El entrenamiento muscular: fuente inagotable de beneficios

Queridos amigos:

Muchas veces pensamos que trabajar nuestra musculatura solamente repercute en vernos más definidos, con los músculos más marcados, pero quizás desconozcamos los múltiples beneficios que esta práctica conlleva.
Aquí os hago una lista a grandes rasgos porque, realmente, esto podría dar tanto juego como para rellenar un suculento libro:

Pérdida de grasa corporal, con el consiguiente mantenimiento de peso y control del mismo.
Control de peso. El músculo es metabólicamente más activo (quema más calorías) que la grasa. El entrenamiento con pesas o entrenamiento de resistencia muscular aumenta lo suficiente la masa muscular para acelerar el metabolismo.
Perder peso como único objetivo es una idea totalmente equivocada. Puede perder el tipo de peso erróneo (músculo y hueso) y seguir estando gordo y blando ( porque la masa ósea y la masa muscular pesan más que la grasa, en proporción al volumen que ocupan). Así que céntrate en perder grasa y ganar músculo, y tu cuerpo empezará a cambiar considerablemente.

Incremento del metabolismo.
El músculo es metabólicamente activo, con lo cual, si tú te preocupas en aumentar tu porcentaje de masa muscular, necesitarás más calorías, porque él mismo se va a encargar de demandarlas. Por consiguiente, tu ritmo metabólico basal se acelerará. La tasa metabólica disminuye con la edad y con la pérdida de masa corporal. El aumento de la masa muscular es lo único que puede incrementar esta tasa.

Aumento del consumo de calorías durante el entrenamiento con pesas o resistencia muscular.
Mantener al músculo en tensión aumenta la pérdida calórica.

Aumento del consumo de calorías después de entrenar los músculos.
Lo que hemos hablado anteriormente: el músculo sigue quemando calorías aunque te encuentres en estado de reposo…

pesas

Aumento de fuerza para la vida cotidiana. Hacer ejercicio con peso puede ayudar tanto a mantener como a aumentar la fuerza. Los músculos se encogen conforme vamos cumpliendo edad y por la falta de uso. Muchas personas pierden libertad porque han perdido la fuerza que les permite moverse. Sin embargo, con tan sólo una rutina ligera de levantamiento de pesas, se puede recuperar la fuerza perdida, o no perderla nunca.

Reducción del riesgo de diabetes.
Hay estudios que demuestran que el entrenamiento con pesas ayuda a las personas con diabetes a mantener la glucemia en niveles normales. La insulina secretada por el páncreas controla estos niveles. El tejido muscular está programado para responder a la insulina y, según ordene la hormona, absorber el azúcar de la sangre.

Huesos sanos y fuertes. Con la edad, se pierde densidad ósea. Y esta situación nos puede llevar a la osteoporosis. Combinando el levantamiento de pesas con una dieta adecuada (con suficiente calcio) se puede aumentar la densidad ósea y ayudar a prevenir fracturas. Así mismo, se reduce el riesgo de osteoporosis.

Mejora de la integridad estructural y funcional de tendones, ligamentos y articulaciones.
Una musculatura fuerte y resistente permite desarrollar más fuerza y obtener un mejor rendimiento con menos riesgos de lesiones para músculo, tendones, ligamentos y articulaciones, evitando la transferencia de carga a estos tres últimos.

Mejora del funcionamiento interno de los órganos. Trabajar los músculos de una forma correcta hace que todos los órganos internos permanezcan en la posición correcta, facilitando así los procesos de digestión, tránsito intestinal, y también la respiración.

Disminuye el riesgo de lesión en los deportes.
El entrenamiento con pesas desarrolla la masa muscular en áreas clave propensas a sufrir lesiones.

Estado mental saludable y subida de la autoestima.
El levantamiento de pesas o los ejercicios de fortalecimiento muscular ayudan a las personas a sentirse mejor y pueden incluso reducir algunos de los síntomas de la depresión. El aumento de fuerza y el mejor aspecto físico elevan a menudo la autoestima y la confianza en uno mismo.

Mejora de la imagen física. Un  cuerpo tonificado habla de por sí, puesto que tiene “todo en su sitio”. Un entrenamiento de trabajo muscular cambia el aspecto físico por completo. Si no lo crees, observa a un corredor que sólo entrene el sistema cardiovascular…

Rosa López ( Personal Trainer & Fitness Coach)

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *