Segundos pasos en el divorcio

Como continuación al post publicado la semana pasada, supongamos que estos padres que están tomando decisiones acerca de su nueva vida tras el divorcio, ya han establecido quien va a hacer uso del domicilio familiar y quien sale de la casa.

Como vimos, suele ser (aunque no siempre) el primer paso que se da y, normalmente, para cuando acuden a la primera sesión en nuestro despacho, aunque estén en proceso de búsqueda, ya hay decisiones tomadas acerca de quién sale, e incluso dónde va a vivir y las condiciones en que va a hacerlo: compra de vivienda, alquiler, piso compartido, con sus padres….

Otro de los asuntos sobre el que ya probablemente han tenido alguna conversación, es el reparto del tiempo para compartir con sus hijos.

custodia hijos

Lo primero que nos encontramos, es que todos hablan de custodia o guarda y custodia, como un concepto conocido. Realmente no es así. Los medios de comunicación y el acceso que todos tenemos a la información, hace que conozcamos la terminología, pero…. ¿sabemos de qué estamos hablando exactamente?

No vamos a hacer aquí una exposición de conceptos jurídicos, sino más bien, hablar tal como lo hacemos con ellos en el despacho, una transcripción de una conversación bastante habitual, que puede ser así:

“MN – Respecto al tiempo que pasaréis cada uno con vuestros hijos, ¿tenéis alguna idea o algo pensado?

Pareja – Bueno, hemos hablado entre nosotros. Y estamos de acuerdo en que ambos queremos custodia compartida….la mitad del tiempo…..vamos, lo normal

MN –Tu comentario es muy valioso, porque este asunto es muy importante para vosotros y para vuestros hijos. Que hayáis hablado y estéis de acuerdo es un primer paso muy importante. Ahora bien, hay que definirlo algo más en profundidad, así que si os parece, empezamos por: ¿Qué entendéis vosotros por LO NORMAL?

Pareja – Bueno…..no se….un 50% para cada uno, ¿no? Por semanas….yo conozco a unos que se organizan por semanas….o ¿puede ser de otra manera?…. ¿por meses tal vez?….. ¿Qué dice la ley?…. ¿hay unos mínimos?…. ¿tenemos que decidirlo nosotros?…… ¿podemos hacerlo?…

MN – Si os parece, empezamos por definir o concretar el concepto de custodia, aunque en mediación preferimos hablar de reparto del tiempo o tiempo de cuidado de nuestros hijos. Lo primero que debéis saber con exactitud, es qué es la custodia. Pues bien, la custodia es la toma de decisiones sobre aspectos cotidianos como el bocadillo de la merienda, si se pone chaqueta para salir,  si ve la tv o juega a la play station. Es decir, son todas aquellas decisiones que conciernen al cuidado y atención en el más inmediato día a día de los quehaceres ordinarios de la vida de los niños. Todas aquellas decisiones que tienen que ver con otros asuntos más importantes para ellos y para vosotros, como cambio de lugar de residencia, cambio de colegio, actividades extraescolares, salud, hospitalización, viajes, etc.. pertenecen a otra esfera de la responsabilidad de los padres, a la patria potestad, que salvo que exista una sentencia que prive de ella a alguno de los progenitores,  siempre será ejercida de manera conjunta. Esto quiere decir que quien ejerce la custodia no tiene más capacidad o responsabilidad decisoria sobre los hijos o asuntos que conciernen a los hijos, que el progenitor no custodio. Hay que diferenciar estos conceptos que van a estar presentes en vuestro día a día. Habrá asuntos que resolver como progenitor custodio pero habrá otros de los que tendréis que debatir y tomar una decisión conjunta porque pertenecerán a la esfera de la patria potestad. Dicho esto, y precisamente por esto,  en mediación, nos parece más idóneo eliminar el término custodia y hablar con un lenguaje que se adapta más a nuestra realidad y nuestro día a día. Si os parece, haremos el reparto del tiempo y ya después le pondremos la etiqueta a la custodia. Veréis como no es tan importante el nombre, sino el contenido.”

patria potestad

Y empiezan las sorpresas…..y un duro contacto con la realidad: LO NORMAL no existe. No hay nada ni nadie que pueda, a priori, imponernos un reparto del tiempo u horario de estar con nuestros hijos.

Lo importante es que los padres entiendan que pueden y deben ser ellos quienes establezcan un reparto del tiempo en función de sus necesidades, las de sus hijos, trabajos, horarios, domicilios, intereses comunes, actividades extraescolares, etc.

Y a partir de aquí empezamos a indagar y analizar en cada uno de ellos, sus preferencias, intereses, posibilidades, tiempos, deseos, miedos, inquietudes….hasta que son capaces de llegar a un acuerdo, tanto de tiempo ordinario como extraordinario. Y es entonces cuando a la vista del resultado obtenido, lo llamamos custodia compartida o exclusiva, pero en el papel, no en nuestras vidas.

reparto de tiempo de hijos

¡Seguimos en contacto!

 

 

 

Esta entrada fue publicada en aprender, Divorcio, informacion, mediacion y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Segundos pasos en el divorcio

  1. Pingback: “Brangelina” se divorcia. | El rincón del mediador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *