Insisto: el equipo mola

Nada, oiga, que no. Que no le compro el coche nuevo ni le regalo el mío. Que me gusta, me hace mi servicio, me lleva de un sitio a otro y hasta es capaz de ponerme en la capital en tres horas y media. Sin TAVni zarandajas, que conste. El caso es que ya me pueden decir que el Madrid y su contra o el Barça y su control son los mejores del mundo, pero la revelación este año va a ser Osasuna. Y tampoco me vengáis con las tonterías de que hay que frenar la euforia y que estamos al principio y que el verano no ha terminado y que…

Ganamos al Sporting con buen fútbol (2-1)

Los jugadores de Osasuna hacen piña celebrando el primer gol, anotado por Nino. EFE

El buen rollazo que desprende nuestro equipo es la bomba del King África. Tenemos verdaderos jugones, cracks que nada tienen que envidiar a CR7, a CP4, a JPG69 o al obispo de Irurita. Y lo demostraron contra el Sporting de Gijón. Porque a pesar de lo ajustado del resultado final (sí, somos de Osasuna, nos toca sufrir aunque sea un poco) el regreso del fútbol a Pamplona fue entretenido, ameno, divertido e ilusionante. Y con destellos de calidad, algo a lo que no estamos acostumbrados por estos lares en los últimos años.

Con Camacho dando el petardazo en China, desplegando su sabiduría futbolera, Mendilibar sigue empeñado por nuestra tierra en ponerle las cosas difíciles a los periodistas de cara a adivinar el once titular. Dicen las malas lenguas que cuando el técnico dirigía al Valladolid, los compañeros juntaleras de Pucela tenía una “Porri Mendilibar” para ver si eran capaces de acertar el once titular de cada partido. Las mismas lenguas viperinas eran esclarecedoras al revelar el resultado de aciertos en toda una temporada: ninguno. Vamos, que al técnico rojillo le gusta dar su toque, su perejilito que dice Arguiñano, para no dar pistas a nadie.

Y no iba a ser menos con los rojis. Lolo y Puñal de pivote en el centro del campo, con Lekic en la grada. Andrés seguía en la meta y el resto, parecido. Con la incursión de Raitala. Bueno, él sabrá… Y vaya si sabe. Porque lo cuadró. El once que puso en liza en entrenador osasunista nos regaló una primera parte de juego y goles y victoria momentánea. Todos a una gran altura.

Lamah es una pasada. Se marcha con fuerza y velocidad, tiene regate, disparo (que se lo preguntes a las manoplas de Juan Pablo), pase… Sólo le falta tener tierras y saber cocinar para pedirlo en matrimonio. Nino es otro que tal baila. Se sacrifica, baja a cerrar campo en las salidas, tiene mucho veneno y además acompaña para empujar los pases de gol, como el de Kike Sola. El cascantino, a pesar de comenzar algo cegado, demostró que sigue siendo una pieza importante en este equipo. Cejudo continúa imparable, tanto en una banda como en la otra. ¿Y atrás?

Pues atrás andamos seguros. A pesar de la cagadica de Andrés (qué sí, hijo, que somos Osasuna y alguna tenemos que hacer) pero Roversio y Sergio se mostraron seguros en todo momento. El hispano-brasileiro es listo, rápido y despeja todo lo que le cae por la zona, al tiempo de tener calidad para sacarla y colocarla templadita para que los puñales la controlen y traten de hacer peligro. Sergio hasta se atrevió a caracolear en ataque y poner una asistencia de gol en el chicharrazo de Cejudo. Y atrás, pues eso: al corte, como Gillete. Y las bandas andan aseaditas, con la experiencia de Betrán y un Jukka Raitala que para tener 22 añitos, parece que se marca 40 en el DNI finlandés.

Mola este equipo. Y mucho. Con recambios como Raúl García en el banco, la verdad es que podemos hacer algo bonito este año. De momento, hemos ganado el primero de casa. Es en el viejo Sadar donde debemos basar nuestra permanencia. Lo que rasquemos fuera, bienvenido sea, obvio. Pero la verdad es que la pinta que tiene es tan positiva que ya en esta tercera jornada (segunda a los efectos) nadie se acuerda de las ausencias de Monreal y Camuñas. ¿Quiénes eran esos? Ni idea, a mí, háblenme de Raitala y Lamah.

No quiero terminar sin unas palabritas de la movida de las radios. La verdad es que estar en la zona de las cabinas sin radios es como ir de jota al Marengo a las 13.00 horas de un martes. Desangelada, silenciosa, aburrida, sin caras como la de Laki, Saralegui, Luengo… No sé a dónde vamos a llegar. Vale que Mediapro no es una ONG, pero in medio virtus que decían los romanos. Habrá que alcanzar un acuerdo para que no se deje de radiar fútbol desde los campos, ya que pierde buena parte de su gracia. Ojito, que los siguientes somos los medios electrónicos y los de papel. Si al final va a tener razón el amigo Gonzalo: teníamos que agarrar todos los plumillas y dejar de hablar de fútbol un mes entero. A ver si luego, cuando se caiga el negocio, se llega a un consenso.

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

 

Comentarios (2)

(Comentarios cerrados)

 
  • B - nito
    11/09/2011 | 22:45

    A ver si sois capaces los ” juntaletras y radiadores” de estar un mes sin mentar el futbol. Änimo..

     
     
     
  • Alberto
    12/09/2011 | 06:43

    Osasuna ha empezado bien, pero tranquilos, que solo van dos jornadas, y aunque se nota la ausencia de Camacho (para mejor), hay que tener los pies en la tierra.

    O eres de Osasuna o no lo eres, pero no se puede estar creando semejantes expectativas, y luego el día que pierdan dos partidos seguidos decir que son los peores del mundo.

    Va por buen camino, hay que disfrutar del momento, hay que felicitar y animar a los jugadores, pero nos los endiosemos, QUE SOLO van dos partidos!

    AUPA OSASUNA