De Lerín a Estella

Ya que el otro día corrí en Lerín la primera prueba del Circuito Navarro de Running, me animé a participar en la segunda: la Carrera Popular del Club Atlético Iranzu, de 10 kilómetros. Fue el domingo pasado, en Estella. Allá que nos fuimos Iñaki y yo, solicos los dos. Y qué a gusto.

cartel_carrera_iranzu

Unos días antes miré la previsión meteorológica. A pesar de que habían anunciado que el tiempo empeoraría el domingo y que iba a llover, nos hizo un día perfecto para correr. Yo iba con miedo de que hiciera viento, porque un par de días antes empezó a pegar fuerte. Estuve entrenando el viernes en la Vuelta del Castillo y casi salgo volando. Pero, por suerte, ni llovió ni sopló ventolera. Y de temperatura muy bien, porque no hacía nada de calor, pero tampoco frío. Hasta me animé a ponerme mallas piratas y camiseta de manga corta. Parece que alguien llevó huevos a las Clarisas de Estella para asegurarse el buen tiempo…

También miré el perfil de la carrera. Deduje que era bastante llana. Digo deduje porque creo que no sé interpretar muy bien los perfiles. Gracias a Dios, en esta ocasión estuve bastante acertada.

Primero corrían los peques. Distintas categorías, diferentes recorridos. Eso sí, todos por el centro de la ciudad. Nosotros salíamos a las 11:30 h. Llegamos con tiempo, pero entre aparcar, ubicarnos, una cosa y otra, casi nos quedamos sin dorsal. Ya por fin llegamos a la Plaza de los Fueros, el punto neurálgico de la carrera; allí estaba la salida, la meta, la entrega de trofeos, el speaker, la música, el avituallamiento y las mesas de recogida de dorsales. La hora tope de recogida eran las 11 y yo ni me había enterado. Creo que fuimos de los últimos en recogerlo. Nos entregaron una bolsa del corredor que me gustó bastante porque en lugar de camiseta (que por un lado ya tengo muchas y por otro me suelen estar enormes) había unos guantes muy majos, un “buff” polar y una gorra, entre otras cosas. Distinto de lo habitual y muy práctico.

Nos preparamos en un banco de la plaza. El dorsal por aquí, los imperdibles por allá, el chip que se cae, que si sujétame esto, que si toma lo otro… Caras conocidas, saludos, charleta con Josetxo, un compañero de DN Running. La música a tope, muchos calentando, otros preparándose para animar a los participantes. Se respiraba ya en el ambiente ese “nerviosismo” previo a las carreras, esa espera tan característica que se vive durante los minutos previos a la salida.

Volvimos al coche, a dejar las sudaderas y todo lo demás. Aprovechamos para ir calentando. Ya de vuelta a la plaza seguimos haciéndolo, aunque llega un punto en que yo caliento “en estático”, porque si me paso me quedo sin fuelle para la carrera jajaja. Es decir, hago estiramientos, saltitos y esas cosas. Iñaki se parte de risa porque no puede entender que caliente así.

carrera_iranzu_1

Ya en la línea de salida, más nervios. Es un momento que hasta tiene su propio olor característico. Yo lo tengo metido en el cerebro; es una mezcla de detergente (camisetas de deporte limpias) con adrenalina y un poco de sudor. Y en ocasiones se une el olor del Bálsamo de Tigre. ¡Vaya mezcla!

De pronto sonaron las campanas de la Iglesia de San Juan Bautista… era el pistoletazo de salida. ¡Qué original! Empezamos con buen paso. Después de los primeros metros ya cogimos posición, a gusto. Entonces es cuando empecé a “fichar” objetivos. Vi por allá adelante a un grupo de 3 chicas y pensé: “A por ellas”. Siempre me pasa igual. Es el espíritu competitivo (y el ego, escondido ahí dentro). Eso sí, suelo tener mente fría para saber hasta qué punto puedo llegar. Evidentemente, no me voy a poner un objetivo inalcanzable; lo justo para esforzarme y poder conseguir el reto, pero sin pasarme. Cuando alcancé a este trío fuimos un ratillo detrás de ellas, porque me vinieron muy bien para mantener el ritmo. Fuimos por las calles del centro del pueblo y después por un camino que me recordó mucho a las huertas de La Magdalena. Ya hacia el kilómetro 4 les adelantamos.

Seguimos muy bien, a buen ritmo, un poco superior al que yo estoy acostumbrada. Llegamos al kilómetro 5 en pleno Puente de la Cárcel, conocido popularmente como “Puente picudo”. Viendo la siguiente foto, sobra explicar el porqué.

carrera_iranzu_2

Entonces fue cuando caímos en la cuenta de que la carrera tenía algo más de 10 kilómetros, porque había que dar 2 vueltas a un mismo circuito de 5 kilómetros. Y, en ese momento, no estábamos en el arco de la Plaza de los Fueros… Efectivamente, la carrera era de 10.540 metros (el pulsómetro no engaña).

Bueno, pues poco después cruzábamos ese arco y llegaba el avituallamiento. Un poco de agua para quitarme la sequedad y encarar con fuerza la segunda vuelta y ¡seguimos! Esta vez, con un nuevo objetivo fijado: otro trío estellés, de dos chicos y una chica. Fuimos a la par bastante rato, nos adelantaban un poco, les adelantábamos… pero siempre cerca, hasta el kilómetro 9, casi terminando el parque de Los Llanos, cuando una chica de un club de Viana vino como una flecha y nos adelantó. Tercer objetivo de la carrera: la de Viana. Le seguí durante un kilómetro, aproximadamente. Pero era demasiado ritmo para mí. Y en ese momento llegó otra chica del mismo equipo y también nos adelantó. Y nosotros, detrás. Ya, lo que pude. Y por fin, la meta. Algo de avituallamiento y una ducha en el polideportivo. Qué contenta estaba. Después de tanto tiempo lesionada, hacer una carrera así fue un subidón.

Una pena que no pueda correr el día 13 la Hiru-Herri, la tercera prueba del circuito. Me hacía mucha ilusión participar en todas las carreras, pero no va a poder ser, estaré fuera. Así que me tendré que buscar una carrerita en Cataluña que la sustituya

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De Lerín a Estella

  1. Koldo dijo:

    Gracias Mapi. Un gran artículo que a los organizadores (un club de atletismo modesto) nos deja un gran sabor para el año que viene.

  2. Mapi dijo:

    ¡Gracias a vosotros, Koldo! Me gustó mucho la carrera. El año que viene, ¡a repetir! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *