Parado y despedido

Hay crisis, madre, y mucha. Las empresas cierran, la economía se hunde, los ricos son más ricos y a los pobres como nosotros, que decía el gran IVÀ, “en este mundo en el que impera la estética, sólo nos queda la ética“. Recesión, brotes rojos, problemas de liquidez, bancarrota o como queráis llamarlo, pero crisis hasta el garganchón. Y de ella se aprovechan los ricos, incluidos los nuevos ricos, como la Real Sociedad que, con aquello de que ahora salen al extranjero martes y miércoles, son niños acomodados de la Liga. O uno de los acomodados, permisos blancos y culés a un lado.

Momento en el que el pitolari, Del Cerro Grande, "despide" a Lotiès del partido. EFE

Momento en el que el pitolari, Del Cerro Grande, “despide” a Lotiès del partido. EFE

Osasuna se quedó en paro, en Anoeta. Parados y despedidos. Parados, como los tres balones que acabaron en los tres primeros chicharros. Uno de falta lateral, los otros dos de córner. A un equipo al que le habían hecho 16 goles en 11 partidos y cuya defensa, capitaneada por Lotiès y Arribas, estaba siendo de lo mejorcito en los últimos encuentros. Pues ale, a balón desempleado nos aumentaron la renta en tres, posibilitando a que la segunda visita a Anoeta, esta vez contra el primo donostiarra, terminara con un manotazo en toda la jeta de los nuestros y con una nueva baja para recibir al resucitado Almería.

Manoplazo en la cara, y eso que el equipo, condicionado por las lesiones, expulsiones y demás sospechosas decisiones que estamos padeciendo este año, había comenzado bien el partido. El mismo serio planteamiento que viene trabajando el míster, ese 4-4-2 casi germánico que se apoderó en los primeros compases del cuero y que supo frenar las acometidas del plantel que presentan los donostiarras: Velita, Griezmann, Chory… Perfectamente acompasados por los Zurutuza, Ansotegi y compañía.

Todo iba perfecto, con las ilusiones intactas y con buenas sensaciones hasta que llegó el minuto 33. Como si de Jesucristo se tratara, Ansotegi se imponía a la zaga rojilla en envío lateral de Rubén Pardo, que más que bota parece que tiene un guante. Pelotita al cogollico del área y el de Berriatua que impone sus 192 centímetros y cabecea a placer. 1-0, lata abierta y los nuestros tratando de poner las tablas, aunque con poca definición final. Y eso que rondar, lo que se dice rondar el área local, se rondó….

Comienza la segunda parte. Lo mejor, el primer minuto. A partir de ahí, crisis en estado puro. Otra vez el dichoso baloncito desempleado, mejor dicho, parado, que nos condena. El guante de Pardo la coloca desde la esquina y esta vez es Íñigo Martínez y sus 181 centímetros los que torean a la zaga rojilla. Nuevo cabezazo a placer y 2-0. ¿Podrían ir peor las cosas? Vaya que si podrían, o pudieran o pudiesen. Falta de Lotiés en un cruce sobre Vela al borde del área y cartulina roja para el francés. Ale, tira para Pamplona que esto ya se ha acabado y fijo que si esperamos al final, pillamos cola…

Cola de goles la que nos cayó después. El tercero, con un más de lo mismo en ese canto a la recesión que nos estaban calzando los txuri urdin. Córner, enésimo, botado por Rubén Pardo, “peinadita” con la manopla de Andrés y Griezmann, más solo que la una en el palo más alejado, de cabeza a la cazuela. Y más de media hora por delante… ¡Buf, menos mal que, a pesar de la crisis, la peña rojilla se fue de pinchicos por Donosti, porque de lo contrario…!

De ahí al final podemos decir que fue un paseo de los donostiarras contra un equipo cuyo míster fue el más destacado. Porque Gracia, viendo a su exequipo en el horizonte, anduvo listo y quitó a Arribas y a Oriol Riera, ambos apercibidos, en un nadar y guardar la ropa propio de un club en crisis. Tenemos los mimbres que tenemos, y ante la falta de cash para traer a Zongo o al que sea, mejor guardar lo poco bueno que tenemos y seguir peleando en nuestra liga. Y eso que Silva también andaba a una cartulina de la quinta…

Los tantos de Seferovic y Chory Castro ya fueron anecdóticos, en una superioridad aplastante de un equipo que tiene la suerte de sacar euricos ricos de la Champiñons League. Aunque el castigo fue excesivo, el primo donostiarra quiso curar sus males con una goleada balsámica, máxime ante la semana europea que les toca. Eso sí, con esta manita, esperemos que quede zanjada la deuda que tanto sale a relucir en las previas en las que los nuestros viajan a San Sebastián.

Ahora a por el Almería. Esperemos que al conjunto andaluz no le echen en Pamplona la “mano” que les echó Muñiz contra el Valladolid. Aunque sinceramente, viendo los últimos encuentros rojillo, igual habría que empezar pidiendo que no nos la echen a nosotros al cuello, que ya llevamos unos cuantos expulsados. Y es que, como dicen en tiempos de crisis, Dios aprieta pero no ahoga. A ver si respiramos con un triunfo que nos siga dando empleo y sin que se produzcan despidos antes de tiempo…

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

 

Comentarios (1)

(Comentarios cerrados)

 
  • Miguelito
    7/11/2013 | 13:12

    Seguro que salimos de la cola del paro frente al Almeria, y a soñar con que nos hagan un contrato indefinido en primera, pienso que tenemos buen personal, ademas de un encargado eficiente y entre todos llevaran a esa gran empresa a mantenerse a flote pese a la crisis.