La escalera de las musas

Una de las grandes sorpresas que me he llevado en esta ciudad de Tennessee ha sido descubrir que rezuma arte por todas las esquinas. De forma casual, descubrí la River Gallery, en pleno Distrito del Arte de Chattanooga. Pocos días más tarde y gracias a la invitación de la directora de la galería, visito el estudio de Daud, Melissa y Mary Lynn. Casi de forma artesanal, han creado una de las obras más personales y extraordinarias que he visto en los últimos tiempos: la escalera de las Musas.

 la foto 4 copia

El estudio está ubicado en el colegio Baylor de Chattanooga. Cuenta con todo tipo de materiales y se puede observar parte de la obra que en este momento están creando. Las influencias de este equipo de artistas van desde Rusia hasta España, pasando por la inspiración americana. El origen soviético de Daud se mezcla con el sabor español que tiene buena parte de su obra, tras pasar años viviendo en Andalucía.

Daud Akhriev se formó en la Escuela de Arte Grammer de la antigua Unión Soviética. Allí estudió desde los 8 años para continuar luego en la Academia de Bellas Artes de San Petersburgo. Su esposa, Melissa Hefferlin, es de Chattanooga y estudió Historia del Arte y Arte en la universidad durante años hasta conocer a Daud. Trabajan juntos desde hace décadas y su prolífica obra demuestra que su complicidad es fruto de un interesante mestizaje artístico y vital. Mary Lynn Portera, profesora de actividades artísticas en el colegio Baylor, aporta al equipo de creadores su toque de ceramista, pintora y escultora.

la foto 5

El estudio donde me encuentro es un conglomerado diverso de obras de todo tipo, pero sobre todo de cerámicas y de esculturas. Hay vasijas de inspiración clásica, rostros esculpidos, poderosas figuras de hierro, formas de cerámica, botes de pintura, jarras, etc..

la foto 3

Daud Akhriev está dibujando las figuras de una de esas vasijas, mientras me cuenta que comenzó dibujando la forma femenina como fuente de inspiración primera. Más tarde, se ha sentido interesado por series y temáticas puramente americanas como la inspirada en la mafia y los vaqueros o los indios Souix. Las series de mariposas son obra de la escultora Mary Lynn, quien diseñó además los jarrones en que aparecen dibujadas.

la foto 1 copia

Pero hay más. Los tres temas principales de Melissa Hefferlin son los narcisos, las aceitunas y las ninfas. Los narcisos son sus flores favoritas que ella tradicionalmente pinta, basándose en la naturaleza cada primavera, y que considera un símbolo particularmente potente y esperanzador del ciclo de vida. Las aceitunas han  servido, desde el comienzo de la historia del arte, para representar la paz, la prosperidad y la abundancia. En cuanto a las ninfas, me comenta que, más allá de  la tradición que se remonta a los clásicos, a ella siguen fascinándola.

la foto 2 copia

Juntos, Melissa y Daud, han desarrollado también series de imaginería sobre Andalucia tras haber vivido en el sur de España durante más de tres años.  Los trajes folclóricos, las tradiciones ecuestres y los festivales son algunos de sus temas recurrentes. También la Semana Santa, los caballos y los cantantes andaluces, así como los bailarines de flamenco, que aparecen con frecuencia en sus vasijas y esculturas.

Continúo avanzando por el estudio y sigo maravillada por este despliegue de creatividad, pero aún no he visto su obra más especial. Se trata del mosaico denominado “Musas” que adorna la escalera principal en el departamento de arte de este colegio. Es una auténtica maravilla creada con cientos de pequeñas piezas de porcelana, arcilla y los más diversos materiales, para dar forma a unas siluetas femeninas que recuerdan las mujeres de la obra de Gustav Klimt o de Alfons Mucha.

la foto 2

Me explican que la creación del mural fue un proceso imparable que se desarrolló en seis semanas. Daud pasaba en la sala de trabajo por lo general más de 12 horas al día. Otra colaboradora, Betsy, fue la encargada de la gestión de los materiales, y Mary Lynn Portera introdujo a Daud en los procesos de modelaje de la arcilla para la realización de los murales. Tenía idea de mezclar diferentes texturas y utilizaron, por ejemplo, mezclas de colores de arcilla y de porcelana para crear el patrón principal. Juntos también inventaron maneras de decorar las baldosas de manera diferente, cubriéndolas con el oro y la plata. Pronto, Melissa se sumó al proyecto.

la foto 1

En principio no había ningún tema preestablecido para el mural, por lo que cada uno de los tres artistas tuvo que experimentar, probar y revisar. Akhriev prefiere las siluetas femeninas elegantes y alargadas, con formas sofisticadas. Hefferlin eligió relieves de inspiración vernácula, quizá en referencia a los vasos y vasijas utilizados durante milenios por los agricultores y campesinos de la oliva, y como homenaje a la cultura del vino en el entorno del Mediterráneo.

Miro fascinada esta obra y me detengo en los detalles. Podría pasar horas admirando los rostros, las manos, la delicada silueta de esas mujeres detenidas en el tiempo y en el margen de esta escalera. Afortunados los escolares que cada día al llegar a clase, las encuentran vigilantes, como hadas, en esta escalera de las musas.

la foto 3 copia

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *