Primeros pasos en el divorcio

La semana pasada, haciéndonos eco de una reseña publicada en Diario de Navarra, hablamos sobre el aumento de las rupturas de pareja en el periodo Otoñal. Tal y como vimos, las estadísticas no engañan y efectivamente los divorcios aumentan tras la vuelta del verano. En la mayoría de los casos, no tenemos experiencias previas de divorcio por lo que es habitual tener dudas sobre qué hacer, a donde ir, como hacerlo lo mejor posible, etc…….

DUDAS2

Con la decisión tomada, hay que ir a un despacho profesional. La elección puede ser por referencias, por conocidos, amistades…..lo importante es que nos genere confianza y que realice su trabajo según nuestros deseos e intereses. Aquí hablaremos de lo que hacemos y cómo lo hacemos en Mediación Navarra.

Vamos a dar por hecho que ya hemos tenido un primer contacto con los 2 miembros de la pareja y la sesión informativa ha concluido con la firma del acta de constitución de la mediación. Estamos en la primera sesión de mediación y en ella llevamos a cabo los siguientes pasos:

1º Acercamiento al conflicto. Un primer abordaje del asunto que les ha traído hasta nosotras desde el relato de cada uno de los mediados dando un tiempo a cada uno de ellos para dar su “versión”, procurando que el protagonismo o la duración del relato sea de igual duración. La norma conocida por ellos en este primer momento, es que está prohibido interrumpirse.

2º “acoger la crisis”. Suele ser un momento complicado y muchas veces de llanto al hacer una pequeña historia de aquellos hechos y acontecimientos que nos han traído hasta aquí.

Es un momento muy importante en el que necesariamente tienen que escucharse y aceptar aquello que la persona que tiene enfrente está contando….En esta fase de construcción de una historia común, los mediadores hacemos uso de técnicas de comunicación como el parafraseo, la repetición, el rapport o el resumen.

acoger la crisis

3º resumen. Los mediadores deben recoger del relato que cada uno de los cónyuges hacen de su historia, aquello que han vivido de manera positiva o que ha sido importante en sus vidas y devolvérselo en un lenguaje parecido al que ellos han usado, eliminando distorsiones del lenguaje o expresiones peyorativas. , al lenguaje no verbal y su manera de aceptar la “devolución” de lo dicho por ellos. Este momento busca que se produzca una empatía y un reconocimiento de la vivencia del otro con respeto, y que facilite la comprensión, y al escucharse, entender los argumentos o razones del otro, aunque no estén de acuerdo.

4º Refuerzo. Tiene que haber un reconocimiento de la situación que está viviendo por parte de los mediadores. Desde nuestra experiencia profesional, sabemos que el momento es duro, pero damos mensajes optimistas. El proceso de mediación permite ir asumiendo y aceptando los cambios que deben producirse, de manera progresiva, y esto favorece la adaptación de todos, de ellos y los niños: “Ahora creéis que la noche es muy oscura, pero empezara en breve a amanecer” Durante todo el proceso utilizamos metáforas y narrativa de apoyo.

5º Lista de asuntos sobre los que obtener acuerdos. Exponemos los asuntos sobre los que hay que tratar, que son 5 fundamentales:

  • Patria potestad
  • Uso del domicilio familiar
  • Reparto del tiempo (Guarda y custodia)
  • Contribución a los gastos familiares
  • Pensión compensatoria (si hubiera que determinarla)

Los priorizamos en función de lo que hayan hablado o tratado y de lo que no. Empezamos siempre por lo que parece menos difícil acordar. Por ejemplo, en ocasiones, ya han decidido quién va a salir del domicilio familiar.

Lista 2

El más sencillo y no tiene discusión, es el de la patria potestad: compartida.

Del resto de asuntos, si no hay nada hablado o avanzado, (es raro, pero a veces sucede), a nosotras nos gusta iniciar por el uso del domicilio familiar. Vamos a hablar un poco de esto. Tradicionalmente uno de los cónyuges, permanece en la vivienda en la que vive la familia, eso en lenguaje jurídico sería el “uso” del domicilio familiar y hay otro que sale a la calle, a la nada…. En mediación nos parece fundamental tener en cuenta tanto al progenitor que se queda en el domicilio, como al que sale, ya que tendrá que asumir unos gastos (compra/alquiler, amueblar, adaptar… etc,) para ese segundo domicilio y eso también hay que conocerlo y tenerlo en cuenta para el bienestar de todos.

Lograr un primer acuerdo en este asunto que despierta tantas incertidumbres y miedos, es una manera de aclarar situaciones en todos los miembros de la familia, incluidos los hijos. Si los padres son capaces de transmitir a los niños de una manera ordenada y sin preocupación cómo se van a organizar en este difícil tema de los domicilios, habrán dado un primer paso firme en un divorcio dialogado y consensuado.

El reparto del tiempo de los hijos al cuidado de cada uno de sus progenitores, lo que se conoce como “custodia”, suele ser el siguiente tema a tratar.

CUSTODIA

Y ese será el tema de nuestra siguiente entrada en el blog

¡Seguimos en contacto!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *