La máquina del tiempo

Seguro que en tu vida has hecho un montón de cosas estupendas. Has estado al lado de quien te necesitaba. Has cuidado de quienes te rodeaban. Has sido una persona honrada y leal. Has respetado tus valores y los has puesto como faro en tu vida. En fin, que como se dice en la calle, “has sido buena gente”. Y como tú, quiero pensar, que cualquier otra persona al menos lo ha intentado con mayor o menor acierto, siendo la apreciación excesivamente generosa en algún caso.

Pero también, aunque con atrevimiento, puedo intuir que algunas de las cosas que realizaste en un tiempo anterior, hoy las harías de otra manera. O tal vez te gustaría borrarlas de tu memoria y del corazón de otras personas o viceversa o ambas cosas a la vez. Pero vaya…que no es posible caminar hacia atrás en la biografía. Lo voy a decir otra vez. No es posible caminar hacia atrás en el biografía con aquellas gomas MILAN en la mano de cuando pequeños en la escuela bien dispuestos al “borrado y aquí no ha pasado nada”. No es posible a no ser que tengas en el trastero y bien oculta de los vecinos, una buena máquina del tiempo de esas de las películas. Y el caso es que  puede que no sientas orgullo de algunas de las cosas que hiciste en otro tiempo. Con aquello, con lo otro o con quien yo qué sé. Vale, bienvenido a la especie humana. El problema puede estar si te has quedado con el pie cambiado y siempre con la misma cantinela en la conciencia a modo de ancla. No te digo que tomes un trago largo de amnesia con hielo y para adelante. Te digo que si puedes reparar, repares, pero ahora, en el presente. Y si ya no es posible reparar, entonces haz hoy y mañana y pasado otras cosas buenas con la intención del arrepentimiento. Posiblemente sea algo parecido a esto cuando hablamos sobre aprender del pasado, de las equivocaciones cometidas y de las veces que tropezamos en la misma piedra.

 

Alfonso Echávarri

Psicólogo. Coordinador de Programas de ASITES en Navarra

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *