LA GRAN BELLEZA

Es probable que tras esta entrada se me escapen lectores a raudales y pierda la poca credibilidad que pueda haber tenido alguna vez. El pasado martes vi la flamante ganadora del Oscar a la mejor película de habla no inglesa de este año. La gran belleza, de Paolo Sorrentino. Obra maestra escriben muchos, la mayoría. Y qué quieren que les diga…

Cartel de la película.

Cartel de la película.

Me pareció una película estéticamente impecable, con momentos seductores, alguno –varios, para ser justo- fascinante, incluso brillante,  pero no acabó de cautivarme. Un cóctel de Fellini, de Visconti, de Ettore Scola, de Buñuel, de Lynch con chorrito de Bergman. Un viaje onírico, surreal de un escritor, Jep Gambardella (maravillosamente interpretado por Toni Servillo, eso sin duda), “precipitado en el remolino de la mundanidad” desde su llegada a Roma 40 años atrás. Un tipo que llama impostora a su sirvienta cuando el verdadero impostor es él.

La-gran-belleza

Tras recibir la noticia de la muerte de su primer amor –probablemente, el único-, el gran Gambardella, cínico y misántropo, no misógino, como aclara él mismo, enfrenta la nada que le rodea, un mundo extravagante, superficial, vacuo, esteticista y decadente –casi surgido de la pluma del mismo Boccaccio-, e inicia la búsqueda de aquel destello de belleza que apenas probó a los dieciocho en las aguas del Mediterráneo. Lo persigue por las calles de una Roma cuya inteliguentsia cultural y política no ha cambiado nada desde los tiempos de Nerón o Calígula; de día, más de noche, en palacios, en clubes, en fiestas, aunque solo es capaz de atisbarlo a ratos en el acuoso techo de su habitación.

Debo confesarles que, al igual que La gran belleza, la anterior película de Sorrentino, Un lugar donde quedarse (2011), también me sedujo a fotogramas. Ambas logran un ritmo melancólico, hipnótico, onírico y surreal, aunque ya observara en él ciertos indicios de locura. Maravillosa, genial para unos, demencial para otros. En ella, Sean Penn interpreta a una vieja gloria del hard rock-punk que emprende un viaje similar al de Gambardella, por mucho que allí hubiera un criminal de guerra nazi de por medio. La cinta estaba llena de buenos momentos, algunos brillantes, como en La gran belleza. Y de algunos diálogos salidos del teclado de un gran escritor, también como en La gran belleza. Pero.

dvd1324

En dos años, Sorrentino y Umberto Contarello, su co-guionista, han dado el salto definitivo a un universo propio. Como hizo Fellini. Una vuelta de tuerca inevitable. Consecuente. Y eso no abunda en nuestros días, es cierto. Pero uno corre el riesgo de quedar partido en dos, porque la línea que separa lo profundo de lo pretencioso es tan invisible como el hilo de araña.

Es curioso que los miembros de la Academia norteamericana hayan escogido La gran belleza por delante de La caza, Alabama Monroe o The missing picture. Aunque, si uno se para a pensarlo bien, tiene su lógica: han premiado una obra que les parece fascinante, cautivadora, tremendamente europea, intelectual…, pero que es más que probable que no les haya siquiera entretenido a ratos. En una ocasión, Martin Scorsese decía al respecto de Al final de la escapada de Jean-Luc Godard: “Me pareció una película muy bohemia, muy europea, incluso pic-nic; no entendí nada, pero me gustó”. Estoy convencido de que gran parte del público de este lado del charco se encuentra en la misma tesitura.

Sorrentino con su Oscar.

Sorrentino con su Oscar.

La gran belleza es una de esas películas que, una vez pasadas, no sabes si te gustan o no, si lo que has visto es una obra maestra o una pretenciosa -y preciosa- impostura. Que tan pronto te fascinan, como te cabrean. O una genialidad. O un simple ejercicio de esteticismo. Será cuestión de verla una segunda vez, quizás entonces les diga que es la mejor película del año. O no.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a LA GRAN BELLEZA

  1. Para mi gusto, una de las mejores películas que vi el año pasado fue ‘La Caza’, me conmovió. ¿Qué te pareció a ti, Carlos?

    Un saludo y enhorabuena por el blog.

    • Carlos Bassas dijo:

      Gracias, José Miguel. Estoy de acuerdo contigo. Me pareció una muy buena película, como me lo parecieron Celebración y El submarino. Vinterberg prepara una adaptación de una obra de Thomas Hardy, Lejos del mundanal ruido -ya adaptada por Schlesinger en 1967-.Esperaremos a ver qué sale. También Alabama Monroe era una gran película.

  2. Angélica dijo:

    Carlos, a mi me pareció una grandísima obra y a pesar de ello estoy muy de acuerdo con casi todo lo que dices en tu crítica, pero ¿sabes qué? que las sensaciones que describes entre fascinación y cabreo, o vacua impostura, se me han hecho más familiares en Her, otra de las películas del momento 😉
    Aquí, una incondicional de “La gran belleza”

  3. Miguel Suárez dijo:

    Aunque a mí si me pareció la mejor película del año y me fascinó prácticamente durante todo el metraje, me gusta mucho esta crítica. Me parece que has dado en el clavo en muchos aspectos de como se ve el cine europeo (o las obras más ‘intelectuales’ de autor en general) en Estados Unidos y en el paso sin retorno que ha dado Sorrentino. Por ahora, yo prefiero que los autores se arriesguen aunque eso pueda parecer pretencioso.

    Un saludo.

    • Carlos Bassas dijo:

      Yo también prefiero a aquellos que se arriesgan, y la película de Sorrentino es sin duda una apuesta personal. Su cine lo es. El problema que suelo observar en estos cineastas es que, una vez emprenden el camino, tienden a ser cada vez más manieristas y extremos. O, de repente, se aburren y dan un vuelco. Esperaremos a su siguiente obra, a ver qué pasa. Tema aparte son los estados de ánimo, aquellos que te llevan a disfrutar de una película un día y otro no, y al revés. El cine, el arte en general, está muy ligado a las emociones, y hay días en los que estás de que no. Y otros en los que un Disney te rompe…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *