Editoriales que dan ganas de sacarse los ojos

Hasta hace unos años siempre había creído que la literatura juvenil tenía, entre otras, dos funciones básicas:

  1. El disfrute de sus lectores.
  2. La enseñanza de las normas de la lengua (no en vano esta literatura se empieza a leer justo en la época del cole en la que aprendemos ortografía).

Pero un día me caí del guindo. A lo grande y con dolor.

cae

Ahora sólo creo que la literatura juvenil sirve para hacernos disfrutar, porque si también tuviera que servir para enseñarnos a escribir con propiedad, estaríamos en serios problemas.

¿Que por qué? Por ejemplos como los que vais a ver a continuación. Cualquier día los comenta Iker Jiménez en Cuarto Milenio.

Ejemplo de dolor 1

Exo

“Ziggy, ves a la Tierra”.

Ahí. Ahí está el zas, el dolor, el ojiplatismo, el asesinato ortográfico: un “ves” donde debería haber un “ve”. Si es que sólo hace falta ir a la conjugación del verbo en la RAE para averiguar su imperativo.

En los libros de La Galera es habitual descubrir océanos de faltas de ortografía dignas de Primaria, pero hasta ahora nunca había visto una tan dura, tan de no saber ni hablar ni escribir bien. Y encima en la contraportada, sin disimulo.

Ejemplos de dolor 2 y 3

Abrázame Sonrías

Estas dos portadas tienen algo grave en común: a sus títulos les falta una coma de las importantes, de esas que te bajan la nota en una examen si se te ocurre olvidarte de ellas.

La novela de Irene Ferb debería haberse editado con el título Abrázame, que no te quiero, mientras que la de Blue Jeans debería haber llegado a las librerías como No sonrías, que me enamoro.

Estas dos comas, que vienen a ser la misma, lo que hacen es separar oraciones subordinadas encabezadas por un que causal con sentido equivalente a porque.

Lo triste de la obra de Ferb, editada por Kiwi, es que llegó a la segunda edición cargando todavía con el error ortográfico; en cuanto a la otra novela, publicada por Planeta, creo que terminó reeditándose con el título ya corregido.

Si es que es lo que digo siempre: las comas salvan vidas.

Comas

Ejemplo de dolor 4

Magisterium

El texto de la contraportada de este libro de Destino, Magisterium. La prueba de hierro, comienza diciendo que si somos capaces de leer el recuadro borroso, seremos entonces capaces de entrar en Magisterium. ¿Y quién no va a querer entrar ahí? Así que leemos el recuadro. Y ¡ay!

“No escoges la magia, la magia te escoje a ti” debería ser una de las frases más sencillas del mundo (ortográficamente hablando). Pero Destino, sello de Planeta, la complica a lo grande poniendo una J donde va una G (¡y eso que la primera vez que aparece la palabra está bien escrita!).

¿Habrá sido un descuido tonto?, ¿habrá sido también un desliz el hecho de que nadie en la editorial se haya fijado en esa frase antes de que la novela llegara a las librerías? Tal vez.

Los errores de las contra/portadas anteriores, en cambio, delatan una gran ignorancia ortográfica, y eso está muy pero que muy mal. ¿Dónde se ha visto que una editorial, que trabaja con la lengua, no sepa escribir con corrección?

Si como lectora me siento insultada en estos casos, no quiero ni imaginarme cómo se sentirán los escritores :-(. Por suerte, eso sí, todavía existen editoriales juveniles que dan valor a su trabajo y publican con tanto mimo que da gusto leerlas (SM, Anaya, Nocturna…).

(Gracias a @MikeKiddo por chivarme los errores 1 y 4).

Ahora debo irme.

caeeee

Acerca de Alba Úriz Malón

Filóloga, periodista, música, bloguera, gatuna, vegetariana, chocolatera y del precioso norte que me parió (el orden de los factores no altera las cosillas).
Esta entrada fue publicada en faltas de ortografía. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Editoriales que dan ganas de sacarse los ojos

  1. Pícara Viborilla dijo:

    ¿Y qué me dices de la serie “Las tres mellizas”, tan popular entre los niños de muy chiquititos a 7-9 años? Nadie se molestó en adaptar al español el título de la serie cuando lo tradujo del catalán. Yo veo rojo cada vez que encuentro alguno de esos libros. Y mira que están bien escritos y bien ilustrados, pero la burricie traductora me puede.

    • Alba Úriz Malón dijo:

      En este ejemplo me he perdido :-P. ¿Cómo deberían haber traducido la serie?

      Qué bien encontrar a otra indignadilla como yo, jejeje.

      • Eva dijo:

        Supongo que se refiere a que deberían haberlo traducido como “las tres gemelas”, porque unas mellizas no se parecerían tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *