Un poco de historia del ‘trail’

Además de centrarnos en el trail tal cual lo conocemos a día de hoy, en el material, en las carreras y en nuestra evolución para llegar en buen estado a Chamonix, vamos a darle un poco a la “filosofía e historia”, que va mucho con nosotros.
Ésta es una reflexión personal sobre el momento en que vivimos, por supuesto cada cual tiene su propia percepción del mismo.

Hoy en día, en todo el país, existen infinidad de pruebas atléticas cuya longitud es muy variada, desde los pocos  kilómetros, a veces menor a 5, hasta ya varias, si no muchas, que superan el centenar de kilómetros en versión “non stop”.
Pero esto no ha sido siempre asÍ sino que hasta hace no muchos años, distancias clásicas del atletismo como el Marathón, con sus 42.195 mts, eran distancias que se veían inexpugnables, sólo aptas para ser recorridas por cuatro “elegidos”.
maraton
De entonces a ahora todo ha cambiando  mucho y lo que antes parecía imposible hoy se está convirtiendo casi en una distancia “popular”.
Así pues, con esta perspectiva vemos que el ser humano va llevando el límite de su esfuerzo siempre un poco más allá. ¿Hasta dónde llegaremos? Quién sabe.
Seguramente no tengamos que fijarnos tanto en “cuántos” kilómetros hacemos sino en “cómo” los hacemos y porqué, o muy posiblemente no tengamos que fijarnos tanto en lo que hace el otro, y menos criticarlo, sino en lo que hacemos cada cual, jejejeje.

En el mundo del trail, bajo nuestro punto de vista, han convergido dos corrientes, una la de los  montañeros que se han echado a correr, y otra la de los atletas que se han echado al monte y es ahora cuando están conviviendo con mayor o menor fortuna para unos u otros en función del tipo de recorrido y del comportamiento de cada uno.

Las pruebas de largo recorrido antes (y aún ahora muchas) se llamaban marchas, y lo normal era ir a recorrerlas andando, sin mayor objetivo que simplemente acabar, pero de un tiempo aquí cada vez hay más gente que las afronta corriendo, con afán de hacerlo además en el menor tiempo posible.

Esto ha pasado hasta el punto de que algunas “marchas” han acabado siendo “carreras” con lo bueno y  malo que esto conlleva.  Cuando hablamos de lo malo hablamos de la pérdida del espíritu montañero, del respeto al entorno y de muchos valores que un crono puede hacer olvidar a algunos, por suerte los menos.

Desde nuestro punto de vista (deguramente porque ambos venimos de la montaña) el respeto por el medio y conservar los valores de la montaña están por encima de cualquier crono.

No dudéis nunca en saludar e incluso dar charla a vuestros compañeros de recorrido (no son rivales) y montañeros con los que compartimos sendero, además esta mentalidad “menos competitiva” en largas distancias te hace llevar el “factor cabeza” mucho mejor y te lleva a disfrutar más del recorrido y, a la postre, a hacer mejor tiempo.
Por favor mantengamos limpio el entorno por donde corremos, tirar los restos del “gel” al suelo no es de “profesionales”, es de…

La parte buena es que seguramente tanta prueba está dando oportunidades a todo el mundo a tener su hueco y su oportunidad de evolucionar atléticamente y, fruto de ello, otra cultura deportiva diferente al fútbol se está implantando entre todos nosotros. ¡Bienvenida!

En lo que a nosotros se refiere ¿Por qué corremos 100 kilómetros y lo hacemos alrededor del Mont Blanc? Pues seguramente porque siendo pequeños fue la primera “gran montaña” que soñamos escalar algún día y porque en sus paredes están escritas muchas de las mayores gestas alpinísticas realizadas. La distancia es la que es y es la que une estas dos grandes capitales del alpinismo, Courmayeur y Chamonix, pero no llegamos aquí de sopetón sino que hemos recorrido distancias menores con éxito y nos preparamos para recorrer mayores.
Montblanc

Como conclusión, queremos invitar a todo el mundo a que corra, a que tenga metas y a que luche por alcanzarlas, ya que no por ser supuestamente lejanas tienen que ser imposibles; pero sí que conviene hacerlo con una evolución paulatina y con cabeza, también hay que asumir que quizá no todo el mundo estemos preparados o dispongamos de medios para hacerlo en el mismo plazo de tiempo que “el que vemos en la revistas”, no tengamos prisas.

La opinión y el debate está servido.
¿Cómo lo veis?

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Un poco de historia del ‘trail’

  1. Unai AB dijo:

    Zorionak por el blog! Tiene buena pinta y estoy seguro que lo alimentareis con entradas variadas, útiles y amenas.

    Sobre el tema del encuentro entre montañeros y atletas en el trail, sólo digo una cosa, que siempre he dicho con estos temas; el monte es muy grande, mucho más grande que nosotros, y siempre hay sitio para todos; sólo hay que respetar a los demás, aunque tengan maneras diferentes a la tuya de disfrutar del mismo sitio.

    Animo!

    • Borja Valdés dijo:

      Ciertamente hay monte para todos, pero es inevitable que en ciertos recorridos coincidamos y ya ni te cuento si es en carrera. Sea en el supuesto que sea no debemos olvidar de que estamos en la montaña y que nos debemos a ciertos comportamientos y protocolos. Gracias Unai por tu comentario.

  2. Julia dijo:

    Me parece muy bien que se recuerde que el comportamiento cívico y el respeto al medio ambiente y al prójimo forman parte del auténtico espíritu deportivo. Lo contrario, para mi, no es deporte.

    • Borja Valdés dijo:

      En el “fragor” de la carrera te puedes olvidar de ellos, cuando llevas la sangre en la piernas y no en la cabeza puedes hacer cosas increibles, jajaja!! Como le he dicho a Unai, lo ideal sería no olvidar que estamos en un medio diferente, no en un campo de futbol (Donde tampoco debería pasar lo que pasa, pero a estos ya se les fué de las manos hace tiempo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *