El tesoro de Quintanalara

Estoy planeando una escapada de verano a Quintanalara. Y Quintanalara no tiene playa, ni mar, ni grandes monumentos, ni restaurantes… Quintanalara es un pequeño pueblo de casitas de piedra, a unos 30 kilómetros de Burgos y donde viven 33 habitantes de los cuales tan solo 10 residen en la localidad todo el año. Pero Quintanalara tiene un tesoro que ofrecer a los amantes de los libros: cuenta con una biblioteca de Bookcrossing, que han puesto en marcha en apenas 6 meses, y que atesora ya cerca de 16.000 libros conseguidos gracias a donaciones.

El proyecto, que se llama “Entrelibros”, nació cuando el alcalde de Quintanalara, Rubén Heras, junto con un grupo de personas de localidad que trabaja por la cultura y el desarrollo de la zona, decidieron rehabilitar un antiguo potro (el lugar donde se herraban las monturas de los lugareños y de los viajeros que cruzaban estas tierras burgalesas), para convertirlo en una biblioteca. A partir de ahí, no han parado de recibir libros y en apenas unos meses ya han llenado el local con más de 10.000 ejemplares y tienen otros 6.000 pendientes de catalogar y esperando una ubicación en algún otro espacio del pueblo.

La de Quintanalara no funciona como una biblioteca al uso, donde coges en préstamo un libro y después lo devuelves, sino que es un lugar de intercambio: te llevas un libro y dejas otro. Por el momento ya se ha convertido en uno de los puntos de la red BookCrossing Spain con más libros.

quintanalara1

El antiguo Potro reconvertido en templo de libros (Imagen www.elmundo.es)

No puedo aguantar las ganas de saber mas del proyecto así que consigo su teléfono y llamo al alcalde, Rubén Heras, para darle la enhorabuena y hacerle unas cuantas preguntas. Este joven, oriundo del pueblo, no sale de su asombro: “El éxito de la idea y el apoyo de la gente nos ha sorprendido a todos para bien. En octubre planteamos la biblioteca de intercambio para dar vida a un espacio, El Potro. Luego, difundimos el proyecto a través de las redes sociales y repartimos marcapáginas, con idea de ir recogiendo donaciones de libros. Al principio conseguimos unos pocos, pero luego el boca a boca empezó a funcionar y el proyecto fue creciendo hasta casi dar la vuelta al mundo“.

Comenzaron recibiendo libros, luego los registraron y ahora ya están en proceso de liberación: “En todo momento el trabajo ha sido colectivo. Al principio, había un grupo de gente, unas 20 personas que íbamos regitrando los libros en la lista del Bookcrossing. Ahora estamos ya liberándolos. A su vez, estuvimos un tiempo trabajando en la construcción de las estanterías. Ha sido un trabajo de muchas personas que se han implicado y que ha dado sus frutos“.

Rubén cuenta que se dio un compendio de casualidades: contaban con un elemento etnográfico restaurado, con una serie de libros sin espacio, y una idea que genera mucha sinergía como es el Bookcrossing… y decidieron sumarlo todo desarrollando este proyecto para que la gente viniera al pueblo y se pudiera llevar los libros.  Ahora han recibido tantos libros que están buscando otro espacio dentro del pueblo. “Estamos pensando en otra biblioteca. No tanto de novela, sino una temática: libros de historia, de naturaleza, del entorno rural y que ponga en valor el mundo de la cultura, que ha estado olvidada en algunos puntos del medio rural. Nuestros pueblos son muy pequeños, en invierno somos tan solo 10 personas viviendo aquí, en verano muchos más, pero aún así, sentimos que debemos trabajar para incrementar las oportunidades para el desarrollo de la cultura en los sitios pequeños como el nuestro“.

quintanalara3

El alcalde de Quintanalara Rubén Heras (Imagen: www.diariodeburgos.es)

Queremos generar actividades. Pertenecemos a la asociación Tierra de Lara y queremos darle impulso a este proyecto para que vaya más allá del mero acto simbólico, a pesar del éxito que hemos tenido hasta ahora. Queremos lograr que puedan llegar a nuestros pueblos otras actividades, generar sinergías, etc… En el fondo lo que nos mueve es poner en valor la cultura y el patrimonio. Estamos pensando en más cosas, quizá algún concurso de relatos, etc… Este verano vamos a planificar 4 ó 5 actividades en nuestro entorno para potenciar la cultura en el medio rural.

Han llegado donaciones de todas partes. Y me cuenta que en especial han recibido muchos libros de aquí, desde la Universidad de Navarra recibieron un camión lleno de ejemplares. “Tenemos unos 10.ooo en la biblioteca, otros 6.000 sin catalogar. Nos han llegado hasta de Argentina… Pero nos pasan cosas curiosas: un día nos llaman de Jaén que nos quieren dar una caja de libros pero no pueden viajar hasta aquí. Y nos organizamos y un amigo que va de vacaciones pasa por allá o ellos paran a medio camino y los libros de una forma o de otra nos llegan. De igual forma, van saliendo proyectos inspirados en el nuestro a lo largo de la geografía. Un grupo de asturianos quieren conocernos porque planean hacer algo parecido a lo de Quintalanara, y  nosotros vamos a colaborar con ellos. En Orense también. Y salen iniciativas de todas partes, surgen sinergías“.

El alcalde me explica que siempre han tenido muy claro en el pueblo que no hay que caer en la endogamia, “en creer que lo nuestro es lo mejor“. Sino que hay que salir al mundo:Ha sido muy positivo, viene gente de fuera y te sorprende: han venido incluso archiveros que encuentran libros desclasificados, por ejemplo, o pequeñas joyas para bibliófilos. Aquí esperamos este verano muchos visitantes que vengan a conocer nuestra biblioteca. Y va a estar abierta permanentemente porque creemos en el respeto por las cosas públicas. Cuando tienes miedo y tienes todas las cosas muy controladas y cerradas se genera una dinámica que no favorece a la larga la educación en el respeto… Nosotros hemos apostado por abrir todas las puertas y cuando los ciudadanos asumen lo público como un bien colectivo, lo cuidan como si fuera propio. No es del ayuntamiento sino que es de todos“.

Le pregunto si él ha encontrado alguna joya en la biblioteca del Potro: “Son tantos libros que no sé qué decirte. El libro de ‘Los santos inocentes’, de Miguel Delibes, me emociona siempre porque narra un poco las similitudes del mundo rural de entonces con lo que pasa ahora, y las grandes diferencias que existen frente al ámbito urbano.

No necesito saber mucho más. Ya tengo la excusa perfecta para adentrarme en Tierra de Lara, seguir la ruta románica por Jaramillo de la Fuente o Lara de los Infantes,  degustar el mejor lechón asado de la comarca o visitar en Quintanilla de las Viñas una de las cinco ermitas visigóticas de España… pero sin duda alguna, mi objetivo está en ese mar de papel y de historias por descubrir, entre esas estanterías construidas con ramas de encina y rodeadas de libros, en la biblioteca de Quintanalara.

quintanalara-720x540

La biblioteca de Quintanalara cuenta con más de 10.000 libros donde perderse (Imagen burgosconecta.es)

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El tesoro de Quintanalara

  1. Pujol Canosa Maria Rosa dijo:

    Muchas felicidades por la gran idea cultural, democratica, moderna y con tanta disponibilidad. Otra vez felicito al Senor Alcalde de esta gran pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *