Se busca el 50 por ciento

La alegría va por barrios. Esta vez le tocaba a Vallecas. ¿Para cuando el nuestro? EFE

La alegría va por barrios. Esta vez le tocaba a Vallecas. ¿Para cuando el nuestro? EFE

No, tranquilos, no me refiero a la rebaja de los sueldos en esta santa casa a la mitad, tras aplicación del Convenio Nacional de Prensa. Tampoco me refiero a ninguna feria textil, de calzado o de vete a saber qué cosas que, al final, se acaban pagando. La mitad es una alusión clara al objetivo de los rojillos en las ocho jornadas o finales que quedan. O se gana la mitad o ya podemos ir sacando abono para campos de Segunda. Sin paños calientes ni zarandajas inútiles. Es lo que se ha ganado este equipito que, en los cinco últimos encuentros, ha palmado todos y ha sido incapaz de meter más de un gol. Y éste contra el Sevilla, con la derrota en el bolsillo. Si es que…

Gracia, que se ha comido el primero de los dos partidos de sanción que le impuso Competición por decirle mamablemente al pitolari que “Oiga, perdona, le han empujado a mi chico“, sacó la varita mágica en Vallecas y tiró de trivote en una declaración de querer puntuar, aunque sea uno, en el feudo madrileño. Loé, Puñal y Silva ocuparon la parcela central con la novedad de Oier en la derecha por la ausencia de Bertrán y dejando a Torres y Cejudo en las bandas. Oriol Riera trataría de finalizar con su sequía goleadora.

La arrancada fue como siempre, de galgo. Los rojillos, bien plantados, incluso se animaban a acercarse a los dominios de Rubén Martínez aunque con menos peligro que el pescado blanco. que dice el amigo Erro. Los locales, sabedores de la importancia, achuchaban la meta de Andrés pero entre el portero con sus puños y los centrales, poco peligro se veía. Actitud sí, ojo. Pero en los de Paco Jémez. Los rojillos, de miranda y poco más, salvo un zapatazo lejano de Silva a los pocos minutos que fue lo más destacado en ataque.

La segunda parte fue la mala, la que nos pasaron por encima, la que Osasuna no demostró que los puntos son vitales y hay que sacarlos. Mientras tanto, el cuñado Toñín y la parroquia presente gozándola porque veían que era cuestión de tiempo que el caracol rayista llegara tarde o temprano. Una ocasión por la derecha, una oportunidad por la izquierda, Lotiès que se tiene que tirar a cortar la internada peligrosa, el asistente anula correctamente un gol a Bueno por fuera de juego…

Como esto del fútbol es caprichoso, quiso la alineación interplanetaria que los pamplonicas tuvieran sus oportunidades, plasmadas todas ellas en un centro de Oier en la única oportunidad en la que se animó a subir y un no-remate de Oriol Riera en boca de gol. Quién sabe, si marca eso igual ahora estamos hablando de resurgimiento, renacimiento o resucitación al tercer día… de la derrota contra el Sevilla. Pero no, no estamos hablando de eso…

La sorpresa nos hacía abrir los ojos como platos al ver que pasaban los minutos y no recibíamos el gol de la condena. ¿Qué pasa aquí?¿A ver si estos empatan?¿Será posible? Pues tampoco. Minuto 87, internada por la diestra de Jose Carlos, un chaval que llevaba siete meses sin jugar, se marcha del veloz Damiá y cuando va a ganar línea de fondo, nota que alguien quiere desnudarlo con un agarrón en la pantaloneta. ¿Penalti? Pues qué queréis que os diga: SÍ. Tonto, inútil, infantil, de conejazo o lo que sea. Vale que a los trencillas les cuesta pitar un penalti contra Osasuna lo mismo que dura un caramelo en la puerta de un colegio de golosos. Nada. Pero hay veces que igual es mejor dejar seguir al contrario y que centre, a ver si tus compañeros hacen el trabajo que no has hecho tú. ¡Y más a dos minutos del final…!

Larrivey lanzó y nos devolvió a la realidad. Una realidad en la que no había tiempo para heróicas ni empates, una realidad que desnuda las muchísimas carencias de nuestro equipo. En ataque, en defensa, en el trivote, en el banquillo, en la cantera y en Tajonar. Una realidad que te obliga a tener que ganar la mitad de partidos que quedan para finalizar la temporada si quieres seguir en la elite del fútbol. Ocho partidos, ocho finales, se buscan cuatro victorias. ¿Dónde se darán, en el hipotético caso de que se den?

Real Sociedad, Almería, Valladolid, Valencia, Real Madrid, Celta, Espanyol y Betis. Esos son los nombres para el milagro. Repito, hay que ganar a cuatro, como poco, para ponerte con 41 puntos y vela a San Francisco Javier, a ver si nos basta. De los ocho encuentros, cinco en Pamplona y tres fuera de casa. Real Sociedad, Valladolid, Valencia, Celta y Betis. Esas cinco finalísimas son las que nos van a dar la vida o a dejarnos sin corazón. Comenzando con la visita del primo txuri-urdin, inmerso en su carrera europea, ahí es nada.

Sinceramente, pese al cabreo de la derrota de Vallecas no por inmerecida, sino por la actitud que lleva demostrando el equipo, sigo viendo el futuro con ojos positivos. Por eso somos de Osasuna, porque estamos acostumbrados a sufrir y este año, aunque estaba en nuestra mano evitarlo, vamos a tener nuestra ración masoquista. Ahora bien, como me dice el amigo Josemi (pero no en su blog Fuera de Serie, muy recomendable para los adictos a las series) igual la estrategia contra los donostiarras debería pasar por plantar champiñones en El Sadar. Mientras se despistan recogiéndolos, marcamos por lo menos un gol. UNO SÓLO…

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

 

Comentarios (4)

(Comentarios cerrados)

 
  • Miguelito
    27/03/2014 | 16:39

    No dejemos solo a Osasuna, es que oigo a mis amigos y a mis compañeros de trabajo que nos vamos a segunda, leo en otros articulos que la aficion asume ya el descenso, buff, yo pienso que de esta manera le hacemos un flaco favor al equipo. Hay margen de maniobra, hay partidos asequibles y hay que animar ahora mas que nunca, porque ya lo dice el dicho: ” Rie y el mundo reira contigo, llora y lloraras solo” .

     
     
     
  • Miguel
    27/03/2014 | 18:19

    Estoy de acuerdo como tu, pero con la actitud de estos jugadores rojillos últimamente, no se puede tener
    mucha fe en ellos.

     
     
     
  • ROJILLO INCONDIC..
    28/03/2014 | 23:32

    Es un tema de actitud o le echan un par de huevos o no hay nada que hacer, la cosa pinta mal pero que muy mal, pero bien es cierto que aun se puede y juntos podemos, vamos a echarle todos un par de huevos y vamos a sacar esto adelante, en casa no puede salir ningún rival vivo, mas de huevos y eso que dice la gente borrachos vagos y delincuentes los rojillos incondicionales, lolololololoooooo

     
     
     
  • ROJILLO INCONDIC..
    28/03/2014 | 23:39

    La cosa pinta mal, es un tema de actitud de los jugadores si le echan un par de huevos nos salvaremos, la salvación esta en casa, echadle huevos y vamos a ganar los 5 partidos de casa, esta afición no merece este castigo, darlo todo y la afición seguro que no va a fallar porque nunca lo ha hecho, lo dicho mas pelotas, aupa OSASUNA