Cómo convertirse en Saul Goodman

Reconozco que esperaba con especial recelo el estreno de Better Call Saul el pasado 8 de febrero. ¿Un spin-off salido de una serie cuya principal virtud fue no caer en la tentación de hacerse interminable? Viejos errores nos hacían pensar en una propuesta innecesaria, como ya ocurrió, por ejemplo, con Joey.

Sin embargo, el creador de Breaking Bad, Vince Gilligan, y el guionista que escribió el personaje de Saul GoodmanPeter Gould, reconocieron que la idea del spin-off rondaba sus cabezas desde el mismo rodaje de la serie de Walter White. Y tomaron una decisión: si el personaje conseguía sobrevivir a las horas y horas de trabajo en la sala de guionistas (es decir, si no moría durante la serie), Saul Goodman tendría su propio serie.

better-call-saul-first-look-gilligan-odenkirk-gould-935

Hay que reconocer que la tentativa fue toda una hazaña. Después de haber creado una de las series más importantes de la ficción televisiva, Vince Gilligan podría haber apostado por otro tipo de retos: escribir una nueva serie, tomarse un año sabático o animarse con la producción de otras ficciones. Sin embargo, Gilligan se decidió por la más arriesgada de las opciones: ofrecer más de lo mismo, pero con un nuevo envoltorio.

Llegados a este punto, y una vez vistos los diez episodios de la primera temporada de Better Call Saul, podemos decir que la serie ha superado la prueba, y con nota: es tan buena como queríamos que fuera y satisface a todos los espectadores. Tanto a los que han visto Breaking Bad, como a los que no.

¿Sobre qué trata esta nueva serie? Vince Gilligan y Peter Gould se han esforzado en subrayar que Better Call Saul no es una historia sobre abogados, al estilo de Suits o The Good Wife, sino una serie sobre el crimen, sobre la línea que separa a los hombres buenos de los hombres malos y en cómo los primeros se convierten en delincuentes. La misma premisa que hizo triunfar a Breaking Bad.

En este caso, el caballo que tira de las riendas de la narración es Jimmy McGill, nombre original del abogado que luego se convertiría en el famoso Saul Goodman.

Su historia es la de un hombre nacido a la sombra de su exitoso hermano Chuck McGill (Michael McKean), fundador del bufete de abogados Hamlin, Hamlin & McGill y del que tendrá que cuidar debido a una extraña enfermedad que lo obliga a permanecer lejos de cualquier onda electromagnética. Por eso, cada mañana, Jimmy McGill tendrá que acercarle comida, periódicos y todo lo necesario para la supervivencia en una casa sin electricidad, móviles y ordenadores, pero con velas.

better-call-saul-season-1-chuck-mckean-character-gallery-935

Jimmy se lo debe todo a su hermano. Cuando era joven, era una especie de buscavidas conocido como el ‘Resbaladizo Jimmy‘. Su época más arriesgada y divertida (sobre todo para el espectador), en la que su día a día era un juego muy parecido al del personaje de Robert Redford en El Golpe. De ese abismo lo rescató su hermano Chuck, empeñado en hacerlo una persona de provecho con un trabajo digno.

Sin embargo, el camino de Jimmy para evitar la oscuridad no será fácil. Primero, trabajará como repartidor de correo en la empresa de su hermano (HHM), después se sacará el título de abogado estudiando a distancia en la Universidad de Samoa Americana y, más tarde, acabará despedido y sin trabajo.

Pero eso no será suficiente para terminar con la perseverancia de Jimmy, quien tendrá que empezar desde cero con la defensa de acusados en un tribunal público. Se convertirá así en un abogado de poca monta, con un despacho minúsculo en la trastienda de un local de manicura, en el que tendrá que luchar para sacar adelante su difícil vida de forma honrosa.

Parece claro entonces que la premisa principal de los creadores de la serie es resolver la siguiente pregunta: ¿Qué es lo que hace a un hombre como Jimmy McGill convertirse en un tipo al margen de la ley? La primera temporada de Better Call Saul ya ha sembrado alguna de las semillas para que dentro de seis años, el personaje conozca a Walter White y Jesse Pinkman. Pero no es el único al que conoceremos en este spin-off.

La otra aparición en la primera temporada de la serie es la de Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks), el frío e implacable matón de Breaking Bad al que vemos convertido en un veterano policía retirado, encargado de subir y levantar la valla del juzgado donde trabaja Jimmy McGill. Su lucha será también la de un hombre acostumbrado a vivir en las cloacas de la ciudad y cuyo coqueteo con el lado oscuro desde su época como policía lo situará sobre la muga entre el bien y el mal. Un magnífico personaje al que veremos crecer en el noveno episodio, uno de los mejores de la primera temporada.

better-call-saul-season-1-jimmy-odenkirk-mike-banks-character-gallery-935

¿Qué nos ha dejado entonces esta primera temporada Better Call Saul? Lo primero, la perfecta construcción de unos personajes con los que Vince Gilligan y Peter Gould han trabajado a su gusto. Ya que apenas conocíamos algo del pasado de Saul GoodmanMike Ehrmantraut, los guionistas han escrito a su voluntad la historia de ambos personajes y tendrán total libertad para imaginarse su futuro. Por eso, no está descartado que la historia de Better Call Saul alcance el presente de Breaking Bad y, por supuesto, no está para nada desechado que la narración adelante al último capítulo de la serie de Walter White.

A su vez, los creadores de la serie no han querido olvidarse de Breaking Bad y hemos podido ver algunos cuantos guiños (por no decir muchos) para los fans de la serie. El primero, en el episodio piloto (el más flojo de la temporada), en el que vemos cómo los peores augurios de Saul Goodman se ven cumplidos. Como le dijo a Walter White… Acabará trabajando como encargado en una pastelería de Omaha, dentro del programa de protección de testigos.

Entre otras alusiones, podemos ver la sala de manicura que Saul Goodman recomendó para lavar el dinero a Walter y Skyler White; o el mismo desierto donde Heisenberg pronunció el famoso ‘Say my name‘; o la aparición estelar de un Tuco Salamanca en crecimiento; el lugar donde Jimmy ejerce de director del bingo, Casa Tranquila, es el mismo lugar donde ‘Tío’ Salamanca conversaba en sus últimos días con Gus Fring y otros personajes de la serie; o podemos ver hecha realidad la divertida anécdota que Saul Goodman contaba a Walter White en la que conseguía ligar haciéndose pasar por Kevin Costner.

Así pues, esta primera temporada nos ha dejado un personaje con muchísimas posibilidades, al que eres capaz de adorar por su inocencia y de compadecer por su mala suerte. Su vida es una partida de póker. Solamente es capaz de ganar apostándolo todo. Y cuando le sale muy bien, te sonríes porque la jugada ha sido brillante. Pero cuando le sale muy mal, te apiadas de él porque se ha quedado sin blanca. ¿A dónde irá el bueno de Jimmy? ¿Qué camino tomará? ¿Pueden los criminales ser buena gente?

Larga vida a Saul Goodman.

 

En Twitter: @sanchez_josemi
En Facebook: /blogfueradeserie

Esta entrada fue publicada en AMC, Better Call Saul, Breaking Bad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *