Aquí está la Navidaaaaad…

A estas alturas de la película imagino que quien más y quien menos se sabré de memoria la tonadilla de la canción del anuncio de marras de la Lotería de Navidad, sí hombre, esa en la que un zagal corre por las calles de un pueblo que parece sacado de la posguerra española, con tod@s reunid@s en la Plaza Mayor para ver el peaso conciertón que dan la Muerta Sánchez, David Bogavante, Montserrat Caballó, la Niña Pastoreando y, cómo no, Raphael. Pues como todo en esta vida, y más últimamente con adelanto desmesurado, ya podemos decir que ha llegado la Navidad. Sin haber celebrado San Francisco Javier, oyes…

Alves, en una de las pocas ocasiones en las que manchó los guantes, despeja ante Riera. EFE

Alves, en una de las pocas ocasiones en las que manchó los guantes, despeja ante Riera. EFE

El caso es que un mes antes de que giren los bombos que custodian los Niños de San Ildefonso, viene siendo tradición engalanar los comercios, encender las calles con adornos y anunciar los descuentos prenavideños en todo comercio que se precie. Y claro, ante tanta tontería televisiva y comercial, Osasuna no ha querido ser menos. Ya hay lotería de los veteranos rojillos, del club, del curro, del bar de turno y descuentos y regalillos varios. Entre ellos, el del Olentzero de Huarte, que impregnado del espíritu pascualeron, también quiso sumarse a la cabalgata de donaciones y prebendas y le dio facilidades a Djukic para que Mestalla no estallase y los chés ganaran dos partidos seguidos.

Porque no me negaréis que la roja a Patxipu es justa, ¿no? Vamos, sea en el minuto 1 o en el 455, a ver si nos vamos enterando de que somos Osasuna y los árbitros no nos van a dar aguinaldo ni turrón. A lo sumo, carboncito del bueno, pero siempre de castigo. Así que, por mucha protesta, queja, cara de incredulidad o zarandajas varias, un entradón a lo cortacésped y sobre el tobillo, encima el de apoyo es roja aquí, en Pekín o en Mutilva. Y ale, Papa Noel, uno a la ducha y otros diez con el marronaco de jugar 77 minutos, añadidos de postre, con uno menos.

El equipo de inicio, ya lo avisaba en twitter, me gustaba salvo la inclusión de Patxipu por Silva. La veteranía es un grado, pero con los años se pierden reflejos, rapidez y velocidad. Aunque se suplan con perrerías y pillerías propias de la edad, contra un equipo como el Valencia hay que apuntalar el centro del campo para evitar que Parejo, Canales y compañía hilen fino. Y para ello, Silva o el propio Loé eran más de la partida que el supercapi. Pero quitando ese detalle, los rojillos saltaban a un campo en el que el público podía convertirse en su mejor aliado sin los locales no marcaban. Y en primer cuarto de hora lo hicieron de lujo. Hasta con ocasiones…

Luego llegó la segadora cebollera y todo se vino al traste. Más cuando, en un esfuerzo enorme de los rojillos por cerrar y aguantar, casi con el pitolari chiflando el descanso marcó el Valencia el primero. Una pena y al garete todo el esfuerzo solidario de los nuestros. Pero es la factura de cargar piernas corriendo tras el cuero, sin dominarlo, para evitar que los de Djukic construyeran fútbol.

Y eso que el Valencia no es el de antaño. Los locales se diluían al llegar al área, no tenían acierto, no tenían intensidad ni profundidad, carecían de remate y llegaron a tensar la relación con su público que para la media hora, y en superioridad, eran incapaces de marcarnos. Gracias, dicho sea de paso, a Andrés, que colaboró en mantener 44 minutos su marco a cero. Pero era el día de Jonas, no el de la ballena, sino el del Valencia.

El delantero brasileño demostró que si le tiran un microondas, lo remata en forma de gol. Con la diestra, eso sí, pero lo remata en forma de chicharro. El primero, para empujar a pase de Barragán tras un pase filtrado a la espalda del pobre Damiá. El segundo, empalmando un envío de Feghouli a media altura, sí, también desde la banda derecha del ataque ché. Y el tercero, otra vez asociándose con Barragán. Pim, pam, pum. Tres caracolitos con la bota derecha y tarea hecha. Djukic es bueno, el Valencia encadena dos victorias consecutivas, Osasuna sigue teniendo la negra a orillas del Turia y aquí paz, gloria, amor y turrones el Lobo.

Ahora viene la Copa, de Juancar, contra el Málaga en La Rosaleda antes de recibir al Real Madrid en Liga y en El Sadar. Si el torneo del KO se nos da bien, podrían darse tres enfrentamientos contra CR7 y compañía en un mes aproximadamente. Seguro que en las oficinas del club rojillo están deseando que se pase de ronda, ya que como dice la canción de la Lotería, jugar tres encuentros contra el Madrid haría que estuviera aquí ya “la Navidaaaaad” (Clinc, clinc, clinc).

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

 

Comentarios (1)

(Comentarios cerrados)

 
  • Miguelito
    2/12/2013 | 12:50

    Martes y TRECE, en muchos rascacielos de Nueva york no hay piso TRECE, estamos en el año dos mil TRECE, puñal merece TRECE collejas, el guerrero numero TRECE viernes TRECE y TRECE rosas son peliculas recientes, ramon TRECEt es un periodista deportivo, Angel nieto gano TRECE titulos mundiales aunque el dice que son doce mas uno, TRECE puntos tiene Osasuna.