Los secretos de una bibliotecaria

Esta es la primera biblioteca que visité al llegar a Tennessee: Collegedale Public Library. Una biblioteca pequeña, familiar y acogedora que día a día visitan cientos de vecinos y lectores, en busca no solo de libros. Tengo el placer de presentaros a su directora, Joanne Stanfield. Una amante de los libros y de la lectura que lleva más de 20 ejerciendo de bibliotecaria y que hoy me habla de su trabajo día a día.

Apenas llevaba un mes  en Estados Unidos la primera vez que me asomé a esta biblioteca. Aquel día me sorprendió encontrar tanta gente en su interior. Pero lo entendí en cuanto vi que se trataba de la semana de “book fair”, esos días en que las bibliotecas y los colegios ponen a la venta a precios irrisorios parte de los libros que les sobran, a veces con el objetivo de hacer espacio para las nuevas adquisiciones. Salí de la biblioteca con una colección de revistas de fotografía y un montón de novelas de escritores americanos que aún guardo en un espacio privilegiado de mi librería.

IMG_6811

Después la he visitado en varias ocasiones y siempre me fijo en la cantidad de actividades que organizan, casi siempre relacionadas con el fomento de la lectura para niños. Así que hoy decido entrar con la libreta en la mano. Y tengo la suerte de que la directora está disponible y puede responder a mis preguntas. Quiero que me cuente sus secretos como bibliotecaria tras casi media vida dedicada a ello.

Joanne Stanfield dirige la Biblioteca Pública de Collegedale desde hace unos 12 años, pero comenzó en este oficio mediados los años 90. Antes de llegar aquí, trabajó en varias bibliotecas de colegios y centros públicos y privados de esta zona de Tennessee. “Pero empecé trabajando como voluntaria“, me explica. “En mis años de estudiante de High School estuve ayudando un tiempo en la biblioteca del colegio. Fue allí donde me animaron a estudiar y formarme para este trabajo. Y la experiencia me gustó tanto que lo hice”.

Sin duda, Joanne cuenta con las habilidades y cualidades necesarias que pueden pedirse a un bibliotecario: es culta, amable, observadora, sabe escuchar y empatiza enseguida con quien tiene enfrente. Y, muy importante, como ella misma me dice “tengo vocación de servicio. Y me explica que en la biblioteca ofrecen cantidad de servicios más allá del préstamo o la gestión de libros: “Muchas veces, ejercemos de puente con las administraciones y el gobierno americano, facilitando a los usuarios gestiones públicas, trámites administrativos o ayudándoles en la búsqueda de empleo, entre otros”.

IMG_6804

“Los mejores momentos me los regalan cada día los niños. Ellos siempre disfrutan, bien sea aprendiendo a leer o con las actividades lúdicas que desarrollamos y con las que intentamos acercarles al mundo de la lectura. Además, casi siempre vienen con sus padres y hermanos. Y que familias enteras visiten la biblioteca es lo que da sentido a nuestra labor diaria”. Sobre los momentos más complicados, no lo tiene tan claro: “Quizá un mal momento es aquel en que tengo que decirle a un usuario que no tengo el libro que busca. Pero en ese caso, lo pedimos e intentamos conseguirlo lo antes posible”, matiza.

Se pone seria cuando me habla de los cambios de gestión a los que han tenido que adaptarse en los últimos tiempos: “Hasta hace poco pertenecíamos a la red de bibliotecas públicas del Condado de Hamilton, de Chattanooga. Pero ahora, debido a un  cambio administrativo pertenecemos al municipio de Collegedale, con otras reglas de funcionamiento. Esto ha hecho que tengamos que cobrar una tasa anual a algunos de nuestros usuarios”.

IMG_6810

Y cobran. Aquí las bibliotecas públicas a veces requieren un pago que en este caso, es de 60 dólares anuales por persona, a los usuarios que no son vecinos del municipio. “Aún así, -me cuenta Joanne- tenemos descuentos para los mayores y familias. También la tasa de verano para niños es muy asequible, tan solo de 10 dólares”. Se detiene a explicarme su punto de vista sobre el pago en la biblioteca: “A veces hay personas que me dicen que la biblioteca debería ser gratis para todos. Pero yo les digo que no es del todo cierto y que, aún cuando ellos no tienen que pagar, alguien está pagando por esos servicios que cuestan dinero. Las tasas solo suponen una contribución en parte de todo el servicio que ofrecemos en las bibliotecas”.

Tengo curiosidad por saber qué tipo de libros son los más demandados en esta biblioteca del sur de los Estados Unidos.Es obvio que nos piden todo tipo de libros, pero podría hacer una distinción por género: los hombres solicitan más libros de temas relacionados con la historia local, genealogías, novela policiaca, de aventuras, temática militar o western. Y las mujeres suelen estar más interesadas en novelas de inspiración familiar o romántica, cristiana, biografías o best sellers en general“. ¿Y el libro más solicitado en este momento? Este, me dice. Y me muestra The girl on the train, de Paula Hawkings, libro recomendado por The New York Times y uno de los best sellers del año en este país.

IMG_6803

Me interesa mucho que me hable de las iniciativas para fomentar la lectura que desarrollan en esta pequeña biblioteca. Más allá de las actividades habituales como los distintos clubes de lectura que desarrollan, los encuentros con escritores, los viajes temáticos sobre temas literarios y las actividades de fomento de la lectura para niños a través de juegos y actividades lúdicas, me habla del “Reto lector de 2015”. Se trata de  proponer un listado a los usuarios para que se aproximen a todo tipo de libros y que los lean bajo las premisas y razones más originales: un libro con personajes no humanos, un libro que tenga más de cien años, un libro que deberías haber leído en la escuela y no lo hiciste, un libro escrito en el año en que naciste, un libro que transcurre en un lugar que siempre quisiste visitar, un libro ambientado en la navidad, un libro basado o del que se ha desarrollado un programa de televisión, un libro que comenzaste pero que nunca terminaste… y así una lista con hasta más de 50 libros.

IMG_6814

Me gusta el título del programa de verano de lectura infantil y juvenil: “Cada héroe tiene una historia”. Cada día (durante dos semanas) proponen a los jóvenes participantes la lectura de un texto por espacio de 20 minutos. Luego desarrollan distintas actividades creativas, que suponen una inmersión en la lectura entre todos los participantes, con premios e incentivos de todo tipo.

IMG_6812

Sin embargo, cuando me habla de los adolescentes, Joanne se pone un poco más seria. Sigue siendo nuestro reto más fuerte. Conseguir que los niños, una vez llegan a la adolescencia, permanezcan cerca de los libros no es fácil. A esa edad se ven expuestos a tantas distracciones y estímulos que se pierden muchos lectores. La tecnología les ofrece todo un mundo por descubrir al alcance de su mano, con el que muchas veces el libro no puede competir”.

El futuro, sin embargo, Joanne lo imagina con pocos cambios. Creo que los adolescentes terminan volviendo a la lectura si se les ha inculcado de pequeños el hábito de leer. Por eso es tan importante involucrarles desde la más temprana infancia en la lectura y que esa lectura sea placentera y compartida a ser posible. Nosotros estamos muy centrados en desarrollar este tipo de actividades porque  estamos convencidos y  creemos que el adulto que lee es un niño que creció entre libros”.

Y me cuenta que no se imagina un mundo sin libros, ni sin espacios donde compartir el placer por la lectura, como las bibliotecas. “Sigo pensando que mi máxima recompensa en este trabajo es ver la mirada de un niño y escuchar esas palabras al terminar de leerles un libro: Por favor, otra vez. Léelo otra vez”.

FullSizeRender

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los secretos de una bibliotecaria

  1. Mikel dijo:

    Me ha encantado ese reto lector 2015!!! me guardo la imagen y pienso hacerlo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *