La optitud de Los Pantor

Érase una vez un grupo de cuatro amigos optimistas y resueltos que un día decidieron poner nombre a su sueño de ser enviados al espacio en un panteón orbital llamado Pantor. Como les parecía un poco lejano ese momento y un tanto aburrido el panorama de futuro que les esperaba tras sus decesos, optaron por ponerse manos a la obra en vida y, aquí en la tierra comenzaron a plasmar negro sobre blanco sus pensamientos y conversaciones en forma de libros.

IMG_2823

Fue así como nació la firma editorial que lleva el mismo nombre que el sueño, Pantor, y que ha dado ya luz un puñado de títulos lúcidos y optimistas que abogan por la buena vida. Son los libros que previsiblemente llevarán consigo en esa nave orbital y que, quién sabe, podrían llegar a ser un legado en clave de positividad para los habitantes de lejanas galaxias.

La verdad es que dicho así, todo esto suena como a broma, pero no lo es. Estamos tan acostumbrados a la ortodoxia, a la grisura de seguir al pie de la letra los dictados de la masa, a no salirnos del guión y a hacer todos más o menos lo mismo, que de repente escuchar o leer una historia como esta de Los Pantor, suena a chiste, cuando no a locura. Y lo cierto es que puede que sean unos locos pero, si es así, diré que son unos locos brillantes y muy necesarios.

IMG_2820

Porque el Equipo Pantor (como se hacen llamar) defiende a capa y espada valores que a veces da la sensación de que están en desuso, como la conversación, la risa, la humildad, la gratitud, la lentitud o la inocencia. “Son valores que se están quedando en un segundo plano en la sociedad nuestra de la velocidad, el pragmatismo y la tecnología, y que nosotros queremos reivindicar día a día en nuestros encuentros, en nuestras charlas y en nuestros libros”, dice Iosu Lázcoz.

IMG_2824

Iosu Lázcoz es uno de los miembros del Equipo Pantor. Biólogo de formación, ejerce de conferenciante, autor y estudioso de la psicología positiva desde hace años. Tanto es así que fue la primera persona en España en usar el hagstag #psicologíapositiva en 2005. Y ha creado un término, la Optitud, que resume muy bien su filosofía de vida: “Optitud es la fusión de dos palabras clave para el desarrollo humano: optimismo y actitud. Te diría que es una palabra que marca una forma de estar en el mundo ante los avatares de la vida. Se trata de configurar nuestro cerebro en clave optimista, a fin de optimizar todo lo que hacemos. La optitud es vital y esencial para el ser humano que quiere tener una visión positiva ante la vida. Además, como ocurre con la risa o con el sentido del humor, el optimismo tiene probados efectos  positivos sobre la salud, lo mismo pasa con la optitud. Así que todo ayuda”.

IMG_2825

Junto a Iosu, el grupo Pantor lo conforman Juan Sanmartín, propietario de una empresa audiovisual; Alberto Lusarreta, ingeniero; y Xabi Irujo, filólogo, historiador y filósofo que trabaja como catedrático en la universidad de Reno, en Nevada (Estados Unidos).  Un crisol de perfiles humanos y profesionales dispares pero al mismo tiempo complementarios. Entre todos, aportan perspectiva a la reflexión y al debate en cada uno de sus encuentros, al igual que en cada uno de los libros que llevan publicados hasta hoy.

Se conocen desde la juventud y han pasado miles de horas juntos, disfrutando de momentos de todo tipo, pero en especial de conversaciones que les han llevado a debatir y divagar sobre temas de lo más variopinto: Nos gusta hablar de ética, libertad, estética, entropía… todo lo que nos lleva a un terreno que nos permite compartir pensamiento y aprender siempre algo de los demás”, dice Xabi.

Y fue precisamente en uno de esos encuentros donde nació el grupo y la firma editorial Pantor: “Allá por 2009, una tarde de mayo, fue cuando nació Pantor, como una celebración de nuestra amistad alrededor de una mesa entre conversaciones y vino. Era una noche de verano clara y vimos la estación espacial en el cielo, así que comenzamos a divagar acerca del espacio y del panteón orbital. Aquella noche decidimos el nombre de nuestro sueño: Pantor (como acrónimo de panteón orbital), y ahí comenzó todo a tomar forma”, explica Alberto.

IMG_2816

Al poco de aquello, en 2010, Xabier Irujo, que trabajaba de profesor en la universidad de Idaho, publicó el primer libro bajo el sello Pantor titulado ‘Ética e instinto’. “Era básicamente una recopilación de ideas y pensamientos que habíamos compartido en cientos de encuentros, pero que también nos habíamos estado intercambiando a lo largo de los años a través de emails. Creí que era una buena manera de comenzar a recoger nuestra visión y también una forma de llegar a otras personas que pudieran estar interesadas en conocer nuestros puntos de vista, bien porque estaban de acuerdo con nosotros o no. Ambas posiciones nos resultan enormemente valiosas”.

IMG_2826

Un año después, Iosu Lázcoz comenzó a impartir charlas y conferencias en torno al pensamiento positivo y la optitud, y aquello fue otra razón de peso para continuar con las publicaciones desde Pantor: “Las charlas de Iosu son muy divertidas y enormemente instructivas. Es imposible no reaccionar a su energía y a sus palabras. Así que decidimos también poner por escrito su mensaje y que llegara un poco más lejos. Fue entonces cuando publicamos el libro titulado ‘Optitud’”, señala Juan.

Tras esos dos primeros libros llegaron el resto: ‘Las leyes de Op y otros escritos’, ‘Tres cartas de Epicuro. Sobre la amistad, el placer y la felicidad’ y ‘100 recetas de Op para mi familia’. Todos ellos tienen en común el hecho de poner en el centro la felicidad, el optimismo, la optitud y los valores humanistas que defendía Epicuro quien, de alguna manera, ejerce de padrino del grupo: “A Epicuro la Historia no siempre le ha sido fiel. A veces se  ha tergiversado su mensaje haciendo ver tan solo la perspectiva más superficial de su mensaje. Sin embargo, Epicuro nos enseña a vivir bien, a hacerlo de forma honesta y simple, cada momento contiene la eternidad en sí misma, viene a decirnos en definitiva”.

FullSizeRender

Según Iosu “Los libros son una linterna, una forma de arrojar luz y esperanza a la vida de las personas en una sociedad en la que se han duplicado los casos de depresión y suicidio en los últimos años. Y en un país en que 4 millones de personas aseguran sentirse solas y perdidas. Paradójicamente estamos en la era de las relaciones sociales, pero estamos tan pegados a las pantallas y tan cegados con los estímulos tecnológicos que se nos han olvidado los valores básicos que nos hacen ser humanos. De ahí que aboguemos por recuperarlos en torno a una charla, a una cena, entre risas e intercambios de ideas donde se promueve la escucha activa y la lentitud de la vida nutritiva y en positivo”.

Tras conocerles y escucharles, tengo la sensación de encontrarme entre un grupo de sabios contemporáneos. Llevan la risa y los libros por bandera. Y en los montes navarros, bajo el firmamento y al lado de una mesa con un buen vino han construido su guarida. ¡Larga vida a Los Pantor!

IMG_2829

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La optitud de Los Pantor

  1. Ena HAVEN dijo:

    Muy contemporaneo y cierto comentario de nuestras vidas que se alejan mas y mas del contacto humano y del intercambio emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *