Miss perseverancia

¿Puede una joven sorda lograr el título de Miss América? Heather Whitestone demostró al mundo entero que se puede. Y no solamente por su belleza, sino por sus múltiples talentos y su fuerza interior. Se coronó Miss América 1995, consiguiendo ser la primera mujer con una discapacidad que lograba el título. Tras la trayectoria de Heather, hay mucho más que una cara bonita. Es la historia de cómo el tesón y la fe en uno mismo nos pueden llevar a la cima, y hoy ha venido a la ciudad a hablar de su experiencia.

heather-whitestone

Heather quedó sorda a los dieciocho meses, después de ser hospitalizada por un diagnóstico severo de gripe. Los antibióticos que se le administraron consiguieron reducir la fiebre y ayudaron a salvar su vida, pero la mezcla de las drogas y el virus la dejaron sin el sentido del oído desde esa temprana edad. Creció en la pequeña ciudad de Dothan, Alabama, asistió a la escuela pública sin intérprete y aprendió a hablar y leer los labios. Sin embargo, al no poder seguir el ritmo de sus compañeros de clase, se trasladó al Instituto Central para Sordos en St. Louis, Missouri, a los 12 años. Allí destacó por su belleza y su gran talento para la danza. Fue entonces cuando comenzó a ganar concursos que le llevarían a participar en el certamen de Miss América, convirtiéndose en la primera mujer con una discapacidad que obtenía la corona.

Después de ganar el concurso de Miss América, Heather completó su educación universitaria con el dinero de la beca que recibió. Casada y con cuatro hijos, en los últimos años se ha convertido en un referente en los Estados Unidos. Las palabras de aliento de Whitestone, su mensaje y las apariciones públicas que realiza a lo largo del país la convierten en una abanderada de aquellos que creen firmemente en que nada puede interponerse en el camino de sus sueños.

la foto 1

Hoy ha venido a la Southern Adventist University de Tennessee a contar a los estudiantes su historia. Y a transmitirles un mensaje: querer es poder. El mismo mensaje que ha desgranado en su libro titulado “Escuchando con el corazón”, un libro que se ha convertido en este país en sinónimo de determinación. Más de 300 estudiantes la escuchan hablar, con su particular acento y su contagioso entusiasmo, mientras desgrana todos los inconvenientes que tuvo que superar hasta lograr su meta. Algunos de estos jóvenes también cuentan con algún tipo de discapacidad física. Otros, quizá seamos todos, padecemos las discapacidades y las limitaciones mentales, las propias o las externas, que a veces nos coartan a la hora de lograr nuestros objetivos y sueños.

la foto 2

En “Escuchando con el corazón”, Heather cuenta con detalle su propia historia y las historias de otras personas que le han servido de inspiración, amparándose en el trabajo duro, la perseverancia y la fe. “Cada uno de nosotros es capaz de mover montañas”, asegura esta mañana ante los jóvenes universitarios que han venido a escucharla. “Es necesario no prestar mucha atención a las voces de desaliento que muchos de nosotros tan a menudo escuchamos y que echan abajo nuestros sueños e ilusiones. No importa el tipo de problemas a que nos enfrentamos, es necesario seguir siempre hacia adelante”. Ella no quiso escuchar al doctor que le dijo desde niña que no desarrollaría más allá de las capacidades de tercer grado, o a aquellos que le aseguraron que nunca podría bailar ballet sin escuchar la música, o incluso hablar. Ella prefirió centrarse en el espíritu alentador de su familia y siguió la orientación de los sueños que le marcaba su intuición, su coraje y su propio corazón. Logró bailar como los ángeles, hablar perfectamente, aunque con un leve acento que suena a francés, y consiguió terminar sus estudios universitarios además de hacerse con la corona de Miss América.

heather1

En el año 2002 le fue colocado un implante clocear. Algo que cambió su forma de estar en el mundo: “Escuchar las voces de mis hijos y poder comunicarme con ellos fue la razón principal por la que elegí el implante coclear. Un día, mi hijo se cayó en el jardín y no pude oírle llorar. No estar allí para atenderle me asustó realmente, fue entonces cuando decidí que quería mejorar mi audición”.

Whitestone es todo un símbolo en este país. Una mujer capaz de creer en sí misma y lograr lo que se ha propuesto. Uno de esos líderes, de alta valía personal, que tan bien enraízan en el país de las oportunidades. En la actualidad, recorre los Estados Unidos presentando su programa STARS, una guía que nació con el propósito de mostrar a los demás cómo lograr “el éxito a través de la acción y la realización de sus sueños“. STARS se desarrolla en cinco puntos: desarrollar una actitud positiva, creer en  una meta, cultivar el deseo de trabajar duro, contar con una visión realista de los problemas y ampararse sin complejos en un equipo de apoyo. Heather contó siempre con la ayuda incondicional de su familia, en especial de su madre. Y de alguna forma, eso es lo que ella quiere también dar y prestar a todo el que necesite su aliento y su consejo. Su meta como Miss América, dice, era “conseguir tener un impacto en las personas con o sin discapacidad. Me importaba menos la corona que ser capaz de ayudar a las personas con discapacidad y enseñarles a creer en sí mismas”.

Es bella. Mucho. Pero lo es más por dentro que por fuera. Y, por eso, me convence.

la foto 5

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *