El disco que salvó a Bunbury

Nunca me cautivó demasiado el enrevesado estilo de los Héroes del Silencio; una banda de muchachos de Zaragoza que encontró en su particular rock de tintes épicos y letras imposibles, una proyección internacional más que envidiada por casi todos los conjuntos   -adoro esta palabra- patrios.

Si los Héroes del Silencio no me emocionaban demasiado, a su cantante -Enrique Bunbury- siempre le había tenido cierta tirria. Nunca encontré mucho sentido a un personaje fotocopiado de Jim Morrison con actitud chulesca, cierto amaneramiento y fabricante de textos tan imposibles como rimbombantes.

Poco a poco, sin saber muy bien por qué, todo esto ha ido cambiando en mi cabeza y de un tiempo a esta parte, ahora ya no solo admiro al artista, sino que comparto muchas de sus sensibilidades musicales. Nunca me había parado a pensar porque ha ido ocurriendo esto en mi cabeza hasta que estas vacaciones de Semana Santa ha caído en mis manos el libro “Pequeño, El disco que salvó a Bunbury” del pamplonés Josu Lapresa y publicado por la editorial La Lengua de Trapo.

Imagen de la portada del libro.

Imagen de la portada del libro.

Un libro que habla de como tras la disolución de Héroes del Silencio un Enrique Bunbury desorientado publica “Radical Sonora” un álbum que cabalga entre la electrónica y el rock más ecléctico de toda su carrera, un golpe de efecto que puso en su contra a todo su público y lo hizo aterrizar y cortarse la melena -literal-.

Tras este disco ya nada volvería a ser como antes, ya que aunque funcionó bien en ventas, Bunbury tuvo que encontrar su nueva manera de entenderse a si mismo y a sus canciones.

Para eso se instaló en la casa de veraneo de sus padres en Cambrils y compuso “Pequeño”; un disco humilde, sincero y sin artificios en el que comenzó a plasmar sus mezclados intereses por la ranchera, los sonidos árabes o incluso la canción nacional popular más castiza.

Sin duda recomiendo este libro que, además de flaco -193 páginas-, está escrito en un tono periodístico que hará que te lo meriendes en un par de ratos.

Nada más, solo recordaros que comáis mucha fruta y escuchéis mucha música. 😉

@Lucas_irisarri

Acerca de almanaque.musical

Un blog de Lucas Irisarri, pamplonés y músico. Co-director general de EL GRINGO MUSIC, socio ejecutivo de E-motional, fundador de la Asociación Navarra de Músicos y profe de Social Media Marketing.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El disco que salvó a Bunbury

  1. Sara dijo:

    que gran disco “Pequeño”, y grandes canciones: infinito, viento a favor, de mayor, dudar quizas… grande, muy grande Enrique!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *