The Walking Dead, el milagro de sobrevivir

the-walking-dead-episode-516-rick-lincoln-935

(spoilers de la última temporada)

The Walking Dead nos lo ha puesto verdaderamente difícil para seguir enganchados a ella. Durante cinco temporadas, hemos tenido momentos para dejarla, retomarla, volverla a dejar y engancharnos de nuevo.

Podríamos calificar como un milagro que AMC renovará a The Walking Dead tras una nefasta segunda temporada, en la que bostezamos de la lindo en aquella granja donde no pasaba nada.

Después de cepillarse a gran parte de su reparto en esa segunda temporada (nadie echa de menos a Shane y Lori, que Dios los tenga en su seno), la serie salió de la granja para meterse en una cárcel, donde las luchas contra el Gobernador y la enfermedad que asoló al grupo subió ligeramente el nivel de interés.

the-walking-dead-episode-509-michonne-gurira-935

Tras tres temporadas, y siempre apoyada sobre una gran audiencia que la ha hecho sobrevivir (sobre todo juvenil), Glen Mazzara dejó de ser el showrunner de The Walking Dead y Scott Gimple tomó las riendas de la serie, creada por Robert Kirkman.  Y aunque la cuarta temporada comenzó de nuevo en la cárcel, el final de la primera mid-season tiró abajó los muros del Instituto Correccional del Oeste de Georgia con un espectacular episodio que separó a nuestros protagonistas.

A partir de ese punto, la serie recuperó el pulso de la primera temporada y tuvo tiempo para contar, con holgura y espacio, los dramas personales de cada uno de los personajes. Fue entonces cuando pudimos conocer mejor a Carol, Rick, Daryl, Tyreese o Bob, imitando la fórmula que tan buenos resultados ha dado a otras series como Juego de Tronos, Mad Men o, incluso, Lost.

the-walking-dead-episode-505-glenn-yeun-abraham-cudlitz-935

Separados, la ficción manejó mejor los tiempos de sus personajes que con un relato coral. Y a través de ese recorrido por la vía que llevaba a TerminusThe Walking Dead recuperó el interés por lo desconocido y evitó la tentación de meter a sus personajes de nuevo entre cuatro paredes. De forma inteligente, la serie apostó por personajes que hasta ahora habían sido secundarios, como Beth, que brilló junto a Daryl en el 4×12 (‘Still‘) y en los capítulos posteriores en el hospital.

the-walking-dead-episode-501-carold-mcbride-935

Con sus personajes en desbandada, enfrentados a situaciones límite y fuera de la zona de confort, The Walking Dead sobrevivió a sí misma y amplió el pozo sentimental de sus personajes, a los que ahora conocemos mejor por su pasado: Rick perdió a su mujer, ha cargado con el liderazgo del grupo y ha hecho cosas horribles para que todos sobrevivieran; Carol fue una mujer maltratada, se transformó en una roca y ahora es capaz de asesinar a una niña a punto de convertirse en caminante o de amenazar a un niño que la descubre robando pistolas; Daryl es ese tipo duro abandonado, adicto a la soledad y a la supervivencia al que sólo Carol y Beth han conseguido conocer; y en el resto de personajes, con Michonne, Maggie, Glen, Carl, Sasha, Tara, Abraham, GabrielEugene presentan unos dilemas morales tan jugosos que han mantenido intacto el interés por esta quinta temporada, que terminó hace dos meses.

En ella, la ficción arrancó con ese ‘No Sanctuary‘ que nos liberó a todos de regresar a un nuevo campamento y que terminó de forma muy interesante con Carol en ese momento Rambo en el que se cubrió de sangre y vísceras para liberar a su grupo y conseguir así la redención tras su suceso asesino de la cárcel.

the-walking-dead-episode-516-sasha-martin-green-935

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A la carrera, el grupo llegó hasta la iglesia del cura Gabriel para tocar de refilón el tema religioso, mientras Beth seguía encerrada en el hospital y Daryl y Carol intentaban salvarla, con ese portentoso capítulo del 5×06 (‘Consumed‘) que puso las bases para el final de la primera parte de la quinta temporada, en el que Sasha y el resto de la familia asesinó al grupo caníbal para acudir después al rescate de Beth en el hospital, sin éxito, tras ese duro 5×08 (‘Coda‘).

La segunda parte de la temporada -este tipo de estructuras narrativas me resultan algo molestas- dejó a nuestro grupo en busca de un nuevo santuario de paz, que definitivamente no estaría en Washington tras la confesión de Eugene en el 5×05 (Self Help). Una revelación que nos decepcionó a todos y que encontró su hilo de esperanza tras la aparición de Aaron en el 5×11 (The Distance), con esa desconfianza natural hacia la aparición, otra vez, de una persona con buenas intenciones.

the-walking-dead-episode-512-michonne-gurira-glenn-yeun-935

Con el grupo de nuevo unido, pero hambriento y sediento, Rick y sus compañeros no encontraron otra salida que la de aceptar una mano amiga, a pesar de haber salido escarmentados de Woodbury y Terminus.

Sorpresivamente, las buenas intenciones se verán traducidas en un pueblo tranquilo, bien protegido y en el que nuestros personajes encontrarán provisiones, ropa y agua caliente. Muchas comodidades para un grupo escarmentado que no sabe si se ha convertido ya en un ‘lobo’ o sigue conservando su característica humana. Como dice Reg Monroe, “la civilización comienza cuando dejamos de huir, cuando vivimos juntos, cuando dejamos de enviar a la gente lejos del mundo y de los demás”.

En esta segunda parte de la temporada, el grupo ha experimentado en Alexandria el estrés post-traumático, la desconfianza y la locura. Pero, como había sucedido en anteriores temporadas, The Walking Dead ha perdido cierto interés cuando sus personajes están bajo la seguridad de unos muros y, sobre todo, al recuperar el relato coral, lo que ha debilitado las tramas personales.

the-walking-dead-episode-513-jesse-breckinridge-935

Aun así, Scott Gimple ya nos ha dejado claro que no se acomodará en la narración, y Alexandria no se ha parecido en nada al relato que nos durmió en la granja, Woodbury o la cárcel. Los personajes se han visto expuestos a complicados dilemas morales. Rick ha expuesto las debilidades del grupo y ha iniciado un posible romance con Jessie; Carol es indescifrable (interesantísima en ocasiones, frustrante en otras); Daryl puede formar una interesante dupla con Aaron (¿podrá salir de ahí una nueva relación amorosa?); Sasha puede haber perdido la cabeza (quizás han sido un poco insistentes con este personaje); la pelea entre Abraham y Eugene nos ha dejado un atractivo escenario en el que se ha explorado la culpa; Carl ya se ha hecho un hombre y a través de él podremos vivir la adolescencia en un escenario apocalíptico en el que ha conocido a Enid; Gabriel sigue a vueltas con su fe tras dejar fuera de la iglesia a sus feligreses; Deanna tiene muchas probabilidades de convertirse en un personaje importante en el futuro de la serie; Morgan Jones, que apenas ha salido en dos capítulos de la serie, ha reaparecido por sorpresa y en el futuro podría jugar un papel importante en la forma de actuar de Rick; y Maggie y Glenn han pasado a un discreto segundo plano, una decisión arriesgada teniendo en cuenta que son dos personajes principales de la serie, pero que se han quedado fuera por culpa del relato coral.

TWD_516_Photos_L

Tras la emisión del último capítulo, parece claro entonces que la teoría de la fuerza de Rick se ha acabado imponiendo sobre la democracia de Deanna, que ordena la ejecución del marido de Jesse tras perder a su marido Reg Monroe. En el horizonte quedará ahora por decidir quién toma las riendas de Alexandria y qué pasará con esos dos buscavidas cuya pasión es tatuar con una W a los walkers. Problablemente, y tras ver las fotografías abandonadas en la mochila de Aaron, estos dos personajes intentarán tomar el campamento, como ya hizo el Gobernador con la cárcel.

the-walking-dead-episode-516-morgan-james-935

Aún así, con The Walking Dead nos sigue quedando la sensación de que es una serie con muchísimo potencial que, en ocasiones, se relaja y se hace aburrida, pero que es capaz de explotar en cualquier momento cuando sus personajes se sienten amenazados. Entre cuatro paredes, o perdida en el bosque, la serie es menos interesante que cuando decide marcharse a la ciudad, cuando nos muestra una civilización en decadencia en la que los rascacielos han ardido o, cuando, de fondo y detrás de Alexandria, vemos de lejos la cúpula del Capitolio.

Tras cinco temporadas, estamos empezando a necesitar algún dato más -que ya se nos mostró de forma precipitada en el último capítulo de la primera temporada- y que nos permita hacernos una idea de qué demonios ha pasado en el mundo o de si existe algún atisbo de civilización. Y, en el caso de que existiera, resultaría interesantísimo conocer cómo se reconstruye una civilización desde cero, cómo se crea un gobierno, cómo se manejan las instituciones primitivas y cómo se contiene el impulso asesino del ser humano. Aunque no sé si estas cosas sólo me interesan a mí…

the-walking-dead-episode-516-walker-935

En definitiva, hace tiempo que las vísceras y los zombies dejaron de tener interés en The Walking Dead, que en estas cinco temporadas ha conseguido sobrevivir, milagrosamente, a base del relato.

 

Bonus Track:

1. La precuela de The Walking Dead debutará en agosto con el título Fear The Walking Dead y contará con la magnífica Kim Dickens entre sus protagonistas. En esta nueva serie se podrá ver un poco de los que pasó antes del apocalipsis zombie y en otro punto de los Estados Unidos, Los Ángeles. De esta forma, la serie saciará el hambre del espectador por conocer qué ha pasado en otro parte del país.

En Twitter: @sanchez_josemi
En Facebook: /blogfueradeserie

Esta entrada fue publicada en AMC, The Walking Dead. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *