Con o sin Urko, son la pera

Viajecito a Miranda de Ebro. Último partido de la jornada. Resultados que te dejan el segundo puesto a tiro. Posible debut de Urko Vera. Contra un Mirandés que había jugado la Copa del Rey entre semana. Con mil rojillos de pro en la grada, animando al equipo. Con Merino en la picota por el interés del Borussia Dortmund. Con las ausencias de Nino y Javi Flaño cubiertas por Berenguer y Aitor Buñuel. Y en un estadio en el que ya ganamos este año, en la ida del torneo del K.O. aunque luego, por alineación indebida, nos quedamos fuera. Buena pinta para una tarde dominguera de fútbol y alegrías.

Álex Berenguer trata de marcharse de un rival durante el encuentro. J.C. CORDOVILLA

Álex Berenguer trata de marcharse de un rival durante el encuentro. J.C. CORDOVILLA

¿Alegrías? Mis pendientes, oye. Menudo truño de partido. Menudo fiasco de planteamiento. Menudo debut del pobre Urko Vera. Menudo día para que Nino y Javi Flaño se lo perdieran. Y es que todo, todo, todo pintó negro para unos rojillos que saltaron de amarillo y se quedaron verdes. Un equipito que salió goleado y que demostró ser capaz de lo mejor y de lo peor. Un equipito que fue la pera limonera.

La primera parte se puede resumir en una palabra: mala. Se le puede añadir, si me apuráis, de solemnidad. Poco más. Un tirito a la media hora de Torres, raso y a las manos del portero local, es el resumen del bagaje ofensivo osasunista en Anduva. Ellos, mientras tanto, superando a Oier una vez sí y otra también, colgando balones al área, sacando córners que hacían dudar al propio Nauzet y que se fueron al vestuario de vacío porque así lo quiso la divina providencia.

Mientras, la hinchada rojilla -navarra para no confundir-, pensando que seguro que la charleta de Martín les iba a poner las pilas, que en la segunda parte iba a volver nuestro equipo, que ahora vamos a por todas, que ya verás, ya, aparta que va a empezar. Nada más lejos de la realidad. Porque si la primera parte fue mala de solemnidad, la segunda la hizo buena. Hasta ahí puedo leer, que decían en lo de la Ruperta…

No hubo charla del de Campanas, no hubo tensión, no hubo ocasiones, no hubo equipo, no hubo estrellas, no hubo acierto. Sí hubo errores, facilidades al rival, poca tensión, manos infantiles en el área, entradas de ninja para despejar el balón a destiempo, expulsiones, debut estéril de Urko Vera, malos repliegues y goleada en contra. 4-0 y ale, al autobús, que hay que volver a Pamplona ya que dentro de una semana nos visita el Almería. Lo dicho, la pera limonera.

El primer penalti, de Unai García por manos, era evitable aunque es verdad que el defensa sale a pie cambiado y no puede juntar los brazos al cuerpo. El pitolari, ojo avizor y bien colocado, señaló la pena máxima. Y Eguaras, que no Eguarás (la diferencia de la tilde hace que el navarro parezca primo-hermano del disolvente) la colocó en la escuadra izquierda, imparable hasta para Nauzet. Hasta ahí normal, sin mucho sobresalto.

Incluso los rojillos trataron de reaccionar, con la entrada de Pucko y Urko Vera al campo. Y la incursión de Martins en la izquierda. Ofensiva total. Martín iba a por el empate, paso previo para tratar de lograr la victoria y subir al penútimo piso, justo debajo del ansiado ático. Pero Miguel Flaño, quizás por aquello de solidarizarse con su hermano Javi o, quién sabe, a lo mejor por lo contrario y no querer coincidir con él, se marcó una patada a lo Bruce Lee en el área rojilla, a destiempo, peligrosa, que se castigó con el lógico segundo penalti y el postre de la expulsión. Otra vez Eguaras la clavó, cambiando de lado, pero haciendo inútil la estirada de Nauzet.

Y de ahí al final, a emborronar la imagen del club. A la desesperada, con uno menos, sin gasolina y con menos acierto. Acierto que el faltó a Olavide para cabecear a gol tras un buen centro de Martins. Acierto que le faltó a Merino para cabecear con potencia, dejando el cuero blandito y posibilitando la estética palomita de Raúl Fernández. Acierto en el repliegue, permitiendo el tercero de Néstor con Abdón en posición dudosa y en el cuarto, del propio Abdón, clavando una tachuela más en el ataúd rojillo.

Pero como en el circo, “no se vayan todavía, que aún hay más”, el deseado Mikel Merino emborronó su cotización y bajó varios enteros ante los chicos del Borussia, piando más de la cuenta con todo perdido ante el pitolari y siendo expulsado antes de tiempo. Por lo menos no cayeron cinco, que con la misma se podía haber dado. Y es que no aprendemos, Mikelín, no aprendemos. Ante el gremio trencilla, chitón y a seguir corriendo. Porque ellos te pueden largar, pero tú a ellos no les puedes hacer nada…

Se acabo el asalto. Osasuna es la pera, y ha debutado Urko Vera. Goleada en contra. Que vuelvan Nino y Javi Flaño, y a ver qué tal andan Tano y Mesa para la visita del Almería. Una semana nueva de trabajo, a seguir currando que queda mucho trecho. A este paso, tal y como va el año, me veo que hasta el último partido no se va a decidir nada de ascensos y play-offs. ¿Os imagináis viajar a Asturias jugándonos el ascenso contra el Oviedo? Como escarpias de sólo pensarlo, pero hasta entonces, pasito a pasito y a por el Almería…

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

 

Comentarios (1)

(Comentarios cerrados)

 
  • Miguelito
    1/02/2016 | 11:45

    Son la pera, capaces de lo mejor y lo peor, como en la famosa novela de Stevenson, ayer salió mister Hyde y los nuestros fueron tan malos como él, gracias a Dios que esta temporada, hemos disfrutado sobre todo, al bueno del doctor Jekyll.