Maldita estadística

Yo, lo reconozco, soy uno de ellos. Yo tengo la suerte de pertenecer a esa “secta”,  uno de esos “locos” que cualquier día o noche te puede asaltar por una calle, por una pista o incluso por la más recóndita montaña con la única compañía muchas veces de algo de ropa ligera, unas deportivas y el móvil (para grabarme la ruta y por precaución). Siempre sonrío cuando hablo de ello, hoy me cuesta mucho, mucho, muchísimo, pero lo voy a seguir haciendo porque lo que nos ocurrió este domingo en La Behobia, por desgracia, no está en nuestra mano evitarlo. Ya no tiene vuelta atrás…

Todos los medios hablarán de ello, todos los profesionales del deporte estaremos, si cabe, un poco más sensibilizados con la seguridad en la carrera y también los corredores, sobre todo los navarros y aquellos a quienes les llegó la noticia a bocajarro porque compartían la carrera con Arantza. Buscaremos explicaciones definitivas, causalidades e incluso culpables. Aparecerán voces que desde diferentes puntos de vista harán un análisis minucioso del porqué de la muerte súbita en el deporte, de cómo evitarla.  Esa reflexión sin duda será positiva, hará crecer el conocimiento del deporte, tomar conciencia del riesgo  y en especial el que nos atañe a todos los que corremos.

Pero es también una realidad que se comenzará a hablar de estadísticas y por consiguiente comenzarán a bailar los datos, las interpretaciones y valoraciones en relación al deporte, sus beneficios, sus riesgos. Encontraremos a partir de ello seguidores y  detractores, todos, yo también, tendemos a utilizar los datos estadísticos sacándolos del contexto para apoyar nuestro punto de vista, es muy humano.

Ya desde hoy mismo encontraremos en diferentes medios, voces que clamarán, cautela y precaución  frente a la actividad deportiva, lo cual es un buen consejo, de la misma manera que lo es para el conducir, el trabajar,  o el caminar por la calle. Incluso no serán pocas las voces que clamarán contra el riesgo de las carreras populares, la carrera de montaña o las salidas cicloturistas. Y realmente la estadística les da en parte la razón, ya que sí que existe un mínimo porcentaje de desafortunados deportistas que encuentran graves lesiones e incluso llegan a fallecer por hacer lo que más les gusta. Y es normal que con la sensibilización que genera un caso como el de ayer, pero claro, no puede olvidarse que ese más del 15 % de la población que se “echó a la calle”, que levantó de la silla o del sofá, que cambió el bar por la montaña, por la pista o por el parque, vive mejor y más sano. Que sin duda,  los indicadores nos enseñarían una foto de la sociedad mucho más sana,  saludable y porque no decirlo, mucho más feliz que hace apenas unos años. Y eso que nuestros dirigentes no nos han ayudado mucho grabando el IVA de la actividad deportiva  hasta un 21% como a una videoconsola o por encima, incluso, de una hamburguesa precocinada. pero eso es otro tema.  La realidad es que nuestros jóvenes y no tan jóvenes, están  volviendo a ser más activos, más dinámicos y eso nos enriquece enormemente a todos .

La estadística también nos muestra  de forma demoledora, el crecimiento de las pruebas que, como La Behobia, decoran los calendarios y agendas de los runners, pudiendo cada fin de semana tener diferentes pruebas entre las que elegir . Y esto es también bueno, ya que de la misma manera que una competición es un estímulo para el deporte profesional, una prueba deportiva popular lo es también para miles de deportistas que quieren ponerse a prueba. Pero muchas veces no sólo es eso, competir o superarse a uno mismo,  es también  una excusa para viajar, para juntarte con viejos amigos y, por qué no , una  fiesta cuya “sustancia psicotrópica”  le llamamos  running.  Se podrá criticar la excesiva comercialización de las pruebas, los intereses de las marcas pero es indudable que, para que cualquier actividad hoy en día alcance las cotas de participación que está alcanzando la carrera, es necesario que mucha gente se implique, que se dediquen recursos y no sólo es necesario, sino además es bueno.  Crea valor, genera salud, mejora la vida de las personas.

Este movimiento, es comparable a otros grandes cambios sociales que se han producido en otros ámbitos  y estadísticamente seguro tendrá una interpretación dentro de los ciclos que se dan dentro de la historia.  Creo que este deporte popular, el running y otros muchos, que se practica por cientos de millones de personas en todo el mundo, es una reacción que el ser humano está ofreciendo a un entorno hostil, estresante, sedentario al que nos lleva la sociedad moderna. Y soy de los que pienso que esto terminará estudiándose en los colegios y en las universidades dentro de no mucho, como un gran cambio.

Este cambio nos trae desgracias como la de ayer, que tristemente  hacen cumplir  la estadística y que pone de relieve la importancia de dotar a este torrente imparable de algo bueno, como es el running, de las herramientas necesarias para que se incremente la seguridad, para que se eduque a los corredores en relación a la importancia de realizarse una valoración funcional, realizar entrenamientos específicos para cada prueba o tipo de esfuerzo. Debieran establecerse sistemas de control para la progresividad del acceso a la participación en las pruebas y de alguna manera, establecer un sistema de control que evite que un corredor de un salto cualitativo o cuantitativo en su práctica que le acerque al precipicio de la lesión, de la enfermedad o incluso de la muerte. Porque hay mucha gente que  lo tiene en cuenta, hace las cosas bien,  se prepara, tiene conocimiento y control sobre su actividad y, pese a ello, ocurren desgracias como la de Arantza. 

Y como pienso seguir siendo uno de “esos locos que corren”, continuare corriendo y  trabajando  en esto, conjuntamente con  otros muchos profesionales de diversos ámbitos, intentando reducir al mínimo la estadística, que nos guste o no, siempre estará ahí para recordarnos el riesgo que tiene vivir.

Tampoco la  estadística tampoco fallará  esta semana, cuando los corredores de la zona salgamos a correr, porque prácticamente un 100% nos llevaremos un trocito de Arantza en nuestro “corazón runner” y le dedicaremos nuestro esfuerzo y  disfrute a su familia.

  BH

Esta entrada fue publicada en General, Preparación Física. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Maldita estadística

  1. Raquel Zuazúa Fuertes dijo:

    Hola,
    Soy corredora habitual y participé en la Behobia del domingo pasado y continúo conmocionada con la muerte de Arantza.
    Me gusta leer tus reflexiones relativas a esta práctica deportiva que tanto me aporta.
    Sencillamente decirte que me entretienen tus artículos y que continúe tu motivación para seguir escribiendo sobre este deporte que nos hace ver la vida de otra manera.
    Un saludo,
    Raquel

    • Gracias Raquel por tus palabras. Realmente estos son días tristes por lo de Arantza pero por lo general es sencillo escribir sobre la carrera, que tanto nos apasiona y que a tanta gente nos une.

      Y que disfrutemos de muchas rutas más!

  2. Francisco Javier Elizari Roncal dijo:

    Llevo muchos años corriendo, esta habrá sido mi 18 ó 20 Behobia.
    Cuando terminamos la carrera fuimos a animar a los que iban llegando al puente del Kursaal (a unos 300 – 400 metros de la llegada…) y comentábamos sorprendidos y admirados la gran cantidad de mujeres que corrían, que por fin se habían dado cuenta de lo gratificante que es hacer deporte, y sobre todos este.
    Luego nos enteramos del fallecimiento de Arantza.
    Quiero animar a todas las mujeres a seguir corriendo, con control médico, pero que sigan corriendo, Arantza nos acompaña desde el Cielo.

    • No puedo estar más de acuerdo en todo y sobre todo en los controles, para todo el mundo que realmente quiera disfrutar a tope de nuestro deporte pero además minimizando los riesgos.

      Muchas gracias por tu comentario Jose Javier y que disfrutes de mínimo de otras 20 Behobias más!

  3. Totalmente de acuerdo con todas las reflexiones. Me ha gustado mucho la frase “El riesgo de vivir”, resume muy bien estos casos. El hecho de que sea una persona joven es más traumático si cabe. Lo de los exámenes físicos y test de esfuerzo estaría bien siempre y cuando como es ahora fuera opcional. Valdría con comparar estadísticamente este tipo de casos con los que se dan en Francia en el cual es obligatorio pasar un examen físico, ya que ni el deporte profesional se salva de esto: EL RIESGO DE VIVIR

    • Gracias David por tu comentario y por el fondo de la cuestión, la rigurosidad en el control. Mientras la cultura deportiva no nos lleve a la mayoría a monitorizarnos en una valoración funcional, creo que al menos en las carreras con dorsal, debiera ser una exigencia presentar un certificado de haber realizado una en los últimos 12 meses.
      De todas formas, tu que eres gran experto y que has compartido grupos entrenamiento conmigo sabes que también nosotros, los profesionales deberíamos ser quienes empujáramos a todo el mundo a hacerse una valoración al menos cada dos o tres años, incluso para entrenar o correr por ahí libremente.

      Que nos veamos pronto pateando por ahí David!

  4. Alvaro dijo:

    Muy de acuerdo con lo que escribes, Carlos. No pude participar en mi cuarta Behobia por una lesión de última hora, pero me quedé helado cuando me enteré. Eso sí, creo que el riesgo es inherente a cualquier actividad humana, y desde luego, también creo que el sedentarismo es mucho más peligroso (menos espectacular) que correr una MM. DEP Arantza y sigue escribiendo así, Carlos.

    Alvaro Bañón

    • Gracias Alvaro! Como habitualmente coincidimos por esas rutas perdidas, es fácil que estemos de acuerdo en nuestra visión ya que he os tenido la suerte de descubrir un modo de “disfrutar la vida” de forma cotidiana. Parece no obstante que el mensaje de la prudencia y de la responsabilidad tras el suceso de Arantza va calando y la gente comienza a plantearse realizarse pruebas, dosificar la progresividad de los esfuerzos y en resumidas cuentas a ser más consciente que si lo hacemos con cabeza, podremos todos practicar esta pasión mejor y durante más tiempo.

      Un abrazo
      Carlos Arraiza

  5. Asier dijo:

    Hola,

    Me ha gustado mucho esta entrada por ser valiente y buscarle un punto de vista positivo a todo esto en un periodo en el que el ambiente estaba triste. Me parece muy acertado.

    Quizá algún día os animéis a hacer una lista y explicar en que consisten esos controles físicos que se deberían llevar a cabo antes de ponerse a entrenar. En este sentido estoy un poco perdido de que tipo de pruebas son, qué resultados se miden y quién es la autoridad encargada de hacer estos tests.

    Enhorabuena por el blog!

  6. A mi también me ha gustado mucho. Enhorabuena por el blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *