El futuro del papel

¿Cuántas veces nos hacemos la pregunta de cómo serán los libros o los periódicos del futuro? ¿O si el papel sobrevivirá o si los formatos electrónicos y digitales se impondrán? ¿O hasta qué punto nos pone a prueba internet como lectores..? Es difícil saber a ciencia cierta las respuestas, pero si alguien puede darnos algunas interesantes claves al respecto es el periodista navarro Rafa Aguilera.

Este gurú del periodismo e internet participó hace unas semanas en el 16 Simposio Internacional de Periodismo Online (ISOJ) celebrado en la Universidad de Austin en Texas. Con él nos acercamos hoy, más que a los libros, a sus formatos. Y asistimos a la gran cita mundial con el periodismo, las letras y la tecnología. Pasen y escuchen:

 16991396399_4dd67e46b2_z

Sopa de Letras- ¿De qué hablamos cuando hablamos de periodismo online?

Rafa Aguilera: Te devolvería la pregunta. ¿De qué hablamos? ¿De Periodismo? ¿De Internet?

Si hablamos de Periodismo seguimos hablando de lo que siempre ha sido el oficio: de historias. De buenas historias aprovechando que ha muerto Lord Jones, que diría Chesterton, para contarle al lector que aún estaba vivo, para provocar que pueda identificarse con él o pueda despreciarlo.

Internet, como lo fue la imprenta primero y la radio o la televisión después, solo es una herramienta que nos permite multiplicar nuestras habilidades aunque, de momento, parece que sigue poniéndonos a prueba.

SL- ¿Y si te pregunto por cómo será el periodismo del futuro, qué me respondes?

RA: Sería muy pretencioso por mi parte responder a esa pregunta. Como mucho me atrevo a compartir algo que viví hace un par de semanas cuando asistí a un desayuno de trabajo en el que José Luis Orihuela desgranaba su método para generar buenas ideas. Fue realmente interesante.

El profesor Orihuela explicó cómo básicamente abordamos los retos de dos formas: desarrollando soluciones de experiencia o desarrollando soluciones de diseño.

Las primeras surgen al calor de nuestra zona de confort. Su planteamiento parte de nuestro conocimiento, nuestras rutinas, nuestros hábitos incluso de los tópicos.

Las segundas, nacen de la exploración y búsqueda de ideas nuevas y útiles para bien hacer las cosas mejor, de otro modo o, incluso, para hacer otra cosa diferente.

Yo creo que el Periodismo del futuro debe ser mejor, pero Periodismo. Creo que debemos hacerlo de otro modo, pero haciendo Periodismo.

Una y otra cosa nos exigen ser mejores profesionales, muy probablemente especializarnos. Ambas nos deben empujar a seguir aprendiendo más, entre otras cosas, de la historia de nuestra profesión. Algo que, por cierto, nos permitirá descubrir que hace tiempo que damos vueltas a lo que hoy vivimos como retos.

Claro que nada de lo anterior servirá si no volvemos a ser gente de la calle; si no volvemos a pisarla y conectar con ella. Tenemos que abandonar el pedestal; una posición ridícula que ya nadie entiende como acreditan los resultados de las encuestas sobre el papel en la sociedad de los medios de comunicación y los periodistas…

Volviendo al ‘método Orihuela’ si me preguntas por la opción ‘hacer otra cosa’ tengo mis dudas. Creo que entre los dos podríamos poner sobre la mesa algunas, bastantes, experiencias que se vistieron como un ‘nuevo Periodismo’ y acabaron siendo un fiasco… porque desvirtuaron lo que debe ser el oficio.

Eso sí, también te digo que no todo está perdido para quienes persiguen dejar todo atrás. En Austin surgió un nuevo reto para lo que hacemos, la realidad virtual aplicada a la narración periodística, que seguro que le va a dar mucho juego a quienes deseen explorar el territorio llamado ‘otra cosa’…

16994856197_950791a879_z

SL: ¿Cómo serán los periódicos (los de papel y los online)? ¿Qué futuro les auguras tras tu visita a Austin?

RA: Yo sigo creyendo en el Periodismo. Creo que tiene futuro; mucho futuro, en papel y online. Si no lo creyera no estaría metido en esto o, por ejemplo, no lanzaría proyectos como Dropcoin.

Estoy completamente seguro de que seguiremos leyéndolos. Todavía está por desarrollarse una tecnología que supere los puntos fuertes del dispositivo que conocemos desde hace 500 años como libro. La experiencia de la lectura con ese objeto en las manos creo que es, hoy por hoy, imbatible.

Frente a eso, lo digital facilita la democratización y extendiendo el conocimiento que antes encerraban los libros que es algo que también ocurre con la información.

Personalmente asocio papel a tiempo de calidad, a una experiencia de alto valor añadido que, en el caso del Periodismo, sería análisis, contexto, referencias…

SL: ¿En qué quedarán las editoriales?

RA: Me resulta complicado responder a esta pregunta. Vamos a la materia prima con la que trabajan las editoriales: los contenidos.

Dice Genis Roca que el proceso de digitalización obliga a la reconversión de las industrias que producen cosas en empresas que ofrecen servicios.

Ya hay casos de corporaciones que fabrican objetos que avanzan en esa dirección.

Hace tres años, Nike, la marca deportiva, presentó una API para que cualquiera pudiera desarrollar nuevos productos a partir de los datos registrados por sus dispositivos como su Fuelband, que puede monitorizar tu entrenamiento o tu sueño.

¿Qué supone eso? Supone la apertura de la organización y la necesidad de un cambio cultural para incorporar la innovación en clave de colaboración, cooperación, co-creación, co-petencia…

¿Qué procesos podría ‘liberar’ una editorial para facilitar la creación de nuevos productos a desarrolladores externos o de aplicaciones híbridas?

Quizá a esa pregunta podría responder Alfredo Casares, que está al frente de Laboratorio de Diario de Navarra.

17176980721_57b65b00cf_z

SL: Cuéntanos en píldoras algunas ideas que te has traído del Simposio.

RA: De #ISOJ 2015 nos traemos una visión panorámica sobre un mercado, el latinoamericano que está en plena ebullición. Y muchas claves.

  • Lo híbrido, desde la composición, incluso, de los equipos de trabajo en las redacciones.
  • Lo multicanal, para colocar contenidos en todos los sitios donde está nuestro lector.
  • Lo móvil -pero con v de teléfono, no de tableta- para consumir contenidos, también largos, muy largos. Lo móvil para editar y publicar esos contenidos.
  • La bandeja de entrada del correo electrónico como home gracias al resurgir de la newsletter.
  • La especialización de los contenidos para llegar hasta la personalización gracias a la gestión de los datos de nuestros usuarios.
  • La captura, y optimización, de los instantes, que ofrecen, también, mucha información sobre esos usuarios.
  • Nuevas formas de generar ingresos con la publicidad y nuevos modos de hacer publicidad.
  • Un enfoque diferente para la métricas tradicionales en el mundo online, caso del tráfico. Otro tanto ocurre con la velocidad de carga de contenidos, que adquiere carácter estratégico.
  • Nuevos modelos de negocio construidos, siempre, sobre comunidades como por ejemplo el desarrollado por el Texas Tribune.

Lo más interesante, en todo caso, es haber visto que todo lo anterior forma parte del día a día en medios como Quartz, Politico, Buzzfeed, Vox, TheSkimm, MalaysiaKini, El Español, JotDown o Politikon

Y como te comentaba antes, además de experiencias de éxito, también se apuntó ese reto que para el Periodismo va a ser la realidad virtual como lenguaje para narrar historias informativas.

Ah, y de Austin me traigo la visión que sobre el potencial del español que comparten los medios latinoamericanos, incluidos los brasileños y norteamericanos. Una visión de la que, a este lado del Atlántico, tenemos mucho que aprender.

SL: Gracias, Rafa. Un placer escucharte y aprender contigo.

17200629912_d77d01b617_z

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *