Mediación mercantil (1)

Cuando hablamos de mediación mercantil, nos podemos estar refiriendo a la resolución de múltiples conflictos que se dan en el seno de las empresas. Desde conflictos relacionales entre personas o equipos de trabajo, conflictos de información o comunicación interna, conflictos de valores, conflictos estructurales o conflictos entre empresas.

Vamos a hablar hoy de estos últimos, de los que tienen lugar entre empresas.

dos-empresas

Veámoslo mejor con un caso. Tenemos la empresa A, fabricante de ropa y la empresa B, fabricante de telas para la confección de prendas deportivas. La empresa B es habitual proveedora de la empresa A, a la que hace mas de 10 años sirve telas de algodón que necesita  la empresa A para su proceso de fabricación.

Al inicio de su relación comercial, la empresa A homologó como proveedor de confianza a la empresa B y viene sirviéndole con asiduidad sus telas. La empresa A y la empresa B son españolas, pero por criterios de coste de personal, la empresa A ha deslocalizado dos de sus factorías que se encuentran ubicadas fuera de España. Esto obliga a la empresa B a adaptar su proceso de distribución, con el aumento de coste que supone, ya que su cliente (empresa A), es un cliente de los denominados estratégicos, no solo por la facturación que les ofrece, sino por la referencia que aporta a potenciales clientes a los que suministrar sus telas, ahora ya también a nivel internacional.

ropa-deportiva

Los departamentos comercial de la empresa B y financiero de la empresa A mantienen ciertos rifi rafes por el coste de la entrega de las telas en las factorías que están en el extranjero. Como podéis suponer, la empresa A no quiere asumir el coste y para la empresa B es un coste que no tenían y se ven en la obligación de asumir por no perder como cliente a la empresa A.

Por supuesto, la relación comercial ha dado paso con el tiempo a la relación personal. Después de años de relación como cliente y proveedor, la relación personal también está presente, y los gerentes de ambas empresas hablan también como “amigos” (entrecomillado, porque nunca será tal, pero si es más cercana que la estrictamente comercial) felicitándose por ejemplo en sus cumpleaños o quedando para comer cuando coinciden en ferias del sector, por ejemplo.

En la última entrega efectuada por la empresa B a la fábrica de la empresa A, se han producido las siguientes incidencias:

.- no se ha entregado en plazo (no es la primera vez….)

.- más del 60% de la tela estaba en mal estado. El transporte no se había hecho con garantías suficientes, y la tela estaba desteñida

.- la línea de producción de ropa deportiva ha tenido que pararse por estas incidencias del proveedor, por lo que se han pagado días de trabajo sin producción.

.- demora en la recepción de nuevo material en condiciones óptimas para continuar con la fabricación

.- cambios en la programación de fabricación de prendas por falta de las telas del proveedor.

El gerente de la empresa A, ante las noticias del responsable de la fábrica, llama por teléfono al gerente y “amigo” de la empresa B. Está muy enfadado, tanto que no puede controlarse desde el inicio de la conversación y comienza a gritarle.

El gerente de la empresa B, que no tenía noticias de las incidencias, pero que no acepta las formas del gerente de la empresa A, le dice que ya le advirtió del coste que suponía para él la distribución a sus nuevas plantas de producción y que le negó una subida en el precio del metro de tela. Para lo que si quería mantener el beneficio industrial, tenía que contratar un transporte más barato, lo que suponía menos garantías en la entrega del material. Y esto era de sobra conocido por el gerente de la empresa A.

Ambos gerentes se enzarzan en una discusión estéril en la que ambos mantienen sus  posiciones, sus argumentos y se amenazan mutuamente con la intervención de sus abogados, una demanda y como no, un pleito.

conflicto-empresarial

¿Es posible que encuentren una solución a este problema que ahora mismo tienen encima de la mesa que no pase por un enfrentamiento aun mayor y que permita recuperar la relación a nivel comercial (la personal en este momento no es lo más importante), cuando ambas empresas “se necesitan”?

La empresa A necesita a la B para la confección de sus prendas. Sí, es cierto que pueden cambiar de proveedor, hay muchos, pero tienen unos sistemas de homologación de proveedores que les cuesta más esfuerzo y tiempo que renovar la confianza en la empresa B.

La empresa B necesita a la A por ser un cliente conocido en el mercado internacional que les abre puertas ante nuevos clientes, además de resultarles un cliente conocido y rentable.

¿El pleito puede ser la solución al problema que tienen ahora mismo estas empresas? Tal vez si, puede que sus abogados consigan en un proceso judicial ganar al abogado contrario, pero… ¿será eso lo que realmente necesitan ambas empresas?

La mediación se ofrece como una posibilidad (no como una alternativa, ya que si la mediación no da resultado pueden siempre acudir a la vía judicial), como una primera opción en la que encontrar una solución a esta situación en la que las dos partes enfrentadas, empresas A y B, pueden hallar la manera de resolver su conflicto, en la que las dos estén conformes y suponga una relación de ganar-ganar (y con un tercer ganar, que es el de la sociedad en general)

En el próximo post, contaremos que pasó y cómo se desarrolló el asunto.

¡Seguimos en contacto!

Esta entrada fue publicada en conflicto mercantil, empresa, justicia, mediacion, negociacion, posicion y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *