‘Cucumber’, cuando amargan los pepinos

Cucumber

El mundo está habitado por personas muy diferentes. Somos tantos, y tan variados, que cada uno de nosotros conformamos un universo diferente, mágico y lleno de colores difícil de desentrañar por quienes nos rodean. Algunos son negros, otros blancos, otros asiáticos, otros indios, algunos son más bajitos, otros más altos, otros más flacos, otros gordos, algunos son heterosexuales, otros homosexuales, otros bisexuales, otros transexuales… El mundo se ha vuelto moderno, y con él, se han caído las cortinas que en el pasado nos impedían reconocer las diferentes sensibilidades que habitan nuestras ciudades. Ahora, en el siglo XXI y en pleno 2015, nos encontramos en nuevo punto de salida, en el que todavía nos queda mucho por conocer. Porque puede que todavía no seamos capaces de comprender a nuestro hermano, a nuestro primo, a nuestro amigo o a nuestro compañero de trabajo.

Este año, Channel 4 (Dates, Utopía o Black Mirror) estrenó la modernísima Cucumber, una cómica aproximación a la homosexualidad de ocho capítulos que nos ha hecho partirnos de la risa. Y, sobre todo, ha conseguido transmitir, de una forma no excluyente, el estilo de vida gay de Manchester de una forma tan delicada e inteligente que ningún espectador podrá sentir como ajenos los sentimientos que perciben sus personajes.

La historia cuenta la vida de Henry Best (Vincent Franklin), un irónico y malhumorado cuarentón que comparte la vida junto a su novio Lance Sullivan (Cyril Nri), con el que vive una crisis muy similar a la del resto de parejas: falta de comunicación, crisis sexual, carencia de emociones fuertes y rutina galopante.

Todo ello desembocará en una explosión de reacciones, que dejará a Henry Best en un bote a la deriva de sus emociones, en el que tendrá que replantearse su futuro y sus deseos junto a unos nuevos compañeros de viaje.

Sobre una atmósfera eminentemente gay, descubrimos las particularidades de la vida moderna, los nuevos dispositivos móviles que permiten encontrar un ligue en un kilómetro a la redonda, los singularidades de los deseos sexuales de cada personaje y los dramas ocultos que, inevitablemente, han compartido cada uno de ellos después de haber confesado su condición sexual.

Cucumber-FT-779x400

Cucumber es una comedia divertidísima, con un guión trepidante y unas ocurrencias dignas del mejor humor inglés. Russell T. Davies, guionista y director de la serie, ha sabido acercar un universo y una vida desconocidos para unos y habitual para otros, con una clara vocación de inclusión social.

La serie, de ocho capítulos y que se ve del tirón, merece la pena por su melancólico y conmovedor relato, una de las grandes sorpresas de lo que llevamos de 2015 y que se enmarca dentro de la trilogía Cucumber, Banana y Tofu.

 

En Twitter: @sanchez_josemi
En Facebook: /blogfueradeserie

Esta entrada fue publicada en Channel 4, Cucumber. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *