Fitoterapia, la ayuda para mejorar tu circulación

PIERNAS CANSADAS-FITOTERAPIA-momentos-para-cuidarte-blog
Es en verano cuando más nos afectan los trastornos circulatorios de las piernas. Cerca de un 80% de los adultos padecen a lo largo de su vida problemas de piernas cansadas, hinchazón, edemas, calambres o varices debido a la insuficiencia venosa. Esto aparece cuando las venas no pueden trasportar de manera correcta la sangre hasta el corazón.

Se da más en mujeres, sobre todo por factores hormonales. Cada vez afecta a gente más joven, ya que los hábitos, estilo de vida y los factores hereditarios favorecen que el síndrome de piernas cansadas pueda comenzar a una edad más temprana.

De las pautas para aliviar y evitar las piernas cansadas os hablé la semana pasada, y si quieres saber que ejercicios podemos practicar para que la circulación mejore pincha aquí.

Piernas-cansadas-ejercicio-momentos-para-cuidarte-blog

¿Cuales son los síntomas de las piernas cansadas?

Los síntomas más comunes en las piernas son la sensación de pesadez, cansancio, dolor (localizado en las varices o generalizado), hormigueo y calambres nocturnos, sensación de calor, prurito (picor), hinchazón de pies y tobillos, dilataciones venosas, aparición de “arañas vasculares” (venillas de color rojizo en la superficie de la piel, formando un dibujo que recuerda a una araña) y celulitis.

Es muy importante prevenir este proceso y -en caso de que haya aparecido- frenar su evolución, pues de lo contrario puede llevar a complicaciones más graves como flebitis, tromboflebitis y úlceras varicosas.

¿Por qué las piernas cansadas?

En las piernas, las venas son las encargadas del retorno de la sangre, el cual se realiza contra la fuerza de la gravedad gracias a la ayuda de la musculatura, que impulsa la sangre hacia arriba, y a un especial sistema de válvulas que se abren como compuertas para permitir su ascenso y se cierran, cuando el músculo se relaja, para impedir el reflujo de la sangre hacia abajo y por lo tanto el estancamiento en las venas.

Existen factores externos a nosotros que pueden influir en que aparezcan o se agudicen los problemas como:

  • A mayor edad nuestras venas se vuelven más frágiles y se dilatan más fácilmente.
  • El factor hereritario, “todo se hereda”.  Si tus padres tienen mala circulación es más probable que tú también la tengas.
  • En la mujer, los embarazos, la menstruación, los tratamientos hormonales sustitutivos y los anticonceptivos orales influyen en la aparición de mayor sintomatología.

Pero existen otros frentes en los que sí podemos actuar  para que nuestra circulación mejore:

circulación-momentos-para-cuidarte-blog

  • Evitar el sobrepeso y sedentarismo; comer bien, de forma equilibrada, con poca sal y junto con el ejercicio (andar, bailar, andar en bici, salir de paseo, jugar…) mejora tu circulación, tu salud general, física y mental.
  • Estar muchas horas de pie o muchas horas sentada empeora la circulación; en el post anterior os describimos una serie de ejercicios muy sencillos y fáciles de hacer (si acostumbras a hacerlos a diario, mejorarás muchísimo)
  • El calor (calefacción muy alta, sauna, baños calientes, estufas o tomar mucho tiempo el sol) influye también en que la circulación de las piernas se resientan. Por eso en verano suele acusarse este problema.
  • Tabaco, alcohol, café en exceso, ya sabéis que tampoco nos beneficia nada (mejor elegir agua, té verde o infusiones para reponer liquidos a lo largo del día).

¿Cómo aliviar las piernas cansadas?

  • Además de las recomendaciones anteriores referentes a los hábitos y ejercicios, una de las opciones para aliviar las piernas cansadas es la aplicación de geles que contengan hamamelis, vid roja, rusco, castaño de indias o mentol. Se aplican en forma de masaje ascendente dos o tres veces al día. Dejan una agradable sensación de frescor y tienen un gran efecto descongestivo.
  • La utilización de medias de compresión, el médico o el farmacéutico os podemos orientar acerca de este tipo de solución. Ahora existen muchas opciones dónde elegir. A este tema, que me encanta por su efectividad, le dedicaré un post más adelante. Sin embargo si queremos recordaros (ahora que es una época de viajes más frecuentes) que es importantísimo para los viajes en avión ponerse este tipo de medias.
  • Como tratamiento de apoyo, son de gran ayuda las plantas medicinales venotónicas que favorecen la circulación venosa y evitan que los capilares se dilaten, aumentando su resistencia y mejorando su permeabilidad. Existen productos muy completos en forma de cápsulas o tabletas.

IMPORTANTE:Si tus dolores de piernas llegan a ser realmente fuertes y continuos, es necesario que consultes con un profesional que pueda valorarlo. Pregunta a tu médico o farmaceútico. No te quedes con dudas. Es importante descartar que pueda haber otros problemas o complicaciones que se dan en algunos casos.

Fitoterapia circulatoria

Existen  preparados de fitoterapia que contienen extractos de plantas con actividad venotónica de gran acción para reducir el problema de mala circulación y piernas cansadas:

  • Castaño de Indias (Aesculus hippocastanum), su principio básico es la aescina con propiedades antiedema, antiinflamatorias y venotónicas.
  • El mirtilo o bayas de arándano azul (Vaccinium myrtillus) contienen los flavonoides antocianósidos, potentes antioxidantes que mejoran la microcirculación y protegen la superficie interna de los vasos.
  • Bromelaína.Enzima que se obtiene del tallo de la planta de piña (Ananas comosus). La bromelaína y otras hierbas fitoterápicas como el pimentón (pimienta cayena), el ajo, la cebolla y el jengibre aumentan la actividad fibrinolítica de la sangre. (Qué significa esta actividad fibrinolítica: las personas que tienen un mal retorno           venoso, tienen mayor capacidad de formar fibromas, como quistes de grasa en el tejido alrededor de las venas, endureciendo la piel y haciéndola más rugosa, además de aumentar el riesgo de formar trombos. La actividad fibrinolítica de la                           bromelaína se debe a que disuelve la parte proteica del fibroma y así la grasa, colesterol no se adhiere y el coágulo se disuelve).

solgar-momentos-para-cuidarte-blog

  • Rusco (Ruscus aculeatus): el rizoma o tallo horizontal de este arbusto es lo que se utiliza por su acción en los trastornos venosos y hemorroides.
  • Ginkgo biloba su extracto ayuda a normalizar el tono venoso.
  • Gotu kola (Centella asiática) contiene triterpenos con actividad cicatrizante y regeneradora de la piel. Mejora las alteraciones de la pared de las venas y la microcirculación, reduce la permeabilidad capilar y mejora la resistencia de las venas. También la circulación sanguínea y la linfática por lo que mejora el aspecto externo de la piel. Además contribuye a disminuir el  hormigueo y picor de las piernas.
  • Semillas de uva (Vitis vinífera) o corteza de pino (Pinus marítima) han sido utilizadas tradicionalmente en el tratamiento de venas varicosas y hemorroides. Posee proantocianidinas, son potentes antioxidantes que ayudan a mantener la estructura del colágeno, tan importante en nuestro organismo.
  • Miel en rama, flor de tila…

Todo ello hace que estos complementos herbarios mejoren la circulación de retorno y alivien sus síntomas y los problemas de piernas cansadas.

Existen preparaciones que aúnan todos los extractos y plantas nombrados, con una única toma por la mañana y con efecto todo el día. La pesadez y carga en las piernas disminuye y es un gran alivio ahora en verano. ¡Yo no dejo de tomarlas y funciona!

¡No sufras de piernas cansadas y mala circulación!

Ya ves que hay solución.

 

Esta entrada fue publicada en Belleza facial, Salud y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *