adaptarse a ellos,no cabe duda.A la pelota le ha tocado transformarse y adaptarse al boom televisivo.No se pueden establecer comparaciones,ya que si no odiosas,pueden crear incertidumbre.Pelotaris buenos y fenómenos los hubo,los hay y los habrá.No hace muchos años había pelotaris de 1ª,2ª y 3ª categoría.El material ha cambiado drásticamente.Los pocos pelotaris que tiraban al rebote aquellas temibles pelotas negras y “de peso”,eran contados y pelotazos espectaculares.Sabor añejo.Los fenómenos surgían por generación espontánea y lo llevaban en los genes.Se preparaban por iniciativa propia y hacían lo que podían.Hoy están muy bien preparados.El que era bueno no hace mucho,lo sería también hoy y viceversa.He visto al mejor Julián y eso no tiene parangón.

  2. FELIX dijo:

    Que está pasando con el mano a mano, el duelo de dos pelotaris…?

    Poniendo un ejemplo, quien puede decir que los partidos manomanistas que juega Oinatz Bengoetxea pueden crear aficción. Cierto es que tiene su mérito, pero jugar al saque remate no creo que guste demasiado al público.

    La verdad, no soy entendido en este deporte, pero partidos como el del pasado domingo de Mikel contra Mikel si que son bonitos, no por ser largos, si no por tener muchos pelotazos, juego a bote, boleas, dejadas y emoción.

    Quizás se debería regular un poco el tipo de pelota para cada frontón.

  3. Javier dijo:

    Déjate de nostalgias. Loa peloteris de ahora son incomparablemente mejores. Cualquiera de los normalitos de hoy trituraría a los mejores Oguetas y compañía. La preparación es mucho mejor y tienen más recursos que antaño.

    • Cuanto charlatan dijo:

      Que iluso, cuanta pelota has visto tu?. Como Retegi II en elegancia y esa zurda depuradisima no hay nadie. Fisicamente estan mejor si, pero es que muchos de los que hay hoy en dia si no fuese porque estan muy bien preparados fiscamente no jugarian nada.

    • Pelotazale dijo:

      Veo que eres muy espontáneo,elemental y simplista.Es una forma de opinar…..Pero no hace mucho tiempo-no te estoy hablando de la posguerra-,había pelotaris de 1ª,2ªy 3ª categoria.Si las figuras de entonces hubiesen tenido acceso a los preparativos físicos de hoy día….vamos.Creo que tengo suficientes criterios para rebatirte esto,ya que toda mi vida he convivido con la pelota profesional en mi casa…Saludos y es bueno guiarse por emociones

  4. J. Pablo García dijo:

    No es justo hacer comparaciones sesgadas de los pelotaris de ayer con los de la actualidad. Son épocas y estilos diferentes. Conozco los de ayer como los de hoy y me parece que pelotaris como Aimar Olaizola y Martínez Irujo no tienen nada que envidiar a los grandes de épocas anteriores.

  5. Jesús dijo:

    No tengo ninguna duda sobre la superioridad de los actuales en pulmón, piernas y técnica. Otra cosa sería ver cómo responderían las manos actuales a los pesos de antaño en peloteos largos. Ahí sí

    • Pelotazale dijo:

      ¿Crees que pelotaris como Martinikorena,Piérola,Maiz,Vergara-II,Oreja-III,Retegui-I tenian menos técnica que los actuales?.He visto muchos partidos a Arroyo y te aseguro que para levantar aquellos misiles había que tenerlos muy bien puestos ya que la violencia era tremenda,y algunos delenteros actuales dudo que pudieran levantar aquellos tremendos pelotazos.

  6. Felix Mª dijo:

    A mí me gustaba más con aquéllas pelotas de antes. Qué recuerdos de aquéllas cortadas de ARRIARAN III a ras de chapa entre el 3 y el 4, levantarían la 1ª, la 2ª y la 3ª?; el único que se atrevía a levantarla era TAPIA II, que a la tercera se tiraba estilo TITIN, de gancho y esa jugada entonces se consideraba como una burrada porque se creía que se podía romper la mano,
    de ahí que la ejecutaban contados pelotaris, los considerados muy Valientes, en el sentido más amplio de la palabra.

  7. CarlosDL dijo:

    TITIN III, para nosaltres Les Riojanos, es una Leyenda.
    Sr. Iborra,Ud. también, puede leer de F.S. Fitzgerald , la novela” A this side of the paradise “, A este lado del paraiso. ¿ Lo capta ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>