Leer ‘Harry Potter’ te hace mejor persona

Y no lo digo yo: lo dicen científicos de las universidades de Módena y Reggio Emilia, Greenwich, Padova y Verona.

Según el estudio que han realizado, la saga más famosa de J. K. Rowling logra que los más pequeños se solidaricen con los más necesitados. ¿Será porque en los libros de Harry Potter se transmiten valores como la amistad, el amor, la justicia, el respeto a los demás, la tolerancia o el cariño hacia los animales?

Leyendo Harry Potter

El texto, titulado La maravillosa magia de Harry Potter (o The greatest magic of Harry Potter: Reducing prejudice), habla del poder empático de esta saga.

En ella, como bien sabéis, se narra la historia de Harry, un niño huérfano que malvive con sus tíos hasta que recibe una carta de bienvenida al Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Una vez allí, además de vivir un sinfín de aventuras y enterarse de que es el elegido para acabar con el malo malísimo, hará migas con un puñado de personajes de esos a los que coges tanto cariño que te acompañan a lo largo de toda tu vida lectora. Hablo, claro, de Hermione, Ron, Hagrid, Dumbledore, Dobby, los animalillos… Jolín, ¡qué recuerdos :-)!

Harry Potter ilustraciones

Para publicar el estudio han sido necesarios varios años de investigación en los que se ha analizado a varios grupos de niños, tanto lectores como no lectores de Harry Potter, desde su etapa escolar hasta la universitaria.

El resultado no podría ser más bonito: los jóvenes que crecieron leyendo la saga de Rowling se convirtieron en personas más empáticas y tolerantes, capaces de solidarizarse más con aquellas personas que provenían de entornos socialmente desfavorecidos.

Precisamente Harry, Ron y Hermione luchan siempre contra aquellos que se meten con los diferentes, los gorditos, los torpes, los elfos domésticos (esclavizados por el mundo mágico, por cierto), los muggles (los humanos corrientes y molientes) o los ‘sangre sucia’ (los magos de padres no magos). Eso sí, siempre he pensado que se metían demasiado con Filch, nunca le dieron una oportunidad al pobre.

Filch

En fin, que espero que a partir de ahora no paréis de recomendar esta saga a todo bichito viviente, porque en este mundo siempre hacen falta personas libres de prejuicios y compasivas con los demás.

Y espero también que la señora Rowling se sienta súper orgullosa de su creación: encima de hacer disfrutar a sus lectores durante años, les ayuda a ser mejores personas. Es que ¡toma ya!

Ahora debo irme.

El elegido

Acerca de Alba Úriz Malón

Filóloga, periodista, música, bloguera, gatuna, vegetariana, chocolatera y del precioso norte que me parió (el orden de los factores no altera las cosillas).
Esta entrada fue publicada en Harry Potter, J. K. Rowling. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *