Con un libro bajo el brazo

 

Dicen que los niños vienen al mundo con un pan bajo el brazo. Pues en el estado de Georgia, cuando cumplen 6 años, les colocan un traje de graduado, un birrete y un libro bajo el brazo, y así vestidos, les hacen una fotografía para que se vean en la situación, no dejen de esforzarse en el estudio y lleguen un día a graduarse de verdad.

Tal y como os lo cuento. Estos días se ha celebrado la Semana de la Educación Americana y los estudiantes de  las Escuelas Infantiles Públicas de Dalton han podido experimentar lo que se siente al ser un graduado.
 La iniciativa comenzó a desarrollarse el año pasado y consiste en que el superintendente de educación del distrito, Jim Hawkins, acude uno a uno a estos centros escolares y se toma una foto con cada estudiante de guardería infantil. Para la foto se viste a los niños con un traje de adulto de graduación, se les coloca un birrete y se les regala un libro, con el objeto de hacerles sentir en la piel de un joven graduado.

PCKindergarten2

Creo que es una idea preciosa. Una de esas ideas que se les ocurren a los americanos y que son simples y brillantes al mismo tiempo. Se trata de animar a los niños a que planifiquen desde ahora su graduación, prevista para el año 2026. Lo de la foto es testimonial, pero es que además, cada uno de los estudiantes recibe un libro para animarles a seguir leyendo a lo largo de los años, tanto en la escuela como durante toda su vida. Con la intención de que el espectáculo de la foto no se quede en un momento y se les olvide enseguida, después de la sesión, se les entrega una copia de la instantánea para que puedan conservarla como un recordatorio de que, si continúan trabajando en sus estudios día tras día, podrán completar con éxito todas las etapas que les llevarán a la graduación.

 CPSammuel Correa

Lo tienen muy claro. Desde el Departamento de Comunicación de las Escuelas Públicas de Dalton me cuentan que las fotos tienen el propósito de incentivar el objetivo de graduarse en la escuela secundaria, mentalizarles desde ahora, animarles a prepararse de una forma muy temprana para la universidad y para la carrera. Con los libros quieren aportar su granito de arena para fomentar la lectura y la alfabetización. “Si les ofrecemos un camino, tenemos más probabilidades de que lo sigan. Queremos ofrecer el camino del estudio y el horizonte de la graduación”. Precisamente, el libro que reciben los estudiantes se titula Un horizonte más allá de la Escuela Infantil, y es un libro que cuenta una sencilla historia acerca de la constancia y del esfuerzo, escrito por Nancy Carlson.

En la sesión de fotos, el superintendente Hawkins recibe a cada niño preguntándole su nombre, qué es lo que quiere ser de mayor, y cuál es su asignatura preferida. Les habla de cuando él era estudiante y tenía su misma edad y les explica la razón de hacerse esa foto. Les cuenta que esas fotografías forman parte de un juego hoy, pero que cuando sean adultos se tratará de algo muy importante. “Estamos jugando a disfrazarnos, nos imaginamos que estáis en vuestro último año de secundaria, 12 años a partir de ahora. Algún día seréis graduados de verdad y tendréis un porvenir profesional por delante”.

PCKindergartenpic1

Se nota que a este hombre de aspecto jovial le gusta animar a los niños al estudio. Está claro que lo pasa tan bien como los pequeños, o incluso mejor que ellos. Hawkins explica a cada niño que para llegar a ese objetivo de la graduación tienen que leer muchos libros: “Esto va dirigido a la carrera universitaria”, comenta. “La idea es ponerles realmente en situación de verlos en la graduación. Está claro que todo objetivo comienza en una imagen, una visualización del objetivo final en la mente”. Y probablemente tiene mucha razón.

A sus seis años de edad, los pequeños participantes en la iniciativa se ríen, se toman las fotos y algunos observan sorprendidos lo que está sucediendo a su alrededor sin entender muy bien qué se proponen estos señores que los han disfrazado esta mañana en el colegio. Pero Tylor, sin embargo, lo tiene bastante claro. Dice que su año de graduación en 2026 le parece muy lejano, que aunque estaba un poco nervioso antes de tomar la foto con el señor Hawkins, ahora se lo está pasando muy bien y que le gustaría que le dejaran llevarse el traje de graduado a casa, para enseñárselo a su hermana.
La profesora Dana Baxter sonríe y cuenta que está encantada con la idea de que los niños empiecen a pensar en su graduación desde ahora:
”Es una estupenda manera de sembrar esa semilla del estudio y del esfuerzo”.

KinderGraduationPhotoPC

Hawkins espera que la adopción de estas fotos ofrezca a los estudiantes un objetivo final: “El mejor indicador de que el sistema escolar funciona es el número de graduados que consiguen su título cada año. Y, ¿quién sabe…? Tal vez cuando estos niños caminen por un escenario en el año 2026, con los trajes que hoy les quedan tan grandes ya en su talla, muchos de estos estudiantes estarán pensando en aquellas fotos de hoy, tomadas 12 años antes…”.

Seguro que sí.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *