La vuelta al mundo en 196 libros

¿Qué pasaría si nos propusiéramos leer un libro de cada país del mundo durante el próximo año? Es lo que hizo en 2012 una lectora británica llamada Ann Morgan. Tras pasar toda su vida leyendo, en su idioma materno, obras de autores británicos y americanos, decidió “automedicarse con un curso intensivo de lectura global“. El resultado fue insospechado por la cantidad de experiencias que vivió en el proceso y por el enorme aprendizaje  que supuso para ella dar la vuelta al mundo a través de 196 libros.

ann morgan

La peculiar aventura de Ann Morgan está narrada en uno de los vídeos de la plataforma TED bajo el título “My year reading a book from every country in the world”. Es ahí donde Ann cuenta que todo comenzó el día en que se puso a pensar qué tipo de libros había leído toda su vida, qué tipo de libros eran los que compraba o leía en las bibliotecas o incluso, qué retrato daba de ella la librería de su casa. Se quedó sorprendida al ser consciente de que sus hábitos bibliófilos eran bastante limitados, a pesar de que ella se consideraba una persona “culta y cosmopolita”. Así fue que decidió emprender la original hazaña de leer un libro de cada país del mundo en el plazo de un año.

¿Por dónde empezar? Ese fue el primer reto al que debió enfrentarse. Teniendo en cuenta que el mundo era inmenso, acudió a la lista oficial de países reconocidos por la ONU y le salieron 196 países . Así que se estableció el plazo de leer cuatro libros a la semana.

No era ese el reto mayor (trabajando cinco días a la semana, como ella misma explica), sino que la gran dificultad para cumplir con esos plazos estaba, primero en encontrar traducción al inglés de todos y cada uno de los libros, y segundo en saber qué libro leer de cada país. “Me di cuenta de que era una xenófoba literaria, sin idea de por dónde empezar”, dice.

ann morgan1

Y pidió ayuda. “Decidí abrir un blog y pedir ayuda a personas de todo el mundo para que me indicaran qué libros leer de sus países. La respuesta no se hizo esperar. Primero eran mis amigos los que me recomendaban libros y autores, luego amigos de mis amigos, luego extraños… pero a los 4 días de haber abierto el blog, una mujer de Kuala Lumpur se ofreció a enviarme por correo un libro de Malasia y otro más que ella elegiría para mí de Singapur. Me di cuenta entonces de que, si quieres leer el mundo, si quieres encontrarlo y sales con la mente abierta a buscarlo, el mundo te ayudará“.

Es muy curioso escuchar en ese vídeo las anécdotas que explica esta lectora. Tuvo que ser fascinante ir recibiendo sorpresas de este tipo, ver día tras día, como ese mapa de lecturas del mundo iba tomando forma. Incluso explica que vivió situaciones tan inesperadas como que, un día navegando en twitter, la cuenta del Canal de Panamá le recomendara un autor y libro de ese país: “Sí, el canal de Panamá me habló a través de su cuenta de twitter y me sugirió al escritor Juan David Morgan. Así que me puse en contacto con él, pero no tenía obra traducida al inglés, con lo que él mismo me envió una traducción inédita de su obra titulada El caballo de oro. De esta manera, fui la primera persona que leyó esa obra en inglés. ¿No es maravilloso?“.

Fue así como traductores, escritores, literatos, libreros, bibliotecarios o lectores de todo el mundo enviaron sus recomendaciones o sus obras, a veces inéditas o ya descatalogadas a Ann, “dándome una impresión privilegiada de mundos imaginarios, a veces desconocidos para la mayoría de los lectores”.

Cuenta que leyó, por ejemplo, un libro que narraba una historia sobre el rey de Africa Austral, Ngungunhave, que lideró la resistencia contra los portugueses en el siglo XIX; o aprendió a través de otro libro sobre los rituales matrimoniales en una isla remota a orillas del Mar Caspio en Turkmenistán; o en otro libro se narraba una orgía en lo alto de un árbol en Angola; incluso señala que, ante la imposibilidad de encontrar un libro original de la isla de Santo Tomás y Príncipe que estuviera traducido al inglés, pidió ayuda y surgió un grupo de voluntarios traductores entre los que se encontraba la traductora oficial de la obra de José Saramago. “Al cabo de unas pocas semanas, tenía todo el libro traducido listo para leerlo”.

ann morgan2

Ann Morgan no ocultó en ningún momento sus limitaciones ni su falta de conocimiento de idiomas, o la falta de bagaje e información sobre literatura internacional, y esa fue su oportunidad y su mayor fortaleza: “No solo porque pude reunir a un grupo de personas de todo el mundo que me ayudaron a hacer un trabajo conjunto que sola nunca habría podido realizar, sino también porque aprendí y descubrí infinidad de historias y autores interesantes. El aprendizaje fue inmenso: quizá porque los libros tienen el poder de sacarte de ti mismo y ponerte en la mente de otras personas, así que por un tiempo miras el mundo a través de los ojos de alguien más. Eso puede ser incómodo, sobre todo si te muestran el mundo desde una perspectiva distinta a la tuya, pero es una oportunidad para abrir tu mente, aprender y crecer. Los libros tienen el poder de conectarnos más allá de toda frontera política, geográfica, religiosas, social o cultural”.

Esta lectora, que toda su vida había circulado en torno a la literatura anglosajona, explica que cuando después de transitar la lectura internacional volvió a los autores británicos, se dio cuenta de lo estrecha de miras que le resultaba “en comparación con la riqueza de perspectivas que el mundo tiene para ofrecer”. También cuenta que el listado, que durante los primeros meses había sido una mera enumeración, más bien académica, de nombres y países, luego tomó vida y se convirtió en un mapa palpitante y los nombres se convirtieron en personas que respiraban y la acompañaban y que la siguen acompañando de alguna manera, porque su huella ya es imborrable.

Un dato para los curiosos, ¿os estáis preguntando qué lectura eligió de nuestro país?: “El exiliado de aquí y de allá”, de Juan Goytisolo.

El viaje de Ann Morgan es tremendamente inspirador y nos ha puesto en la pista a muchos. A mí me ha picado el gusanillo y me dan ganas de seguir sus pasos en el 2016. ¿Quién se anima? Por si acaso, aquí os dejo la lista de los libros que ella leyó. Buena suerte, feliz año nuevo y ¡buen viaje, lectores!

http://ayearofreadingtheworld.com/thelist/

AnnMorgan3

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La vuelta al mundo en 196 libros

  1. Desucre y Guzman dijo:

    Que interesante. Aunque soy de esos lectores que se toman su tiempo para degustar, digerir, analizar y mucho mas, yo me apunto. No garantizo el poder terminar tanto libro en un sólo año; eso si, puedo convencerme que cada día es lunes y lunes de enero. He comenzado con Portugal. Cómo me gustaría poder encontrar audiolibros más facilmente, para así leer cuando necesito los ojos en el camino o en un cuadro…. Ya os mantendré informados…

    • galindob dijo:

      Gracias, Desucre! Cuéntanos cómo van tus andanzas literarias y pictóricas, por favor. Será un placer seguirte la pista. Como dices, comenzando por Portugal y siguiendo la ruta a partir de este enero. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *