The Black Crowes- Amorica 1994

Los hermanos Robinson decidieron en 1986 embarcarse en un proyecto musical común al que inicialmente denominaron Mr. Crowe´s Garden. En 1990 sorprendieron a todo el mundo con su debut. Shake your Moneymaker se apartaba de todo lo que se estaba haciendo en ese momento. No era Hair ni Heavy Metal, no podía encuadrarse dentro del primigenio Rock Alternativo que hacían grupos como Jane´s Addiction y tampoco sonaba funkie como los Red Hot Chili Peppers. Era una banda nueva, caracterizada por una actitud descarada (de la mano de los “particulares” comentarios del cantante), vacilona, rockera y que parecía a la vez estar enraizada en unos cimientos musicales a camino entre lo clásico y lo innovador. 

Si el debut de 1990 había sorprendido por lo novedoso, por la fuerza de la irrupción en escena, la continuación, publicada solo dos años después, demostró que aquello no había sido casual. The Southern Harmony and Musical Companion los consagraba como la primera gran banda de Rock de los noventa, como lo podían haber sido los  Rolling Stones, Led Zeppelin, Aerosmith o AC/DC en las décadas anteriores. Entre tanto, la  banda alcanzaba una cota de popularidad que no hacía sino ir en aumento. Aquellos hippies con guitarras ya eran una realidad.

Los hermanos Robinson

Los hermanos Robinson

Aparte de los éxitos en el estudio, Black Crowes alcanzaron pronto fama por otros dos motivos: Su potente directo, basando las actuaciones en improvisadas relecturas de sus temas, que alargaban y convertían en jams al estilo de las míticas bandas sureñas y su difícil carácter. En esto había un nombre propio como el de Chris Robinson. El cantante se ganó una fama de borde, prepotente y bocazas que le perseguiría durante los años siguientes. 

Tras sus dos primeros álbumes, los hermanos decidieron retirarse durante los siguientes tres años para presentar, posiblemente, su álbum de mayor impacto: Amorica.

La formación del 94

La formación del 94

El disco abre con uno de los temas más potentes: Gone. Destacan  el gran trabajo de percusión, de teclados y soplidos a la armónica, de riffeo y voces vacilonas, de guitarras cortantes que recurren al wah wah y huyen del virtuosismo para dejar paso a arreglos más intensos y menos técnicos.

A Conspiracy, la segunda canción, es la más parecida a los hits de discos anteriores, una preciosa canción con grandes melodías rockeras. She Gave Good Sunflower tiene un cambio de tiempo que deja ver la creatividad que buscaba el grupo en este tercer trabajo.

Dentro del trabajo merecen un peso específico dos canciones. Por un lado High Head Blues con su ritmo festivo y alegre, mostrando una cara más divertida de la banda. También  Down town Money Waster, con esa entrada de slide guitars acústicas tan característica. Esta última es, sin duda, uno de los clásicos de la banda.

La polémica portada

La polémica portada

Ahora, que si algo destaca del disco son esos detalles que revelan un arrollador talento para componer e interpretar música, creado con la dedicación de los verdaderos artistas, con todos los sentidos concentrados, y que, sin embargo, dan la impresión de haber nacido de la nada, del más puro feeling.

Sirvan de ejemplo los arreglos del piano en Descending; la ambientación general de Cursed Diamond (cuya versión acústica es incluso mejor) y Nonfiction. De Balladin Urgency destaca la entonación llena de sentimiento de Robinson o su enlace con la siguiente Wiser Time (dejo en este vídeo ambas canciones unidas) en lo que constituye otro de los momentos más destacados del trabajo.

Paradójicamente, Amorica no funcionó tan bien como se esperaba a nivel comercial, y los hermanos Robinson se replantearon ciertos aspectos de su carrera. De entrada, adquirieron humildad. No obstante, poco se puede decir de una banda con más de una veintena de trabajos entre discos, recopilatorios y directos y que, desde el inicio, buscó una forma peculiar de hacer las cosas. Sin ir más lejos ahí quedará para la historia la portada de este disco. ¿Provocadora? Quién sabe…

 

Acerca de ecos.cinta

Javi Robles Izu. Pamplona
Esta entrada fue publicada en Blues rock estadounidense y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a The Black Crowes- Amorica 1994

  1. javi dijo:

    Hombre, otra cosa igual si, pero innovadores no veo a Black Crowes… Pilla a Yardbirds, Creedence, The Faces, Rolling Stones… Los metes en la batidora y de ahí salen los Crowes. Eso sí, un grupazo como la copa de un pino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *