Me quiero divorciar y ahora….¿qué hago?

Todos los cambios en nuestra vida, decididos por nosotros, empiezan por aquí precisamente, por la toma de decisión.

decision

No es fácil llegar a una decisión como la que abordamos en esta nueva entrada del blog. Todos conocemos a personas a nuestro alrededor que se han divorciado y algunos han estado mucho tiempo dándole vueltas y sopesando tantos factores, dudas e incertidumbres que reconocen haber estado años dándole vueltas.

Todas las rupturas sentimentales son complicadas, llenas de “idas y venidas”, y están marcadas por claras emociones que muchas veces son ambivalentes y no nos dejan ver con nitidez nuestro presente, nuestra felicidad y por supuesto nuestro futuro.

Pero ahora, vamos a dar un paso más. Supongamos que tú, querido/a lector/a, estás decidido a terminar con una relación de pareja en la que llevas años, en la que hay unos hijos en común, pero en la que estás seguro que ya no encuentras la satisfacción personal que antes había y en la que tu proyecto de vida ha hecho aguas. Sientes que tu relación ha naufragado y crees que es el momento de salvar los últimos muebles de este titanic que irremediablemente va al fondo del mar.

como le digo que me quiero divorciar

Lo primero que nosotras hacemos con quienes vienen a nuestro despacho para interesarse por nuestro servicio, es hacerles la siguiente pregunta: “¿hay algo que puede hacer (el otro/a), para que cambie mi idea de divorciarme y quiera seguir viviendo con él/ella?” Si la respuesta a esta pregunta es que todavía hay algo que puede hacer, el asunto se puede abordar desde la mediación trazando unos pactos de convivencia que tal vez aclaren discrepancias y resuelvan lo que les separa.

Si la respuesta es negativa, no hay nada que el otro pueda hacer para que yo quiera seguir viviendo con él/ella, ya se puede iniciar el proceso de divorcio en mediación.

Ahora el siguiente paso es comunicar al otro mi decisión firme, meditada y definitiva. La segunda gran dificultad. Hay que cuidar diferentes factores: momento, entorno, palabras, mensaje y además hay que dejar espacio para que quien tenemos enfrente, escuche, entienda, acepte y colabore en lo que va a venir después, que es ni más ni menos que regular nuestra relación a futuro en la que tendremos que seguir manteniendo una comunicación y un  respeto, sobre todo, si hay hijos en común.

Esta primera noticia, en algunos casos es esperada, pero no por ello menos temible y en otros, puede ser una sorpresa inesperada. Habrá que valorar estas posibilidades porque tendrán un carácter fundamental a la hora de abordar el asunto.

Partimos de la premisa de que no hay buena manera de dar malas noticias, pero aun así, si ponemos de nuestra parte y nos ponemos en el lugar del otro, seremos capaces de transmitir nuestra decisión de una forma más adecuada.

El mensaje debe ser asertivo y afectuoso. Debe hablar desde el yo, dando muestras de empatía….dejando espacio para la reacción del otro, aunque sea más airada de lo que esperábamos, hay que permitir el llanto y el desahogo..… debe buscar la colaboración en la creación de un nuevo espacio en el que seguir relacionándose y donde el amor de pareja, que ya no existe, permanezca como un afecto real permita que todos los que están a nuestro alrededor: hijos, familia, amigos, compañeros de trabajo, vecinos, etc,  no se vean inmersos en un conflicto de lealtades.

No es fácil, pero es posible. Y la mediación ofrece un espacio de encuentro, de comunicación y diálogo en el que, con la guía de los mediadores, poder planificar de manera conjunta nuestra familia, que lo seguirá siendo aunque no vivamos bajo el mismo techo.

No podemos terminar esta entrada sin decir (y no nos cansamos de hacerlo), que el divorcio termina con la convivencia, pero nunca con la relación y mucho menos con el vínculo.

decir divorcio

Nunca hay culpables, solo causas y como siempre, la primera gran causa del divorcio, sin duda alguna, ¡es el matrimonio!

¡Seguimos en contacto!

Esta entrada fue publicada en comunicacion, decisión, Divorcio, lenguaje, matrimonio, mediacion y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *