Vuelta a la Vuelta

AVCPor fin, después de tanto tiempo, este fin de semana pude volver a correr con el grupo de la Vuelta del Castillo. ¡Yujuuuuuuu! Ha pasado un año, aproximadamente, desde la última vez que corrí con el grupo. Madre mía, cuánto tiempo. ¡Y qué ilusión!

Tenía muchas ganas de que llegara este día. Últimamente me rondaba la cabeza el ir a probar un día a correr con ellos, así que esta última temporada he ido alargando cada vez más los entrenamientos. Porque hay que ir poco a poco, pero hay que ir avanzando; si no, no podré seguirles nunca. Y como veía que iba bien y no tenía molestias, he corrido más rato. Y por eso también he ido metiendo asfalto. No puedo ir siempre por hierba, no puedo acostumbrar a mi cuerpo a lo “fácil”. Más que nada porque luego llega la vida real, en la que predomina el asfalto.

Desde hace ya un tiempo entreno entre 3 y 4 días a la semana. Depende un poco de cómo me encuentre físicamente, de la lluvia y los barrizales, de las agujetas que tenga… Parecerá increíble, pero el martes pasado nos dieron tal paliza en la clase de Ciclo-Tonic (es una mezcla de GAP -Glúteos, Abdominales, Piernas- con spinning y tonificación) que al día siguiente no pude ir a correr. Bueno, casi no podía ni andar, ni moverme, ni sentarme. Fue culpa de las sentadillas asesinas, entre otros. ¡Madre mía, qué agujetas! Es más, a los 4 días todavía tenía dolorcillo. Ya le he dicho a Rosa, la profesora, que esto de vivir en una agujeta constante es un sinvivir. Eso sí, voy súper a gusto a esas clases, son geniales.

Total, que la semana pasada me dice Iñaki: “Si quieres, este sábado vamos juntos a correr con el grupo. Yo te acompaño hasta donde quieras/puedas. Y si hace falta, nos desviamos o nos volvemos antes”. Dicho y hecho. Yo iba con la intención de correr una hora, no más. No quería hacer más porque, para primer día, era suficiente.

Llegó el sábado… ¡qué guay ir a correr con el grupo! Y, aunque llovía, no me dio ninguna pereza ir. Allí, en nuestro banco, iban apareciendo cada vez más corredores. De verdad, qué ilusión me hizo encontrarme con gente que hacía un montón de tiempo que no veía. Allí mezclados, los del grupo 1 y el grupo 2, estuvimos charlando durante 5 minutillos. Me hizo mucha ilusión ver a Dani, que está preparando la maratón de París. A los Fernandos (es que hay varios), Manu, Jesús… Pero al que más alegría me dio ver fue a Fernando Crespo. No solo porque es un hombre súper majo, sino porque es un compañero de verdad. Es veterano y suele hacer las funciones de protector. Yo sé que, estando él, no me voy a quedar sola. Si un día estoy más floja o no quiero apretar el ritmo, él está ahí. Además, suele marcar un ritmo que para mí es perfecto.

Pasadas las 8:30, ya era hora de arrancar. Después de los saludos, charletas iniciales y calentamiento, cada grupo se fue por su lado (bueno, más que por su lado, cada uno se fue a su ritmo…). En el grupo 2, el mío, íbamos unas 8 personas. Había pasado tanto tiempo desde la última vez que fui que había gente que no conocía. Al principio me puse a hablar con unas chicas muy majas. Yo creo que alguna vez había coincidido con ellas. Ahí estuvimos, haciendo un repaso de la moda deportiva femenina: que si no tenemos tanta variedad como los chicos, que si la ropa de chicas es menos técnica… Vamos, arreglando el mundo 😉

Así hasta los 35-40 minutos, que es cuando Fernando, Iñaki y yo nos separamos para hacer menos rato (y menos trozo) y más tranquilos. Pero al poco tiempo nos encontramos con Manu y Jesús, que se habían separado del grupo 1 porque estaban dando mucha caña. Así que durante un rato más fuimos juntos los cinco. Y como mi objetivo era correr una hora y ya me estaba doliendo la cadera desde hacía un rato, Iñaki y yo nos separamos de ellos para terminar andando.

Así fue mi primer día de vuelta a la Vuelta: feliz de haber disfrutado de un bonito paseo, en buena compañía y con el objetivo cumplido. Eso sí, un poco mosca con lo de la cadera, porque en cuanto paso de 45 minutos, se me carga y me duele, aunque luego me desaparece el dolor y como si nada. Y además, como la rodilla no me duele nada de nada, no me voy a preocupar.

Ahora mi intención es correr 50 minutos 2-3 días a la semana, básicamente por hierba. Y un día del fin de semana ir a correr con el grupo. Esto sería perfecto para los objetivos que me estoy marcando para este año. ¿Y cuáles son? Os lo cuento en el próximo post.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Vuelta a la Vuelta

  1. najwa dijo:

    Hola, a mí me encantaría empezar a correr, hago TBC dos días a la semana y se me queda algo escaso, suelo hacer senderismo… pero llevo mucho tiempo con la idea de empezar a correr y probar si me gusta o no.

    Lo que me pasa… es que nunca se por donde empezar, si hay gente que se junta para iniciarse en esto… vamos, un gran empujoncillo que me inicie en esto.

    No se si me podrás dar algún consejo. Gracias.

    • Mapi dijo:

      ¡Hola! El running es perfecto como base y/o complemento de otros deportes, ya que te dará la capacidad aeróbica y la musculatura que te hacen falta. En tu caso, perfecto para TBC y para senderismo. La cuestión es empezar…
      Puedes ir a probar tú un día por tu cuenta. Vete a un parque cercano a tu casa y empieza a correr. Eso sí, intenta no acelerarte. Es mejor empezar despacito y luego ya irás viendo. Si no, corres el peligro de durar 5 minutos y acabar con la lengua, el pulmón y el higadillo fuera. Y si esto ocurre le cogerás manía y no querrás volver a correr…
      Otra opción, si te sientes algo perdido, es echar mano de algún amigo o familiar que te acompañe y te guíe un poco. Si son corredores habituales te darán buenos consejos y sabrán amoldarse a ti.
      Y si no tienes a nadie conocido, puedes sumarte a cualquier grupo que salga de manera habitual. El grupo de la Vuelta del Castillo queda todos los martes y jueves a las 20 h y los sábados y domingos a las 8:30 de la mañana, en la esquina con Pío XII. Esta opción está genial, pero solo si tienes ya un fondo, si no no aguantarás. También puedes empezar con el grupo y separarte cuando quieras. No tienes por qué hacer todo el recorrido planeado.
      Bueno, ya ves que no hay excusas… 😉 Espero haberte animado a iniciarte en el running. De verdad, ¡engancha!
      Saludos,
      Mapi

  2. Juan Pablo dijo:

    Que recuerdos, un beso muy gordo para los de la Vuelta

    Para el que quiere empezar, En grupo se va muy bien, la cuestión es encontrar gente que vaya a tu ritmo y ser constante. Eso si, hay que sudar. Mucho ánimo

    • Mapi dijo:

      Tienes toda la razón, Juan Pablo. Además, el hecho de ir en grupo, con unos días fijos y a una hora determinada, ya te “obliga” un poco a ir. Si vas solo y te da pereza, buscas mil excusas para no salir.
      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *