“De donde yo vengo, el raro eres tú”

Recuerdo que, de niña, solía pensar que las editoriales eran como unas fábricas pequeñas, ocultas y casi secretas donde los libros salían de máquinas maravillosas llenas de historias, conectadas a cintas transportadoras y que terminaban en unas cajas de colores con grandes fotos de escritores impresas en los márgenes.

Más adelante, mi imagen de las editoriales se modificó, por supuesto. Pero nunca hasta conocer a Marta Martínez Carro había comprendido de una forma integral que una editorial puede serlo todo: desde un trabajo hasta un sueño, pasando por una auténtica revolución. Ella es diferente. Y su editorial, ContraEscritura, también. De entrada os apunto su lema: “De donde yo vengo, el raro eres tú“.

Ella es mi invitada hoy en el menú de la Sopa de Letras. Pasad a conocerla. No os arrepentiréis.

Hola, Marta: ¿Cómo fue tu aterrizaje en el mundo editorial?

Estudié Periodismo (2007) y un máster (2009-2010) para poder doctorarme en Fotoperiodismo y Ética, una tesis en la que estuve trabajando tres años sin beca porque me faltaban tres décimas. Luego, tuve que dejar mi trabajo de periodista y caí en una depresión que me llevó a la bulimia por la que estuve en tratamiento (con la correspondiente vuelta a casa de los padres y esas cosas).

Dejé la tesis porque descubrí que no necesitaba otro papel que dijera que era experta en nada y menos por parte de un sistema educativo y económico que, a los que nos licenciamos en 2007-2008, nos engañó soberanamente (estudia, estudia que luego la vida te lo compensará ¡JA!). También era muy consciente de que yo tenía demasiados ideales para el periodismo de este país, lo comprobé en los múltiples medios por los que pasé y llegué a la conclusión de que el mundo iba a acabar haciéndome daño.

Entiendo que llegaste a los libros a través del periodismo, pero ¿cómo te hiciste editora?

Escribí mi primer poemario “Muertes inéditas” publicado por Parnass y en 2014 “Callejones con salida” en Ediciones en huida. Con ese dinero, unos 200€ (no tenemos ni un sólo crédito contraído con nadie, buscamos soluciones imaginativas), decidí ponerme a trabajar en montar la web, registrar la marca, cambiar logo,… y los primeros socios, fundamentalmente lectores de mis poemarios y seguidores de twitter (ya no tengo cuentas personales en ninguna red, ni whatsapp ni nada), pude sacar el primer libro y uno ha podido ir sacando el siguiente y así, hasta hoy (creo).

La resaca de la bulimia me despertó en enero de 2016 una fibromialgia (en mi caso se concreta en una rotura del sistema nervioso que hace que mi cuerpo no distinga el dolor de lo que no lo es y que crea que siempre hay dolor), con agotamiento crónico a la que aún intento adaptarme porque siempre he sido una persona muy activa. No digo que la editorial y mis circunstancias sean fáciles pero hacer libros me hace absolutamente feliz y siento, quizá por primera vez en mi vida, que soy libre, que elijo mis cadenas y lo que permito que me apriete, y que haré todo lo posible para que esto tenga continuidad. Dicen que tengo una bonita sonrisa pero no sé si con eso he convencido a nadie de nada… Te puedo contar que me hice autónoma en marzo de 2015 y que el primer libro salió en junio de 2015, por lo que estoy a punto de cumplir dos años de autónoma pero a la editorial aún le queda un poco más.

ContraEscritura, Papiroverba y ConTexto. ¿Quién es quién es esta gran familia editorial?

En ContraEscritura www.contraescritura.com tenemos dos líneas editoriales: Papiroverba (de autores vivos, completamente abierta a la poesía, prosa poética, novela, relato…) y ConTexto (de autores muertos, fundamentalmente primeras traducciones de autores olvidados en España o nuevas traducciones y compilaciones).

¿Hay unos rasgos comunes que os definan?

Sí.

Uno: Estamos en contra de la dictadura de la novedad. Si un libro es bueno, lo será siempre.

Dos: Nos auto distribuimos porque queremos tratar con personas y las distribuidoras (por lo menos las que he tenido el des-placer de conocer utilizan prácticas que rozan la extorsión y la usura tanto hacia editoriales como hacia libreros). La auto distribución nos permite trabajar librero a librero, librería a librería y ciudad a ciudad y así ir viendo qué se necesita/quiere/busca en cada sitio, la comunicación es importante y muy personal, al final somos compañeros de un ecosistema y todos luchamos por acabar con algunas prácticas que lo ponen en peligro.

Tres: Tenemos socios y socias que pagando una vez se convierten en parte de esto siempre. Los hay que pagan y ya, y los hay que se implican hasta límites que ni imaginarías.

Y hasta salís de bolos, como los cantantes…

Hacemos giras por todo el territorio. Es una característica rara, pero efectiva. A veces presentamos libros y otras veces simplemente les hablamos del proyecto editorial. Hemos hecho más de 40 eventos públicos en espacios culturales (desde librerías hasta ponencias universitarias -a propósito del libro “Goethe en Dachau” hay dos artículos académicos de la Universidad de Navarra y otro de la de Valencia) en este año y medio.

¿Cuál ha sido el libro más difícil que te ha tocado editar? ¿Por qué?

“Una Juventud en Alemania” de Ernst Toller, porque basándome en la idea que siempre mantengo con los libros de ConTexto, me requerría un esfuerzo de estudio que, por ejemplo, “Goethe en Dachau” no supuso. Estuve más de seis meses estudiando para que no se escapara ningún detalle teniendo en cuenta que era probable que el lector no supiera de los pormenores del final de la Primera Guerra Mundial y los elementos políticos y ciudadanos que conformaron y determinaron el inicio de la República de Weimar. Así que trabajé en una edición que tuviera todas las herramientas necesarias para leer el texto sin dificultad y sin perderse en dichos detalles.

¿A quién te gustaría editar?

Creo que aún no lo conozco. Sí sé qué tipo de editora me gustaría ser: una sin miedo. Un referente, sin duda, es el editor holandés Querido Verlag que acabó muriendo en un campo de concentración nazi, pero jamás dejó de publicar y dar voz a los que tenían cosas importantes que decir.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta (o de los que huye) la edición hoy en día, desde tu punto de vista?

La gran edición, la de los grandes grupos, creo que no se enfrenta más que a su propia desaparición. El lector es cada vez más crítico con el producto que se le ofrece y no tiene dinero ni tiempo para tonterías aunque esa desaparición puede ser lentísima o no darse porque supone conglomerados editoriales enormes que pueden permitirse pérdidas económicas que los peces pequeños no podemos. En cuanto a las editoriales independientes de mayor trayectoria, creo que el reto está en sostener la calidad que les llevó a alcanzar la reputación con la que cuentan. Si me preguntas cuál es el reto para una editorial como ContraEscritura, te diré que es la simple supervivencia, no crecer a costa de cualquier cosa, ser sostenibles y coherentes.

¿Y si mañana te llamaran de Planeta o de alguna de las grandes para dirigir una de sus delegaciones, qué les dirías?

Les diría que, lamentándolo mucho, no tengo tiempo. Dedico mi vida a lo que realmente creo. Soy una idealista sin remedio y yo no emprendo, pero sí elijo muy bien mis propias cadenas.

¿La Literatura nos salva o nos condena, Marta? ¿Tú qué crees?

La Literatura nos salva, sin duda. Es cierto que un lector voraz puede llegar a sentir cierto desapego con el mundo que le rodea, con la realidad pero es en la Literatura, como en otras formas de arte, donde podemos encontrar las claves que nos permitan llegar a puntos de reflexión que, de permitírnoslo a nosotros mismos, pueden llevarnos a la acción y con ella al cambio y a la mejora de las sociedades en que vivimos.

Háblame del último libro que has leído y te ha dejado huella…

Limitándome a los libros que llevo este año, resaltaría “Diario de un desesperado” de Reck e “Hijo de este tiempo” de Klaus Mann, ambos publicados por Minúscula editorial. Por suerte, queda mucho año por delante y muchas lecturas a las que hacerles un hueco entre mis cicatrices.

Fotografías: Raúl Lainez

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *