Una reflexión sobre nuestra forma de comer

Comemos de una manera tan artificial que lo natural nos parece extraño.
Son frecuentes las preguntas que me hacen como: ¿Qué puedo beber para calmar la sed que no sea agua? ¿Puedo prescindir de las frutas, verduras y del pescado y sustituirlo por refrescos, zumos bricks y surimis? ¿Puedo tomar la carne con ketchup y mostaza? ¿Puedo tomar los frutos secos con sabor a barbacoa? ¿Puedo tomar el pescado rebozado y con mahonesa? ¿Y la ensalada con salsa césar? ¿Puedo tomar refrescos con las comidas? ¿Puedo almorzar bollería industrial en lugar de fruta? ¿Puedo tomar galletas de chocolate antes de acostarme? ¿Puedo picar entre horas? ¿Al yogurt le puedo añadir azúcar? ¿Y al cacao de las mañanas? ¿La bebida isotónica puede ser comercial y a ser posible de un color chillón?…

Éstas y otras muchas cuestiones demuestran que sin las aportaciones de la industria alimentaria, gran parte de la población, sobre todo los más jóvenes, consideraría aburrida la forma natural de preparar los alimentos. Tomamos excesivos azúcares refinados, demasiadas grasas industriales e ingerimos un abusivo cóctel de aditivos y otros químicos presentes en muchos alimentos, de imprevisibles consecuencias en nuestra salud a largo plazo.

Los yogures naturales, no gustan a casi nadie; los cereales para el desayuno, cuanto más dulces sean, mejor son aceptados; ya hasta varias empresas que venden agua, la ofrecen con diferentes sabores; el pollo de corral sólo tiene aceptación en un bajo porcentaje de la población; la carne viene asociada con una gran ración de patatas fritas y la leche de vaca recién ordeñada, provocaría un gran rechazo entre los consumidores habituales de lácteos; el agua es una bebida que aburre a los más pequeños y, claro está, mejor para ellos hidratarse a base de refrescos y zumos azucarados. Y en cuanto al pescado, hay que hacer maravillas en su preparación para que logren aceptarlo. Sin el pan, prácticamente cualquier plato resultaría desabrido y, evidentemente, no es lo mismo tomar verduras en la cena, que tomar un bocadillo de verduras. Otro muchos no pueden prescindir de tomar 4 o 5 cafés diarios y argumentan que, sin ellos, les costaría llevar el ritmo diario y en cuanto a la adicción al azúcar y sus consecuencias, mejor dejarlo para otro momento.
Nutricion
Debemos volver a un estilo de vida más ancestral, con más ejercicio y una alimentación más sana, sencilla y nutritiva. Debido a nuestro alocado estilo de vida, dedicamos tan poco tiempo al comer como a la preparación de los platos. No sólo es importante el qué comemos, sino lo es tanto o más, el cómo lo hacemos. Comer, no es una carrera que tenemos que realizar en el menor tiempo posible; aquí, el reloj, sobra.

¿Hay alguna bebida mejor que el agua para hidratarse?, ¿algún alimento mejor que la fruta madura para incorporar glucosa rápida a nuestro organismo?, ¿alguna guarnición mejor para la carne, que una gran ración de verduras?, ¿algún alimento que supere en vitaminas y minerales a una ensalada con multitud de hortalizas de diversos colores?, ¿algo que calme más el hambre que una gran ración de legumbre mezclada con verduras?, ¿algo más saludable que comer en buena compañía?

Y a ello hay que añadir, la excesiva cantidad de comida que ingerimos en un corto espacio de tiempo, donde masticamos poco y para ayudarnos a tragar, bebemos una cantidad excesiva de líquidos en cada ingesta. ¿Ya digerimos bien así? Y, no contentos, al final requerimos algo dulce y a ser posible con mucho aditivo químico y un poco más de picoteo final. Y, de este modo, luego estamos pesados, tenemos unas digestiones horribles y algunos recurren al uso de antiácidos. Esto ayuda a empeorar aún más el proceso digestivo, al perjudicar la ruptura de las proteínas, que requieren del ácido clorhídrico para su correcta digestión y absorción. Y, a largo plazo, esto afectará a nuestra flora intestinal y a nuestra salud en general, porque comer no es igual que nutrir, ya que una cosa es lo que entra por la boca y otra muy distinta, lo que al final llega a la célula.

Así que, como consejo general, mastica mucho y bien cada bocado, ensaliva abundante en cada masticación, bebe poco en las comidas y lo suficiente fuera de ellas, elige una alimentación lo menos procesada posible, incrementa el consumo de frutas, verduras, semillas y pescados, dedica tiempo y cariño, a la preparación de lo que comes y hazlo a ser posible acompañado y sobre todo, disfruta de ese momento, sin estrés; y con ello, seguro que tus digestiones, tu nutrición, tu rendimiento y tu salud, mejorarán.

Esta entrada fue publicada en General, Nutrición. Guarda el enlace permanente.

42 respuestas a Una reflexión sobre nuestra forma de comer

  1. Pablo Bezares dijo:

    Impresionante. Tienes toda la razon.

  2. Angel dijo:

    Me ha gustado mucho tu articulo, y estoy de acuerdo en todo lo que escribes, pero lo de beber poco entre comidas yo pensaba que había que tomar mucho liquido para hacer bien la disgestión.

    • Javier Angulo Fernández dijo:

      Hola Angel:
      Para hacer una buena digestión, hay que comer sin estrés, masticando y ensalivando lo suficiente y a ser posible ingiriendo poco líquido. Generalmente masticamos poco y para ayudarnos a tragar bebemos en exceso. Los alimentos ya poseen suficiente líquido. Las verduras tienen más del 90% de agua, los pescados más del 70%, las frutas entre el 80% y el 90%, hasta las carnes tienen más del 60%. Así que mastica y ensaliva mucho y obtendrás fácilmente ese líquido y prepararás al cuerpo para realizar un correcto proceso digestivo. Y procura beber en otros momentos a lo largo del día, para estar perfectamente hidratado.

  3. Angel dijo:

    de todos modos me parece un articulo muy interesante
    gracias por tus consejos

  4. Fernando López Angulo dijo:

    Totalmente de acuerdo con lo que comentas, es fundamental desde mi punto de vista dar un paso atrás y reconsiderar cómo nos alimentamos y como dices, cómo se alimentan nuestras células.
    Llevo casi un año con dieta controlada por un médico naturista y la mejora que he tenido en todos los aspectos es muy destacable. Dieta no significa comer menos, sino más veces y menos cantidad en cada comida. En mi caso, con 5 comidas al dia, como incluso más que antes, mejor, el cuerpo cada vez pide menos y dejan de apetecer productos que antes consumias y no podías pasar casi sin ellos. Y yo era un comilón. De alguna forma, el cuerpo se “reorganiza” y te pide menos cantidad. Estoy más vital, con más energía, me canso infinitamente menos que antes, etc.

    Creo que este tipo de artículos y de salud alimentaria deberían salir más en los medios de comunicación, porque una “cultura alimentaria preventiva” puede prevenirnos muchos problemas futuros que tratariamos con medicación (colesterol, antihipertensivos, etc).

    Enhorabuena por tu artículo y un fuerte abrazo.

    • Javier Angulo Fernández dijo:

      Me alegra Fernando, que esos cambios en tu forma de alimentarte, hayan supuesto una inyección de energía a tu vida cotidiana. Así que mi consejo es que sigas como hasta ahora y trasmitas con tu ejemplo a muchos.
      Un abrazo

  5. Jorge López dijo:

    Excelente artículo. Totalmente de acuerdo contigo. Lo malo es que la gente no lo pone en práctica.
    Un saludo amigo.

    • Javier Angulo Fernández dijo:

      Hola Jorge:
      Es una pena, pero pienso que cada vez más los aficionados al running, tienden a cuidar más estos aspectos.
      Un saludo

  6. Maite Castro dijo:

    Me gusta mucho este artículo. Pero tenía una duda o, mejor dicho, una curiosidad:
    En los partidos de tenis veo que Nadal sólo come plátanos en sus descansos, pero otros jugadores, o la mayoría, siempre los veo con bebidas isotonicas o preparados líquidos.
    ¿Qué es más conveniente? Yo voy al gimnasio 3 veces cada semana para hacer aerobic y algún día voy a hacer running.
    Gracias por atenderme.

    • Javier Angulo Fernández dijo:

      Hola Maite:
      Cuando entrenas a intensidades altas, el consumo de glucógeno muscular es alto. Los deportistas generalmente tratan de reponer estas pérdidas con alimentos y/o bebidas que aporten hidratos de carbono. Seguramente Nadal, tomará plátanos, algún preparado isotónico y agua, para mantener unos niveles de glucemia adecuados y para solventar la pérdida de líquidos que se produce con la práctica de la actividad. Tan conveniente es una cosa como la otra. En tu caso, con una bebida isotónica casera, como la que explico en el artículo anterior, te sería suficiente, la cual puedes tomar durante o tras la práctica del ejercicio. – See more at: http://blogs.diariodenavarra.es/dn-running-dudas-consejos/2013/11/09/una-reflexion-sobre-nuestra-forma-de-comer/#comment-53

  7. ricardo dijo:

    Hola Javier. Me cuido habitualmente y lo que me gustaría saber es si puedo pasarme y comer abundante y mal ocasionalmente. Tú que opinas ?

    • Javier Angulo Fernández dijo:

      Hola Ricardo. Todo el mundo comete excesos en algún momento de su vida. Lo de abundante y mal, depende lo que tú entiendas por mal. Es decir si tiendes a cuidarte y comer bien y un día decides comer en exceso y sin orden, es como si el que toma una copa de vino en las comidas, me pregunta que si algún viernes puede tomar 5 cervezas y 4 cubatas. Mi respuesta es que esto supone un estrés para el organismo y de hacerlo, cuantas menos veces mejor.
      Espero te sirva la respuesta.

  8. jose luis dijo:

    Hola Javier:
    Entreno unas 2 horas al día y sólo bebo agua. ¿ Sería conveniente una bebida isotónica ?

    • Javier Angulo Fernández dijo:

      Hola Jose Luis:
      Pues sí. Depende de la intensidad y del tipo de entrenamiento que realices. Si sudas mucho o no y en ese caso la cantidad variaría. De todos modos con 1 litro o litro y medio sería suficiente.

  9. Óscar Díaz González dijo:

    Hola Javier,

    Como comentan los demás compañeros, el artículo es muy bueno y básico para el día a día de cualquier persona, pero me surgen varias dudas. Hay una cadena de suplementación muy conocida que dentro de sus recomendaciones nutricionales recomienda cosas como: “evitar mezclar frutas”,”evitar mezclar proteínas e hidratos en una misma ingesta”, “evitar en las cenas ‘hojas verdes'”…¿Me podrías explicar los porqués de estas afirmaciones?, un saludo y gracias de antemano.

    • Javier Angulo Fernández dijo:

      Hola Óscar:
      Razones tendrá esa marca para realizar tales afirmaciones. Hay muchas corrientes que indican que no hay que mezclar las frutas ácidas con las dulces y que una macedonia de frutas es casi un pecado. Pero cuando uno requiere glucosa por el ejercicio realizado, no hay nada que refresque más que el agua y que reponga la glucosa más rápida y natural que una buena ración de frutas de diversos colores. Tras un entrenamiento de fuerza y siempre en función de la duración e intensidad, lo ideal es tomar alimentos que aporten una buena ración de hidratos de carbono, junto a una adecuada ración de proteínas. Así lo ha dispuesto la naturaleza. El arroz, tiene un 80% de hidratos y un 10% de proteínas. La avena tiene un 15% de proteínas y un 60% de hidratos y la legumbre sobrepasa el 20% de proteínas y el 50% de hidratos de bajo índice glucémico, hasta los guisantes poseen casi el 12% de hidratos y el 7% de proteínas. ¿ Qué haríamos con todos estos y otros muchos alimentos ? En cuanto a las hojas verdes, supongo será por la acumulación de líquidos, pero ¿ cuánta gente acumula líquidos ? Y supongo que los que tienen tendencia cometerán errores más graves que tomar una ensalada de escarola, cogollos, rúcula, berros,espinacas,.. que lo único que puede hacer es bien al organismo.
      Un saludo y espero te sirva.

  10. Javier Angulo Fernández dijo:

    Hola Maite:
    Cuando entrenas a intensidades altas, el consumo de glucógeno muscular es alto. Los deportistas generalmente tratan de reponer estas pérdidas con alimentos y/o bebidas que aporten hidratos de carbono. Seguramente Nadal, tomará plátanos, algún preparado isotónico y agua, para mantener unos niveles de glucemia adecuados y para solventar la pérdida de líquidos que se produce con la práctica de la actividad. Tan conveniente es una cosa como la otra. En tu caso, con una bebida isotónica casera, como la que explico en el artículo anterior, te sería suficiente, la cual puedes tomar durante o tras la práctica del ejercicio.

  11. pedro dijo:

    Me gusta mucho este artículo, y me quedo con algo que dices que “Debemos volver a un estilo de vida más ancestral”. Creo que los que realizamos algún deporte, realizamos algún ejercicio o para cualquiera que no lo realice, esto debe tenerse en cuenta. El problema es que, como todo, en vez de evolucionar, desevolucionamos, por decirlo de algún modo, es decir, que en vez de mejorar, y aprovechar estas mejoras y esta cultura que nos puede enseñar, no lo hacemos y comemos cualquier cosa. Y eso pasa por la gran cantidad de variedad de alimentos que disponemos. Si tienes sed, agua, y si tienes hambre, “comida”, no porquería. Y lo digo también por mi, que a veces por no estar cocinando, o simplemente porque me llama la atención determinados productos, los como.
    Procuraré comer como nuestros antepasados, lo que nos da la tierra, no lo elaborado.
    Gracias por este artículo y un saludo.

    • Javier dijo:

      Eso es Pedro. Hoy en día, tenemos tantas posibilidades de seleccionar lo que comemos, que con un poco de sentido común, seguro que eliges adecuadamente.
      Un saludo

  12. Elena dijo:

    Hola Javier:
    Yo soy de esas que necesitan dulce constantemente. Así que no puedo dejar de picar dulce entre horas. ¿ Cómo podría evitarlo ?
    Muchas gracias

    • javier dijo:

      Si realizas 5 comidas equilibradas al día y bebes entre horas, la suficiente cantidad de agua, posiblemente esa necesidad de dulce, disminuiría.
      Un saludo

      • Javier dijo:

        Es importante que en esta época invernal que llega, consumas más hidratos de carbono complejos de bajo índice glucémico, como la legumbre y seguro que de este modo, picarás menos por las tardes.

  13. miguel dijo:

    ¿que es lo que puedo comer o beber una hora antes de hacer una media maraton?
    ¿y despues de correr?

    • javier dijo:

      Una hora antes de la media maratón, puedes tomar algo de fruta y beber pequeñas cantidades de agua y/o una bebida isotónica casera.
      Un saludo

  14. Marcos dijo:

    He leído tus artículos y ya espero el siguiente.
    Enhorabuena

  15. Daniel dijo:

    Hola Javier:
    ¿ Realmente hay algo que no esté tratado artificialmente ?

    • Javier dijo:

      En la época en la que vivimos, es difícil encontrar algo que no esté tratado artificialmente. Pero, puedes elegir entre lo que está menos y más. Está menos tratado un yogurt natural que uno con sabor a fresa; un zumo natural, recién exprimido, que uno concentrado de tetrabrick; unas almendras crudas que unas garrapiñadas; unos cereales tipo muesli, que unos procesados crujientes y chocolateados; un lomo embuchado, que una mortadela, una merluza salvaje que un procesado de pescado y así, infinidad de ejemplos.
      Espero, que elijas adecuadamente.

  16. Marisol dijo:

    Hola Javier:
    Dado el mundo en el que vivimos, en lo que todo está tratado, ¿ cómo se puede llevar esa alimentación “natural” que propones?

    • Javier dijo:

      Hola Marisol:
      Espero que te sirva la respuesta que le he dado a Daniel. De todos modos, lo más natural, que es difícil, es evitar en la medida de lo posible el cócktel tan abusivo de aditivos que ingerimos constantemente, cuyas consecuencias son imprevisibles a largo plazo. Es decir, entre un agua de un manantial potable, una de grifo que ya está muy tratada, una con sabor a piña y una de color azul-verdoso, elige la primera y si no dispones, pues la segunda y ahí para. Entre unos copos finos de avena ecológicos, unos cereales tipo muesli, unos crujientes no azucarados, unos muy azucarados y chocolateados y unos con colores chillones, elige los primeros, o los segundos , incluso, de vez en cuando los terceros, pero ahí, para.
      Espero te ayude con ello.

  17. J. dijo:

    Muy bueno; tienes toda la razón.

  18. Enrique R. Erentxun dijo:

    Hola javier. Me gustan mucho los articulos. Mi duda es: Corro casi todos los días entre 25 y 30 minutos. Debería tomar algun recuperador?
    Gracias por lo que enseñas.

    • Javier dijo:

      Depende del momento en el que corras, de la proximidad con la comida anterior y posterior y sobre todo, de la INTENSIDAD de esa carrera. Si lo haces 2 horas después de merendar, la intensidad es moderada-baja y vas a cenar una hora después, con tomar agua y/o un tercio de una bebida isotónica casera, es más que suficiente.
      Un saludo

  19. Elba dijo:

    Muchísima razón llevan tus palabras.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en esta reflexión.
    Un saludo.

  20. Carlos dijo:

    Muy, muy, muy interesante!!!!

  21. Javier dijo:

    Buenas noches Javier 2 preguntas
    Primera pregunta es como se pueden preparar una racion de legumbre sin añadir mas grasa al cuerpo.
    Y la segunda pregunta que aconsejas para eleminar la grasa acumulada en el abdomen.
    Gracias

    • Javier dijo:

      La primera pregunta, las legumbres, siempre con verduras.
      Lo de eliminar grasa de la cintura, como consejo principal, EVITA todos los hidratos de carbono, tanto en la merienda como en la cena y mantén eso siempre y, notarás los resultados.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *