Norah Jones- Come away with me 2002

Hablar de Norah Jones hoy día es hablar de una súper estrella con millones de copias vendidas, premios de todas las tallas y colores y una reconocida trayectoria musical. Sin embargo, como toda estrella, su trayectoria musical tuvo un punto de inflexión en un álbum concreto. Lo que verdaderamente llama la atención en Norah Jones es que este punto de inflexión tuviera lugar con su primer trabajo. Es uno de esos casos (ciertamente poco habituales) en los que el comienzo ya es un éxito en sí mismo.

El disco fue grabado en 2001 pero salió a la luz un año más tarde gracias a la actuación de la discográfica Blue Note. Una de las primeras peculiaridades es que tuvo hasta cuatro productores diderentes entre los que estaba la propia cantante, Arif MardinJay Newland y Craig Street. Esta mezcla de nombres y de estilos de producción acabará afectando en cierta forma al contenido de las canciones ya que, si bien el álbum puede catalogarse como un disco de jazz, los matices de algunos temas permiten ver influencias pop, soul o folk. De hecho, unas de las polémicas cuando salió el disco provino de los sectores más puristas del jazz que negaban que el trabajo de Jones pudiera catalogarse bajo esa etiqueta. Sea como fuera, en 2002 una joven de Brooklyn criada en Texas estaba a punto de dar un salto inimaginable en su carrera.

Portada del disco

Portada del disco

Lo cierto es que una de las primeras cosas que llama la atención en los discos de Norah Jones es la propia Norah. Tras pasar su niñez y adolescencia escuchando a las grandes figuras de jazz y soul de los sesenta y a los artistas más destacados del country, decidió matricularse en la escuela de artes para aprender piano. A los 20 años empezó a actuar en varios salones y,gracias a estas actuaciones, se dio a conocer y entró a formar parte del grupo Wax Poetics. Hablar de su voz y su estilo es referirse a Etta James, Hank Williams, Aretha FranklinRay Charles.

Otra de las cuestiones destacables del disco es que, durante la grabación en los  New York City‘s Sorcerer Sound Studio and Shokan‘s Allaire Studios, más de 16 músicos diferentes ayudaron a vestir las canciones de Jones. Canciones que no siempre fueron escritas por Norah. De hecho, en este primer trabajo, únicamente la canción que da nombre al disco está compuesta íntegramente por la americana. “Come away with me” es una canción al piano, en la que lo que predomina es un cierto aroma a intimidad. Casi podremos imaginarnos a Norah Jones cantando y tocando el piano en el salón de su casa.  

Norah Jones

Norah Jones

“Nightingale” es otra de las canciones en las que participa como autora. Con unos cuidados arreglos que ambientan la canción, sobresale una vez más la voz de Norah Jones, navegando entre esos ambientes suaves, íntimos, sencillos pero efectivos.

Además de estos temas, el dicso incluye algunas versiones destacadas. Encontramos aquí las de Hank Williams, J.D. Loudermilk o Hoagy Carmichael. Lo cierto es que esa faceta compositora, Norah la delegó en sus dos colaboradores habituales, el guitarrista Jesse Harris y el contrabajista Lee Alexander, ambos clave para el éxito del Come away with me. 

Sin embargo, Ahora bien, estas piezas no habrían funcionado tan bien sin contar con instrumentistas como Brian Blade, Bill Frisell o Adam Rogers, o sin la producción de Arif Mardin, que también escribió los arreglos de cuerda.

Claro que para comprender el asombroso éxito del disco, que superó las veinte millones de copias en todo el mundo, hay que tener también en cuenta, además de los logrados aspectos artísticos, la belleza de Norah Jones y que por entonces ya fuese un secreto a voces que era la hija de Ravi Shankar. Los factores “cara bonita” e “hijo de leyenda” no le ayudaron nada para ganarse el favor de la crítica, especialmente dentro del jazz pero sí fueron determinantes para impulsar las ventas: una chica encantadora en los videoclips, sumada a la curiosidad de escuchar a la hija de Ravi Shankar, son elementos que crean expectación.

Es en definitiva un álbum perfecto para ambientar una cena pero, también, para escucharlo tranquilamente. Eso es, en última instancia, lo que hizo del debut de Norah Jones un favorito a escala planetaria, un fenómeno sin precedentes que marcó el comienzo de una nueva etapa para Blue Note. La discográfica estadounidense ya había editado álbumes que no eran estrictamente puro jazz, pero fue este álbum el que cambió radicalmente su política de ediciones, el que inició una nueva línea estilística más cercana al pop. Come away with me sí pertenece a esa resbaladiza e imprecisa categoría denominada jazz contemporáneo, pero es evidente el matiz pop del conjunto y las influencias tomadas del folk, del country y, por supuesto, del blues.

La cantante Norah Jones

La cantante Norah Jones

 

Es, en definitiva, el tipo de jazz que más posibilidades tiene de agradar a los que no acostumbramos a escuchar jazz, y fue necesariamente lo que ocurrió, lo que explica sus estratosféricas ventas.  Es un punto de encuentro entre el jazz y el pop tradicional, un maravilloso “producto” de artesanía de la industria discográfica estadounidense.

Acerca de ecos.cinta

Javi Robles Izu. Pamplona
Esta entrada fue publicada en Jazz y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Norah Jones- Come away with me 2002

  1. Colono dijo:

    Un disco maravilloso. Una delicia cómo canta esta chica, cómo frasea y acaricia tus sentidos. Es una pena que, en mi opinión, su trabajo empeorara bastante después de sus dos primeros discos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *