Rejuvenecer entrenando. ¿Utopía o realidad?

Queridos amigos lectores:

El título del tema a tratar hoy puede parecer un anuncio más de tantos y tantos mediante el cual -de una manera más directa    o más subliminal-, la sociedad de hoy en día nos intenta seducir, porque no podemos negar que la juventud, desde que existe la humanidad, es el tesoro más codiciado por todos, porque refleja (o debiera hacerlo) energía, salud, vitalidad, fuerza, optimismo, ganas de vivir e incluso belleza.

Cada etapa de la vida tiene su encanto. Bajo mi punto de vista, es más importante cómo te encuentres tú mismo, que la cifra que delata tu edad en el DNI, ya que conozco personas con muy poca edad, pero con el alma envejecida puesto que no tienen ilusión por nada y al contrario: encuentras personas en tu vida que, aunque en su piel los años hayan dejado huella, sus ojos tienen el fuego de un verdadero adolescente, porque sus ilusiones nunca han muerto…

Yo empecé a entrenar con pesas muy joven, y sinceramente no he tenido la posibilidad de poder discernir mi estado físico, estético y mental del antes y el después de una manera relevante, puesto que empecé a beneficiarme de las maravillosas virtudes de este tipo de entrenamiento sin haber empezado a conocer la decadencia natural a la que estamos condenados por naturaleza.

Pero lo que tengo muy claro es que, si no me hubiera sometido a esta disciplina, mi vida ahora sería muy distinta, porque yo también sería una persona muy distinta en todos los aspectos.

Hace ya unos cuantos años que entré en un gimnasio por primera vez con una idea muy clara en el horizonte, y hoy en día pienso que este hecho hizo que yo marcara mi propia senda, trazada a golpe de disciplina, voluntad, tesón y esfuerzo, puesto que por circunstancias de la vida necesité reforzar mi baluarte interior (de los beneficios psicológicos que este tipo de ejercicio ofrece, traté en un post anterior).

Y hace tiempo que la ciencia me ha ido afianzando creencias que yo he adquirido respecto a las maravillas resultantes del hecho de llevar un programa adecuado de trabajo muscular, que lo he podido comprobar en mi propia carne y en mis alumnos (en mayor o menor medida dependiendo de cada caso particular y de la implicación del individuo en cuestión).

Que el ejercicio físico es lo mejor para retrasar el envejecimiento  y mantenernos jóvenes por más tiempo todos lo sabemos, pero casi siempre solemos achacar esto a los ejercicios que tienen una alta carga aeróbica frente a los que hacemos con pesas. Por este motivo, muchas personas no consideran el ejercicio con pesas como una buena manera de mantener su juventud por más tiempo (siento decirlo, pero esto es un grave error), ya que el trabajo muscular aboga por la eterna juventud como ninguno:

– Entrenar con pesas o trabajar la resistencia muscular es la manera más eficaz de mantener los músculos tonificados:
Conseguir un buen tono muscular es fundamental para evitar que éstos se descuelguen con el paso del tiempo. Además, esto nos ayudará a mantener unas fibras fuertes y despiertas capaces de responder ante cualquier estímulo proveniente del exterior. Al trabajar las fibras musculares lo que conseguimos es aumentar la circulación de la sangre y con ello mejorar el estado de los músculos.

– El ejercicio con pesas no sólo nos ayuda a aumentar la circulación sanguínea, sino que desata un proceso corporal que mantiene activo nuestro metabolismo durante más tiempo:

Esto lo que nos proporciona es una mayor quema de calorías y un mejor control no sólo de las cantidades de grasa que acumulamos en el organismo, sino también de los niveles de colesterol que tenemos en las venas, ya que al aumentar la velocidad metabólica conseguiremos que el organismo consuma más cantidades de grasa y no acumule tantas en el organismo, por lo que es una de las mejores maneras de no estar solamente bien por fuera, sino también por dentro.

– Esta disciplina aumenta la circulación sanguínea:

Con esto lo que logramos es mejorar también la llegada de nutrientes tanto a músculos como a los huesos, algo que conseguirá mejorar la situación de éstos enormemente.

– El entrenamiento con pesas rejuvenece las fibras musculares, revirtiendo el proceso de envejecimiento en los tejidos de las personas mayores:
Hay suficientes investigaciones que hace tiempo revelaron que levantar pesas puede rejuvenecer literalmente los músculos de las personas mayores, revirtiendo el proceso de envejecimiento dentro de los tejidos y mejorando la capacidad de las personas para realizar tareas físicas.
Concretamente en uno de esos estudios, investigadores estadounidenses y canadienses examinaron la expresión genética de los tejidos musculares de los músculos de 25 adultos de edad avanzada mayores de 65 años (70 años en promedio) que realizaban entrenamiento de resistencia dos veces a la semana durante seis meses. Luego compararon los resultados con los tejidos tomados de adultos jóvenes de 20 a 35 años.
Cada sesión de entrenamiento duraba una hora e involucraba 30 contracciones en cada grupo de músculo trabajado.
En el informe que aparece, el equipo halló que el entrenamiento de resistencia causaba un revés en la “huella genética” del tejido muscular de los adultos mayores, llevándolo a niveles similares a los observados en los adultos jóvenes.
El estudio también analizó la fortaleza muscular. Antes de que empezaran el entrenamiento de resistencia, la fortaleza muscular de los adultos mayores era un 59 por ciento más débil que la de los adultos jóvenes, en promedio. Pero el programa de ejercicio aumentó la fortaleza muscular de los adultos mayores en casi un 50 por ciento. Eso significa que al final de los seis meses, eran apenas un 38 por ciento más débiles que los adultos jóvenes.

– Trabajar la masa muscular activa las mitocondrias:

La clave está en las mitocondrias, que son como el motor de las células: combinan el oxígeno y los nutrientes para crear el combustible de las células. Las mitocondrias tienen su propio ADN (que es el material genético) y pueden multiplicarse por sí mismas. Lo que sucede es que durante ese proceso pueden sufrir pequeñas mutaciones o cambios en la información genética, que por lo general son reparados por la célula. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo y envejecemos, el número de mutaciones excede la capacidad de reparación de la célula y la mitocondria empieza a morirse o a funcionar incorrectamente. ¿Por qué es importante entender esto? Porque muchos científicos piensan que la pérdida de las mitocondrias es la causa del envejecimiento en los humanos y otros mamíferos.

Esto se explica de forma sencilla: si la mitocondria no funciona, no puede darle energía (o “gasolina”) a las células, por lo tanto las células se mueren. Esto causa que el pelo pierda su pigmentación (canas), que los músculos pierdan su consistencia, que la piel pierda su elasticidad, que el volumen del cerebro disminuya, etc. En resumidas cuentas, aparece la vejez.

– El entrenamiento muscular es el mejor aliado para prevenir y poner remedio a la obesidad:  

Tras los 40, la obesidad acorta en 7 años tu esperanza de vida. Al hacer un programa de pesas adecuado, el ritmo metabólico basal se acelera considerablemente, porque la masa muscular demanda mucha energía para mantenerse, aun en estado de reposo.

– Un entrenamiento de trabajo muscular adecuado activa la liberación de la hormona de crecimiento:        

Cuando levantamos pesas, se libera hormona del crecimiento para activar los efectos anabólicos que conducen a la regeneración muscular y el crecimiento. Dicha hormona alcanza un pico inmediatamente después del entrenamiento, y se reduce gradualmente hasta su nivel normal en las horas siguientes a la sesión.

La hormona de crecimiento puede:

Aumentar la densidad ósea.

Aumentar la masa muscular.

Disminuir la grasa corporal.

Aumentar la capacidad de ejercicio.

Por supuesto , yo no sé cuantos años viviré -y tampoco me gustaría saberlo- pero lo que tengo claro es que voy a hacer todo lo que esté en mi mano para tener la mayor calidad de vida posible en ellos.

RosaLopez

Por eso hago que mi entrenamiento sea mi mayor aliado para este fin…
Rosa López (Personal Trainer & Fitness Coach)

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Rejuvenecer entrenando. ¿Utopía o realidad?

  1. Jose Luis dijo:

    Hola Rosa he leído este artículo y aunque nunca me ha gustado entrenar con pesas sí que explicas muy bien como se tonifica el cuerpo y repara estimulando el metabolismo con este tipo de ejercicio. Es interesante sí y ojalá sigas practicándolo mucho tiempo.

    • Rosa López dijo:

      Hola Jose Luis:

      Muchas gracias por tu aportación.
      Ahora no entrenas con pesas, pero quién sabe si un día te animas y te aficionas…
      😉
      Un saludo,
      Rosa lópez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *