El ticket

Mejor cerrar los ojos y esconder los oídos. Terremotos terribles que se tragan a los más indefensos. Mares que desmontan la ciencia de Arquímedes a base de barcas imposibles. Seres humanos que arden enjaulados por causas sin causas. Niños que dejan su futuro a los pies de enfermedades en minúsculas. Esclavos de otros tiempos innombrables que actualizan  infamemente el presente. Bárbaros varios que justifican sus cruzadas en el nombre de. Y también sinvergüenzas y ladronzuelos que solo entienden de más ceros en cuentas en otros sitios. Y la lentitud desesperante de quienes podrían hacer algo y tan sólo se reúnen para acordar.

Y parece que estamos con la borrachera de cada uno a lo suyo y con el convencimiento de que el ser humano bueno va a llevar el mismo destino que los dinosaurios. Pero no es así. No va a ser así mientras una persona desconocida me ofrezca su ticket de aparcamiento porque su gestión ha durado menos tiempo de lo previsto y “aprovéchalo, que te he visto llegar”.

 

Alfonso Echávarri

Psicólogo. Coordinador de programas de ASITES en Navarra

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *