Si bebes, no conduzcas

Así nos lo enseñó el gran Steve Wonder en aquel anuncio de la DGT de los 80.

Pues bien, ahí va mi runner-consejo: “Si estás esquiando un día de niebla, no seas tan corto de salirte fuera de pistas por una zona que no conoces demasiado bien porque te puedes topar inesperadamente con un pedazo escalón de metro y medio que desconocías y estamparte contra el suelo de morros, sin darte tiempo a poner las manos y recibir todo castañazo entre las costillas y el hombro izquierdo a partes iguales”.
Sí, vale, como eslogan me ha quedado un poco largo pero a explícito no me gana ni Miley Cyrus en una gala de la MTV.

Resumiendo, que ando fastidiao de las costillas y el hombro por un golpe bastante fuerte que me di esquiando.

Lo del hombro para correr no molesta apenas, pero lo de las costillas… ufff… Eso es peor. Supongo que tendré alguna fisura o algo parecido. Tampoco me he ido a mirar, no merece la pena.

Un golpe en las costillas te puede provocar una rotura, una fisura o quedarse “solo en el golpe”, pero sea cual sea el diagnóstico, el tratamiento siempre es el mismo: paciencia, algún analgésico para el dolor y la palabra que más tememos los que nos gusta hacer deporte: REPOSO… Casi hasta retumba un eco maléfico cuando un médico te suelta esa palabra maldita.

Asi que nada, en esas estoy. El dolor de costillas es lo que tiene, tres o cuatro semanas retorcido no te las quita nadie. La primera fue un infierno, y la tuve que pasar a base de nolotilazos sin compasión. Es una sensación de impotencia terrible porque te duele hagas el movimiento que hagas. Y no te digo nada a la hora de dormir… Imposible encontrar postura.

A los 8-10 días había mejorado bastante, y como ya estaba que me subía por las paredes de estar parado, me fui al gimnasio a ver que podía hacer.

Primero bicicleta. Muy bien, apenas me molestaban. Después un poco de pesas de piernas. Perfecto también. Pasamos a probar algo de ejercicio de brazos con poco peso. Dolía pero soportable. Poco a poco me fui viniendo arriba e, incluso, me subí a la cinta a correr despacio.

Ahí ya dolía un poco más, pero era capaz de aguantarlo y las endorfinas hicieron el resto. Le fui dando caña a la cinta y conseguí estar 30 minutos a buen ritmo. Estirar, ducha y para casa más contento que las castañuelas de Inma la cordobesa.

Pero al día siguiente pagué el exceso. De nuevo dolores fuertes, vuelta a los nolotiles y el eco resonando en la cabeza: REPOSO… oso… oso…

Ya no me la he vuelto a jugar. Ejem, bueno… Sin que salga de aquí… Reposo absoluto tampoco he hecho. Confieso que he estado yendo algún día a spinning. Como os digo, en la bici tampoco me molesta demasiado, y esas clases magistrales de Israel son mano de santo para mi salud física y mental así que forman parte de la terapia.

Esta última semana ya me encuentro bastante mejor. Duermo bien, he recuperado el humor y se ven las cosas de otro color, así que vale ya de lamentos. Hay que mirar para adelante.

Los oscuros enero y febrero han quedado atrás, las horas de luz del día empiezan a alargar de verdad, y estoy con muchas ganas de salir del gimnasio, calzarme mis zapatillas nuevas y patearme todo Pamplona, así que solo voy a dar a mis costillas esta semana de plazo para que solucionen sus problemas.

Estén como estén, arranco de nuevo.

Las inscripciones del primer objetivo del año están abiertas: la Hiru-Herri. 13 de Abril en Huarte.

Hay que ser realistas. Por una causa u otra, voy muy retrasado de preparación y quedan pocas semanas para la carrera. No me puedo plantear hacer un buen crono, pero sí que me da tiempo a prepararla para intentar disfrutarla y hacer un tiempo digno.

Esta carrera son 10 km, así que con correr una hora dos días por semana, suficiente. Otros dos días de trabajo de gimnasio y uno de spinning… suman cinco. Y dos días libres para hacer lo que me apetezca. Esto como carga de trabajo media durante estas semanas. Las dos primeras semanas algo menos de carga y las dos últimas, más.

Planning hecho.

¡Vamos!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Si bebes, no conduzcas

  1. Joseba dijo:

    Tampoco podías dar Abrazos para celebrar los 3 golicos en el Sadar …. animo y recupérate pronto !! Abrazo, perdón, digo Saludos !! jajajaja

  2. Mapi dijo:

    Ánimo, compañero, que ya has pasado lo peor!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *